Uno de los mejores jugadores de Brasil en la presente final ante Perú, era el delantero Gabriel Jesús, quien anotó el segundo gol de los locales a los 45+3.

Sin embargo, cuando quedaban poco más de veinte minutos para que finalizara el encuentro, el jugador del Manchester City fue expulsado por el árbitro chileno Roberto Tobar, tras chocar a un rival y recibir su segunda tarjeta amarilla del partido.

Luego de reclamar airosamente, Gabriel Jesús se fue de la cancha y se ubicó en un túnel. Desde allí, con desazón y llanto, continuó reclamando por su expulsión.