La diputada Camila Rojas, presidenta de la comisión de Educación, presentó un proyecto que incorpora modificaciones a la ley 19.169, que establece las normas sobre el otorgamiento de los premios nacionales, con el fin de establecer un procedimiento para revocar el Premio Nacional, en caso de que el beneficiario sea condenado por pena aflictiva o se realice una solicitud de revocación fundada en la existencia de antecedentes de abuso sexual, acoso sexual o violencia de género.

La iniciativa se gestó a propósito del caso de Hugo Montes, Premio Nacional de Educación 1995, acusado de abusos sexuales.

“Este proyecto viene a hacerse cargo de un vacío legal que ha dejado de manifiesto el caso gravísimo de Hugo Montes. La idea es que con este cambio tengamos la posibilidad de revocar el Premio Nacional a una persona premiada, por situaciones que hayan ocurrido antes o después de su premiación. Un Premio Nacional es un reconocimiento tan importante que no puede tenerlo alguien con los antecedentes que hemos conocido, no solo porque no corresponde que el Estado lo reconozca, también porque continuar premiando a Hugo Montes, con una pensión mensual además, constituye una agresión constante y muy dolorosa para todas sus víctimas. Esperamos que el apoyo transversal a esta iniciativa signifique también su rápida tramitación”, comentó la parlamentaria del Frente Amplio.

El proyecto, que ya fue ingresado, cuenta con la firma de diputados de todo el espectro político: Matías Walker, René Saffirio, Camila Vallejo, Pamela Jiles, Gabriel Boric, Natalia Castillo, Jaime Bellolio, Sebastián Keitel y Gonzalo Fuenzalida.

“Este proyecto de ley de la diputada Camila Rojas coincide con la publicación de la ley que declara la imprescriptibilidad de la acción penal para perseguir los delitos de abuso sexual infantil. Como ustedes saben, hubo todo un debate respecto de cómo esta ley alcanzaba los abusos sexuales ocurridos en el pasado. Acá hay denuncias contra Hugo Montes sobre abusos sexuales que ocurrieron hace 20 o 25 años, eso no puede significar que no se pueda revisar un Premio Nacional de Educación, que se entrega a personas que han sido un ejemplo en la formación de niños y jóvenes. Obviamente ese premio no lo puede detentar quien ha abusado de niños”, comentó el diputado DC Matías Walker.

“Este es un proyecto muy necesario. Uno espera de un Premio Nacional no solo que lo parezca, también que lo sea. El mérito no puede ser solo en base a la vida académica o trayectoria profesional que tuvo, también que sea una persona con una vida proba, que no nos sorprenda en el camino con denuncias por delitos tan graves como el abuso sexual. Por eso es justo que tengamos un mecanismo para poder quitar ese premio”, agregó el diputado RN Gonzalo Fuenzalida.