Jeanette Vega, asesora de la OMS: “Estamos mirando la luz al final del túnel, pero todavía nos queda mucho por recorrer”

Moderadamente optimista, la ex subsercretaria de Salud valora el proceso de vacunación en curso, pero advierte que el coronavirus mantiene intacta su amenaza de contagiosidad. Su mensaje: no bajar la guardia. De ahí, su llamado a las autoridades a mantener el foco en la comunicación de riesgo y no crear falsas expetativas. “No es un momento de jolgorio”.

En este verano nublado, el proceso de vacunación en Chile ha sido un rayo de sol. A casi un año de la llegada del primer caso de Covid-19, las imágenes de los adultos mayores sonriendo aliviados y la emoción de sus hijos y nietos han inyectado una cierta esperanza. Hasta el gobierno de Sebastián Piñera camina con un gesto de satisfacción por la valoración que ha tenido este proceso sanitario en la población.

Pero Jeanette Vega, ex subsecretaria de Salud y asesora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), advierte que estamos lejos de dar por ganada la batalla. Ella insiste en que este año será muy parecido al 2020 y que la vacuna no es, por ahora, la gran salvación. Es un paso que permitirá bajar el número de casos graves y las muertes por coronavirus. Pero no su alta contagiosidad.

Esta experta fue la única doctora hispanoamericana en integrar el equipo de especialistas que en 2019 advirtió a la OMS del riesgo inminente de graves pandemias.

“Ojalá que no se relajen las medidas. Basta con que empiecen a aumentar los casos para que volvamos atrás, como ya lo hemos aprendido tristemente. Es importante transmitir que aún estamos con un número de casos muy altos. No es un momento de jolgorio ni muchos menos”, dice la doctora Vega para describir el momento actual.

A su juicio, es clave mantener el mismo ritmo de vacunación; fortalecer la comunicación de riesgo, reforzar la trazabilidad, pero sobre todo tener un buen catastro que permita detectar las variantes del virus que ya están circulando en el país. Esa es hoy la gran preocupación que existe en Europa y Estados Unidos: ¿las actuales vacunas podrán contener la expansion de las nuevas cepas?

-A la fecha hay más de 2 millones de personas vacunadas. ¿Estamos entrando en una nueva fase de la pandemia?

Primero es importante reconocer que, para que entremos en una nueva fase, tenemos que tener vacunados a un gran porcentaje de los susceptibles. También es importante aclarar que esta fase no va a significar, necesariamente, que disminuya el riesgo de infección. Lo que va a disminuir con las vacunas es el número de fallecidos y de enfermos graves. Pero el virus va a seguir transmitiéndose por harto tiempo.

-Hasta que lleguemos a la famosa imnunidad de rebaño…

-Claro. No podemos olvidar que para que el virus no se siga transmitiendo, debe haber inmunidad de un 80% de la población. No me refiero a gente que esté vacunada, sino que esté inmune. Y eso significaría, en la práctica, que tienes que vacunar por lo menos al 90% de la población si es que ocupas una vacuna con 90% de efectividad. 

-¿Cómo habria que leer ese dato considerando la efectividad que tiene la vacuna Sinovac? 

-La Sinovac tiene alrededor de un 54% de efectividad para la infección. Y en el detalle tiene un 70%, para infección y enfermedad leve; un 70% para enfermedad grave y un 100% para muerte. Dicho esto, es importante saber que no sabemos cuánto va a reducir la infección, que es al final lo que nos importa para poder quedar libres del virus. Entonces, el escenario más probable -si lo hacemos bien y tenemos vacunado un porcentaje importante de la gente- es que tendremos una disminución muy importante de muertes y casos graves. Pero, insisto, no vamos a disminuir la transmisión del virus por un buen tiempo. Tenemos por delante varios años en que vamos a tener que vacunarnos de manera permanente. 

“La vacuna Sinovac tiene un alto nivel de efectividad para prevenir enfermedades graves y muertes. Ahora, uno podría decir que la apuesta que hicieron los argentinos (por la vacuna rusa) es mejor todavía”.

-Entonces, ¿no es verdad que el virus haya mutado a mejor persona, como volvió a decir el ex ministro Jaime Mañalich?

-No, no. El virus sigue circulando. Hemos aprendido a lidiar mejor con él, pero no se ha puesto mejor persona. Al revés, hay tener cuidado porque se puede poner mucho peor persona si es que empieza a mutar más rápido. Pero el mensaje de fondo aquí es que falta mucho para decir que las personas se han dejado de infectar…

-¿Pero el proceso de vacunación marca un cambio importante en el sentido de que infectarse será menos mortal?

-Es que son dos estrategias distintas. La estrategia de vacunación -con las actuales vacunas que tenemos en el mundo- nos va a permitir bajar casos graves y muertes. La estrategia de erradicación de la circulación viral, es una estrategia de más largo plazo y requiere tener una vacuna de alta efectividad.

-¿Y ese panorama no está más claro hoy en día?

-Por ahora, sólo sabemos de la efectividad que han arrojado los estudios de fase 3, pero la efectividad total, la vamos a saber a medida que se vaya vacunando la mayor cantidad de personas en el mundo. Segundo, esto requiere que el virus no cambie sustantivamente. En este momento, no tenemos claridad en ninguna de esas dos situaciones. Por lo tanto, la única estrategia que permite mantener contenida la transmisión es utilizar mascarillas, distancia física y el lavado frecuente de manos. Eso durará de varios años. 

-¿Teme que el proceso de vacunación pueda generar una seguridad ficticia en la ciudadanía?

Hay un riesgo alto de que eso ocurra. Por eso es muy importante que las autoridades insistan en mantener las medidas clásicas, pero sobre todo en mejorar la trazabilidad, el testeo y el aislamiento. De lo contrario, nos podría pasar que vayamos mejorando con la vacuna, pero que por otro lado, estemos perdiendo la batalla porque la transmisión se mantiene alta.

-En las últimas semanas, el número de casos se ha estabilizado ¿Es un indicador?

-Hoy se están muriendo menos adultos. Sin embargo, si no se hace un buen manejo, eso podría ser reemplazado por cifras de muertes y casos graves en los más jóvenes. Por eso, ojo, no basta con la vacuna. Tenemos que llegar a inmunidad de rebaño y eso sólo se alcanza cuando el virus ya no encuentre personas en las cuales se pueda alojar e infectar. Por eso, mascarilla y distancia, son fundamentales.

“No empecemos con esto de que somos los winners, los mejores, y termimemos perdiendo todo lo ganado. Sguramente, vamos a tener un aumento de casos en marzo. Hay que prepararse para eso y ser muy claros en decirlo para no generar falsas expectativas”.

-¿Eso requiere una mejor comunicación de riesgo?

-En general, el sector salud hace mejor comunicación de riesgo que los otros sectores. Y lo digo porque de repente tenemos estas irrupciones a la fama, como la del ministro de Relaciones Exteriores o la del ministro Lucas Palacios. No es razonable que personas con otra expertiz opinen o afecten un proceso que va bien encaminado.

-A los ministros sectoriales, ¿les recomendaría mantenerse en silencio? 

-Sí, les pondría el botón de silencio, de cautela. No metan incertidumbre cuando finalmente el proceso parece estar yendo por el camino correcto. No empecemos con esto de que somos los winners, los mejores, y terminemos perdiendo todo lo ganado. Seguramente, vamos a tener un aumento de casos en marzo. Hay que prepararse para eso y ser muy claros en decirlo para no generar falsas expectativas.

En el polémico tema del ingreso de los niños y niñas al colegio, ¿estamos en condiciones para pensar en un regreso presencial?

-Necesitamos que nuestros niños y niñas vuelvan a clases, pero en condiciones seguras. Esto no va a funcionar si se hace por decreto. Si la primera semana de clases, tenemos muchos nuevos contagios, hasta ahí no más llegamos. Y tendremos un retroceso de varios meses porque las personas se van a asustar. 

LA SUERTE DE LOS ARGENTINOS

-En Europa crece la preocupación por la circulación de nuevas variantes. Con las vacunas, ¿qué tan protegidos estamos?

Ya tenemos circulación de variantes en Chile. El paso obvio es armar rápidamente un sistema de vigilancia genómica para saber, realmente, cuántos de los nuevos casos corresponden a estas cepas que son más transmisibles. Lo otro, que es un poco más preocupante, es que ya sabemos que algunas de las vacunas tienen menor eficiencia. Por ejemplo, la vacuna Astrazeneca.

-¿Y la Sinovac?

-La Sinovac tiene una gracia: como es virus inactivado produce una inmunidad un poquito más global. Uno puede tener la esperanza de que es más efectiva, aunque aún no sabemos si mantiene la misma efectividad para las nuevas cepas. Es probable que sí. La buena noticia es que si tenemos reemplazo de la cepa original, tal como está ocurriendo en Europa y en Estados Unidos, los grandes laboratorios ya están fabricando la segunda generación de vacunas. Y no es partir desde cero, sino que se trataría sólo de hacer modificaciones.

“Hay que destacar que para un país como el nuestro, tener garantizadas diez millones de dosis, es un lujo que probablemente pocos países de nuestro nivel se puede dar”.

A la luz de la información científica de hoy, ¿fue una buena opción optar por la vacuna china?

Es una muy buena opción. Tiene un alto nivel de efectividad para prevenir enfermedades graves y muertes. Ahora, uno podría decir que la apuesta que hicieron los argentinos es mejor todavía.

-¿Por qué?

-Porque la vacuna rusa tiene una efectividad de un 92%, con una tecnología de punta y no requiere mantenerla a menos setenta grados de temperatura. Ahora bien, los argentinos hicieron esa apuesta en momentos en que la vacuna no parecía ser muy buena. Lo hicieron apurados. Y por buena suerte, por azar o lo que sea, ahora están inoculando con una vacuna de gran efectividad. De hecho, el gobierno de Chile, con el apoyo de la comunidad científica, está explorando la posibilidad de traer la vacuna rusa. No es tan cara como la Pfizer, pero tiene la misma efectividad.

“Si tú me preguntas a mí, yo aceleraría las tratativas con el laboratorio ruso Gamaleya para tenerla disponible cuando empecemos con la inoculación de los grupos de menos de sesenta años”.

Se está vacunando con la china. Tenemos en carpeta la Pfizer y negociaciones con Rusia. ¿Se podrían generar respuestas de inmunidad distintas en la población?

No. Tú puedes completar tu vacunación con Sinovac y si se demuestra que la inmunidad dura un año, después podrías vacunarte con la rusa o con la Pfizer. Lo que necesitamos saber es cada cuánto tiempo tenemos que ir revacunando. Y esa pregunta se va a responder en la medida que vayamos teniendo evidencia global. Sabemos poco todavía. Esta es una historia que estamos construyendo sobre la marcha.

RECONOCER LO BUENO

Chile optó tempranamente por la vacuna china. Muchos países de altos ingresos no lo hicieron. ¿Es mérito del gobierno de Piñera? Se lo pregunto porque usted ha sido bastante crítica del manejo sanitario que ha habido…

-Yo creo que todo el mérito de esta etapa de vacunación, es del sistema de salud que tenemos. No es mérito ni del gobierno ni de la oposición. Es de aquellos líderes que pensaron en un sistema nacional de salud que se instaló en 1952 y que permite que los profesionales de atención primaria vacunen a 200 mil personas en un día. Eso se logra solo si existe un sistema organizado y capacitado en todos los rincones de un país.

-Pero para que el sistema funcione tienen que haber vacunas y alguien las consiguió… 

-Efectivamente, este gobierno hizo las negociaciones tempranamente y contó con la visión del mundo científico para diversificar las vacunas. Se optó por tener la mayor cantidad de vacunas apostando a que todas iban a ser efectivas en más de un 50%. Desde ese punto de vista, hay que destacar que para un país como el nuestro, tener garantizadas diez millones de dosis, es un lujo que probablemente pocos países de nuestro nivel se puede dar.

“El virus sigue circulando. Hemos aprendido a lidiar mejor con él, pero no se ha puesto mejor persona. Al revés, hay tener cuidado porque se puede poner mucho peor persona si es que empieza a mutar más rápido”.

-El gobierno ha tenido alta desaprobación. ¿Cree que el plan de vacunación cambie esa percepción? ¿Qué señales ve?

-Hay señales importantes. El hecho de que el Presidente, el ministro de Salud, se pongan a la cola y nadie se salte la fila, es una tremenda señal. Y es cosa de ver cómo ha aumentado la aprobación del gobierno. Yo creo que gran parte de ese cambio de percepción tiene que ver con la gestión de la vacuna. Los ciudadanos están felices de ver que sus padres, sus abuelos están siendo vacunados. El sentido común de la gente no se pierde. Y cuando hay que reconocer lo bueno, los chilenos lo valoran aunque sean posturas ideológicas distintas.

-Con la infomación que manejas, ¿en qué momento de la pandemia estamos: saliendo del túnel, en la mitad o más cerca de ver la luz ?

-Estamos mirando la luz al final del túnel, pero todavía nos queda harto por recorrer. O sea, por primera vez vemos la luz y tenemos la esperanza de que vamos en el camino correcto, pero nos queda un tramo largo. Este año va a ser con mascarilla y con distancia social. Durante el 2021 no vamos a retomar nuestras actividades al cien por ciento, pero si nos manejamos bien podremos mantenernos trabajando, al menos una parte de nuestra jornada, presencial, y nuestros hijos van a poder ir al colegio al menos parte de su jornada presencial. ¿Vamos a poder volver a juntarnos como antes, abrir los restaurantes, etcétera? No. Vamos a seguir con restricciones.

-Pensando en los riesgos o incluso en los errores que habría que evitar, ¿qué advertencias harías?

-Mi preocupación en este momento es que se mantenga la velocidad de vacunación. Ahora llevamos más de dos millones de personas vacunadas, pero lueguito vamos a tener que empezar con la segunda dosis. Y lo otro que me preocupa es que efectivamente todas las personas hagan su vacunación completa. Porque mientras no se tenga la segunda dosis, no podemos asegurar la protección que le estamos diciendo a los ciudadanos.

Comentarios
Sabía ud que... The Who compraba remedios en Dr. Simi, feel me, touch me. -------------------------------- Sabía ud que... Dostoievski no respeta la distancia social porque su literatura toca muy de cerca. -------------------------------- Sabía ud que... Paris y Daza hacen leseras porque la risa es la mejor medicina. -------------------------------- Sabía ud que... Los migrantes del mundo mágico conversaron con Kamala Harris Potter. -------------------------------- Sabía ud que... Corea del Norte extenderá el confinamiento de sus habitantes por 450 años más. --------------------------------