Crónica sobre la "Primera Línea" de las manifestaciones: Una batalla de David contra Goliat

Agencia UNO

Crónica sobre la “Primera Línea” de las manifestaciones: Una batalla de David contra Goliat

Por Camilo Cáceres

Ramón Corvalán Melgarejo es un nombre que no le suena a la mayoría de los chilenos, menos a las personas que circulan por la Plaza Italia, sin embargo es un nombre que se repite en el punto neurálgico de la epidemia que azota al país: la ceguera. Los agentes de policía estatales disparan perdigones desde la esquina de Carabineros de Chile con Ramón Corvalán, los manifestantes huyen, algunos están heridos, otros cubren sus cuerpos con “escudos”. Es la acción de la primera línea.

“Uuu- uhhh- uuu – uhhh” la arenga se limita a una vocal repetida guturalmente por todos los participantes de la carga que se aproxima al piquete policial. Imitan el sonido de los simios, buscando una violencia primitiva que los una para obtener más que victorias simbólicas, están cansados de ser el único bando que lamenta bajas. Se mueven lo más cercanos al suelo que pueden, llaman a los escudos para que improvisen un muro que los proteja mientras lanzan rocas, pavimento, bolitas, botellas y todo lo que tengan a mano. La distancia es un factor determinante del ataque, una limitación que superan con armamento improvisado que no se había visto en manifestaciones anteriores. O al menos no en este nivel, donde abundan las hondas elásticas, tirachinas, láseres.

Al otro lado, tras escudos transparentes, ataviados con armaduras, los carabineros preparan su arremetida con tiros de hasta 150 metros de alcance, gases lacrimógenos y carros lanza agua. Es una batalla de David contra Goliat. David se reagrupa y tiene el apoyo ciudadano, Goliat busca la paz armada.

“Va la mecha” dice uno de los encapuchados que tiene la botella con el cóctel molotov en su interior, mientras otro enciende la tela impregnada de combustible. A su lado se repite a viva voz “Mecha, mecha” para que los combatientes que circundan al incendiario le hagan espacio para maniobrar el arma más poderosa del arsenal rebelde. Usando toda la amplitud del movimiento del brazo, el capucha impulsa la botella que surca el cielo hasta que cae a los pies de las fuerzas especiales y un grito de júbilo recorre la multitud, mientras la primera línea se acerca nuevamente a los agentes para reducir la distancia y poner a los uniformados “a tiro de piedra”.

Este es un concepto fundamental de disparidad en la batalla: a tiro de piedra. El alcance de las municiones propulsadas por brazos se limita a unos 30 metros en el caso de los mejores lanzadores; mientras que la policía puede contusionar con perdigones desde el doble de esa distancia, y causar severos traumatismo y mutilaciones oculares desde distancias menores a los 20 metros. Por lo mismo el grupo rebelde se acerca, por lo mismo cargan tras los escudos, buscando acortar el trecho que los separa de los representantes del estado.

Agachados, con rostros cubiertos, mujeres y hombres buscan escombros en el pavimento, recogen lo que tengan a mano para dirigir su descontento con una nota de protesta escrita en piedra. Atrás los piqueteros arrancan con fierros y palancas trozos de veredas para abastecer de nuevas municiones a la primera línea, más atrás un conjunto de láseres apunta los dispositivos a los ojos de los agentes estatales, a los frontis de los carros policiales, a las cámaras de tele vigilancia que siguen de pie.

Entre la primera línea de avanzada popular y los espectadores que tienen tiempo de acompañar a las batucadas, hay personas que se pasean con botellas pulverizadoras que contienen agua con bicarbonato, se acercan rápidamente a cualquiera que intente escapar de los gases abortistas que distribuye el gobierno. Sanadores, voluntarios, ejes móviles de los hospitales de campaña que la Cruz Roja y las universidades mantienen en los bordes del conflicto.

“Viene, viene” dice uno, mientras las miradas se dirigen al cielo intentando adivinar dónde caerá la siguiente munición lacrimógena arrojada por carabineros. Alguien con un bidón de agua se acerca a la bomba gaseosa y utilizando guantes la toma para hundirla en el líquido y silenciar así las lágrimas made in usa. Un grito de apoyo es su paga. Es todo lo que necesita para sentirse un héroe. Más allá una encapuchada carga una manta con pavimento roto, acercando la carga a los combatientes de la primera línea para que no retrocedan en su búsqueda de arrojadizas armas. “Gracias compañera” se escucha, mientras la multitud recoge en un instante hasta el último escombro y se apuran en fijar de nuevo la vista en el enemigo.

Piqueteros, abastecedores, lanzadores, escudos. El campo de batalla no tiene organización macro, pero en el micro hay comunidad y confianza, pasos improvisados de planificación y abastecimiento que permiten avances. Es una guerra de trincheras, un territorio roto donde la seguridad está cerca del suelo porque la altura de los escudos es escasa, y ellos son los enemigos de una guerra civil que declaró el presidente en cadena nacional.

Una guerra que ya cumple un mes, una campaña militar que el máximo jefe de las fuerzas armadas –Sebastián Piñera– no ha dado por concluida.

Por lo mismo en cada jornada se suben las capuchas y vuelven a la carga. Su tarea no es escribir una nueva constitución a pedradas, su sueño no es matar agentes del estado. Buscan que fuerzas especiales no entre a Plaza Italia a dispersar la manifestación de cientos de miles de personas que exigen la repartición de los privilegios de aquellos que viven en el oasis, libres del sobre endeudamiento al que los obligan los escasos sueldos. Saben que mientras mantengan a raya a carabineros el espacio neurálgico de la capital seguirá llamándose Plaza de la Dignidad.

Comentarios
Sabía ud que... “SE VEÍA VENIR” NO ES UN PAJERO NARCISISTA. -------------------------------- Sabía ud que... LO QUE BUSCAS ESTÁ EN TI… O DEBAJO DE LA CAMA. -------------------------------- Sabía ud que... LOS MÁS SUPERSTICIOSOS SON LOS CARPINTEROS PORQUE ESTÁN TODO EL DÍA TOCANDO MADERA. -------------------------------- Sabía ud que... CUANDO HANNIBAL LECTER LEE UN LIBRO DE COCINA, PARTE POR EL ÍNDICE. -------------------------------- Sabía ud que... JOAQUÍN LAVÍN JR PASÓ DE SER UN ENTUSIASTA A UN ENTUSIESTA. --------------------------------