El mundo de Berdine Castillo, atleta haitiana-chilena: “Por ser de otro color me exigen más”

Emilia Rothen

El mundo de Berdine Castillo, atleta haitiana-chilena: “Por ser de otro color me exigen más”

La velocista de 19 años, récord de menores en 800 metros de nuestro país, llegó a Chile el 2006 luego de transformarse en la primera joven haitiana en ser adoptada por decreto de la Corte Suprema. Hoy sueña con darle alegrías al país que la acogió.

Lejos de Puerto Príncipe, muy lejos, en un espacio del estadio Municipal de Recoleta, Berdine Castillo (19) recorre su vida. 500, 700, 100 más y a descansar. La atleta nacional, especialista en la distancia de 800 metros, hizo su vida en nuestro país luego de haber sido adoptada en 2006 como la primera menor de su país, por decreto de la Corte Suprema, en medio de las misiones de paz de miembros de las Fuerzas Armadas. 

“Cuando era chica, en Iquique…”, dice varias veces Berdine, como si antes de esa fría noche de invierno en que aterrizó en el aeropuerto de Santiago, hace 13 años, fuese otra vida, casi olvidada, que quedó por allá, lejos, en la incertidumbre de esa realidad caribeña en que le tocó nacer.

Dejó Haití con seis años, acompañada por miembros de la FACH, amigos de Mario Castillo, el oficial con el que agarró un lazo indestructible desde que la visitaba en el orfanato en el que vivía con un hermano, de quien no tiene noticias desde el año 2009. 

Al bajar del avión, un séquito de cámaras del programa Contacto de Canal 13 la esperaban, al igual que sus nuevos padres. En la manga del avión, ella se abalanzó sobre Mario, “mi papá” como le dice hoy, buscando una nueva vida.

“Me acuerdo que cuando llegué hacía mucho frío y me pusieron una parka gigante cuando bajé del avión. Al principio a la gente le llamaba mucho la atención mi pelo. En ese entonces no había tanta gente de color”, recuerda hoy la muchacha, uno de los proyectos del Team Chile, donde además de su participación en su distancia, forma parte de la posta 4×4. 

¿Qué recuerdas de esos momentos? 

-Son cosas que no se olvidan, recuerdo mucho. Toda la gente me dice pero ¿cómo te acuerdas si eras tan chica? Y yo les digo que es algo que me marcó. Cuando algo te marca, uno no lo borra. Me acuerdo de todo lo que viví en Haití hasta que volví. Viajé acompañada, por gente que conocía a mi papá.

¿Cómo fue adaptarse a un nuevo mundo?

-Sabes, como era chica, no me costó tanto. Me adapté súper bien, además primero nos fuimos a Iquique, donde vivimos hasta el 2014. Allá pasé mi niñez. 

¿Y del cambio desde el norte a Santiago?

-No me complicó tanto, porque soy muy sociable… Pero al entrar a atletismo igual fue un tema, porque allá practicaba voleibol y acá quería seguir. Mi actual entrenador me invitaba a la escuela de atletismo que tiene mi colegio, una y otra vez, pero yo no quería. Hasta que un día vine y acá estoy. Al comienzo, como no conocía a nadie, no venía tan motivada a las clases, pero con el tiempo me fui adaptando muy bien.

¿Qué te conquistó del atletismo? 

-Me fui dando cuenta que tenía las condiciones, la genética, me iba bien así que empezamos a darle. Al principio, claramente, no me exigían tanto, él sabe muy bien que cada uno tiene etapas y no puede llegar y decir todo es competitivo desde el día cero. Siempre hemos ido quemando etapas y hasta ahora nos ha ido súper bien. 

¿Cómo se hace carrera en el atletismo? ¿qué es lo que importa? 

-Conseguir marcas. Eso es lo que te potencia. Si tienes buenas marcas, puedes conseguir apoyo. El rostro también cuenta. Ser una persona influencer también cuenta, además de llevarse bien con la gente.

¿Te sientes encasillada en un estereotipo de atleta?

-Por ser de otro color, o de raza negra, me exigen más y dicen: “ya, como es morena, tiene que sacar medalla”. Es una presión, quizás no en mala, porque al final están apoyando. Pero sí muchos dicen que la raza negra es fuerte en el atletismo… Bueno, al final, creo que eso también me ha ayudado también, a salir de mi zona de confort.

¿Cómo te tomas esos comentarios? -Hay de todo, pero a la gente que te tira comentarios negativos, digo ¿quiénes son ellos? Esas personas no ven el esfuerzo que hay atrás, no ven las reuniones familiares a las que no voy porque tengo competencia, no ven mi día a día y solo critican. Yo dije: “me voy a nutrir de eso negativo pero de forma positiva”. No me voy a dejar caer por esa mala onda.

¿Y esos mensajes te llegan a través de tus redes sociales?

-No, en mis cuentas no, pero sí cuando sale una noticia o una entrevista, hay varios comentarios en ese tono. Algunos ponen así como ‘no me siento representado por ella’. Ahí opto por lo más sano y digo ya, es cosa de él. Trato de no calentarme la cabeza.

¿Qué opinas de las marchas y grupos antimigración? 

-Yo estoy en mi mundo, tengo a la gente que quiero a mi alrededor, la gente que me apoya y si a ellos no les gusta mi caso, por ejemplo, no me caliento la cabeza. Hay espacio para todos. 

¿Te has sentido discriminada?

-Nunca me he sentido discriminada en Chile. Además que me escuchan hablar y se dan cuenta. Tengo todos los modismos… no me hacen lesa (risas). Me gusta Chile y esta ciudad, pero siempre hay algo que cambiar. Mientras vamos evolucionando como personas van a ir mejorando las cosas. Nunca he sentido discriminación, repito, siempre me han tratado muy bien donde voy. ¿Qué cambiaría? La presión de la gente, eso que no le guste que le invadan su metro cuadrado. 

Háblame de tus compatriotas acá Chile.

-Llega de todo. Gente mala, gente buena y más o menos. Cuando una persona va a otro país yo creo que le gustaría que lo reciban bien, pero la otra persona también tiene que poner de su parte. Personalmente, como me adapté rápido a mi familia de acá, nunca tuve la necesidad de conectar con gente de Haití pero obviamente me encantaría saber más cosas de la cultura. Fue como voy a ir vivir a Chile y ya. Mis papás nunca me tuvieron que explicar algo. Desde que mi papá se jubiló de la Fuerza Aérea, como en el 2009, que no sé nada. A veces llamábamos un poco para allá y tenía algo de contacto. Si me gustaría saber algo de allá, pero quiero viajar cuando sea más grande, me gustaría pegarme un viaje para allá, para volver a ver mis orígenes.

Ver esta publicación en Instagram

👨💕💕

Una publicación compartida de BERDINE CASTILLO L.🌼 (@berdine_pierre) el

¿Qué recuerdas de Haití? 

Era igual, la misma pobreza que nos muestran las noticias, y creo que hasta el día de hoy sigue igual. No me atrevería a decir por qué el país está así. Era muy chica cuando me fui, tenía cinco años, entonces no pude decir ni entender por qué me iba. Aparte con mi papá no fue que un día me vio y me llevó. No. Agarramos un lazo, hablábamos, nos llevamos súper bien, él también manejaba el idioma y me fui acostumbrando también a él. De a poco fue saliendo el tema de venir a Chile y yo nunca puse un pero. Fue algo natural. 

¿Alguna reflexión final? 

-Que tengan perseverancia. No te puede faltar. No porque entrenes cuatro meses o logres algo, te debes dar por satisfecho. Cuando llegué acá, mi mamá no entendía nada del idioma. Se lo tenía que apuntar, porque no nos entendíamos. Son esas cosas las que te van fortaleciendo y te hacen ir por lo que deseas. 

Comentarios
Sabía ud que... ME GUSTAN LAS ESCULTURAS GRIEGAS, AUNQUE A VECES NO TENGAN NI PIES NI CABEZA. -------------------------------- Sabía ud que... COMO NO VAN A DEJAR LIBRE A LOS LADRONES SI LES DICEN “HABLE AHORA O CALLE PARA SIEMPRE”. -------------------------------- Sabía ud que... “SE VEÍA VENIR” NO ES UN PAJERO NARCISISTA. -------------------------------- Sabía ud que... HAY PERSONAS TAN MALÉFICAS QUE SON EL SEXO DEVIL. -------------------------------- Sabía ud que... LO QUE BUSCAS ESTÁ EN TI… O DEBAJO DE LA CAMA. --------------------------------