Agencia UNO.

El presente de Javier Iturriaga: ¿En que está el general que aseguró no estar en guerra?

Tras el término de sus funciones como jefe de la Defensa en la Región Metropolitana para el estallido social, el oficial retomó su rol en en el Comando de Educación y Doctrina del Ejército y recibió la “Gran Estrella Ejército de Chile al Mérito Militar” por 40 años en la institución, donde hoy es la tercera antigüedad. En noviembre pasado, el presidente Piñera lo nombró titular del Estado Mayor Conjunto de la Defensa. Según cercanos al general, eso se lee como un espaldarazo tras su buena gestión en los días que sucedieron al 18 de octubre, donde dijo: "Soy un hombre feliz, no estoy en guerra con nadie".

Luego de los nueve días en los que fue designado jefe de la Defensa Nacional en la Región Metropolitana durante las primeras horas del estallido social, la carrera militar del general Javier Iturriaga Del Campo ha estado intensamente movida.

Han pasado casi 17 meses desde aquel rol donde señaló: “Soy un hombre feliz, no estoy en guerra con nadie”; época en que según la encuesta Cadem, difundida en octubre del 2019, mostró una altísima aprobación pública a su figura, con un 47%. Desde entonces, sus tareas, responsabilidades y condecoraciones han ido en aumento. 

Durante los primeros meses luego de ese cargo, Iturriaga retomó sus funciones en el Comando de Educación y Doctrina del Ejército, unidad de la institución que responde a “todo el proceso de enseñanza y capacitación para el personal del Ejército” y que se encarga del desarrollo y evaluación de la doctrina institucional, de instrucción y entrenamiento, experimentación para el combate y diseñar la organización y equipamiento de las unidades. 

Fue durante esos primeros días de aquel retorno cuando Iturriaga entregó un informe al entonces ministro de Defensa Alberto Espina, con la evaluación de la gestión de las Fuerzas Armadas y las policías en las horas más complejas desde que se decretó el estado de emergencia, según aseguraron a The Clinic autoridades de gobierno. 

Ambos no eran desconocidos: fue con el propio Espina con quien Iturriaga había tenido una estrecha relación durante sus nueve días de gestión en el Estado de Emergencia, entre 19 de octubre hasta las 00:00 del 28 de octubre de 2019. En esos días, el general desempeñó la mayoría de sus funciones en la Comandancia en Jefe de la Guarnición de Santiago, ubicada en la calle Zenteno. Allí mantuvo su oficina, en las que tuvo constantes reuniones y conversaciones con el entonces ministro. Allí también, en una habitación, instaló un catre de campaña para dormir algunas horas luego del desempeño de sus funciones. 

Según fuentes de gobierno, en aquellos días el general fue bien valorado por su capacidad de mando sobre las tropas, pero principalmente por sus rasgos de personalidad. Lo definían como una persona de buen humor, culta, criteriosa y que en el cargo supo “equilibrar muy bien la necesidad de cumplir la misión de orden público, con la capacidad de actuar con sobriedad y prudencia”.

Sobre las declaraciones en las que el general señaló: “Soy un hombre feliz, no estoy en guerra con nadie” -haciendo alusión a una una aseveración del Presidente, de que había una “guerra contra un enemigo poderoso”-, fuentes cercanas a Sebastián Piñera precisan que esa declaraciones de Iturriaga no significaron una conversación entre el mandatario u otra autoridad del gobierno para decirle que había cometido un error. Más bien, agregan, las palabras del uniformado fueron entendidas como que daban una señal de tranquilidad “que era lo que había que hacer en ese momento”.

Apoyo para ser Jefe del Estado Mayor

Desde octubre de 2019, Javier Iturriaga se mantuvo alrededor de nueve meses en el Comando de Educación y Doctrina del Ejército. 

En junio del 2020, el comandante en jefe del Ejército Ricardo Martínez se reunió con Alberto Espina para abordar el cambio del Jefe del Estado Mayor, un puesto muy político, que dialoga permanentemente con el Ejecutivo y que funciona como un asesor directo del ministro de Defensa en materia de desarrollo y empleo conjunto de la fuerza y cuya misión es ejercer el mando militar de las fuerzas terrestres, navales, aéreas y conjuntas asignadas a las operaciones. Además, ejerce el mando de las tropas y medios nacionales que participan en misiones de paz.

En esa reunión se propuso el nombre de Javier Iturriaga. En ese cargo se encontraba entonces el almirante de la Armada Rodrigo Alvarez, quien llevaba dos años. Antes de él  había sido el general Arturo Merino, quien actualmente es comandante en jefe de la Fach.

El entonces ministro Espina vio con buenos ojos la llegada de Iturriaga, por su experiencia en el estallido social y porque consideraba óptimo que por rotación la plaza fuese ocupada por alguien del Ejército. Sin embargo, en medio del proceso, Espina dejó el cargo en agosto. En Defensa asumió el actual candidato presidencial Mario Desbordes.

Desbordes recuerda el proceso de selección de Iturriaga: “Al momento de hacer el proceso anual de los altos mandos, que coincidió con el paso a retiro del jefe del estado mayor anterior, vimos las distintas alternativas y surgió de inmediato el nombre del general Iturriaga. Me parecía la persona indicada, por su hoja de vida, experiencia de más de 30 años de servicio, y por su desempeño durante el estallido, donde demostró gran criterio”.

Finalmente, el 13 de noviembre pasado se terminó de concretar la llegada de Iturriaga como Jefe del Estado Mayor Conjunto (EMCO). Al respecto, Mario Desbordes reconoce el desempeño del militar como Jefe de la Defensa de la RM luego del 18-O fue clave a la hora de la elección: “Creo que se ganó la aprobación ciudadana, por un actuar ponderado y criterioso que aportó de manera decisiva a superar la crisis que vivíamos. Por supuesto que ese rol fue clave para que fuera propuesto por el comandante en jefe del ejército, y por eso también tuvo mi apoyo decidido”.

¿Posible Comandante en Jefe?

Según explica Mario Desbordes, las rutinas de su trabajo como ministro de Defensa con Iturriaga a cargo del Estado Mayor Conjunto “consistieron en reuniones diarias encabezadas por él o por mí, junto a los jefes de defensa de todo Chile, además de comunicación directa las 24 horas y varias visitas a terreno juntos”.

“El Jefe del Estado Mayor Conjunto es el brazo derecho del ministro, sobre todo en pandemia con las Fuerzas Armadas desplegadas a lo largo de Chile”, agrega el actual candidato presidencial de RN.

Esa rutina de trabajo se mantiene hoy con el ministro Baldo Prokurica, quien en los últimos días tuvo con el general Iturriaga un saludo protocolar por el cumplimiento de los 207 años del ministerio de Defensa y con quien ha realizado distintas actividades relacionadas a los controles sanitarios por la pandemia.

En diciembre pasado, apenas un mes de asumido su nuevo rol en el ministerio de Defensa, el general Iturriaga recibió la condecoración “Gran Estrella Ejército de Chile al Mérito Militar” al haber cumplido 40 años de servicio. La distinción fue entregada por el Comandante en Jefe del Ejército Ricardo Martínez. 

Foto: Ejército de Chile

Hoy Iturriaga es la tercera antigüedad del Ejército  luego del contralor de la institución, el General Hernán Araya, y del propio Comandante en Jefe. 

Sus décadas de servicio, sumadas al reconocimiento tanto en el mundo militar como el político, hacen que el nombre de Javier Iturriaga -según señalan distintas fuentes a The Clinic– sea uno de que más suenan para suceder al Comandante en Jefe, Ricardo Martínez, quien se desempeñará en el cargo hasta marzo de 2022, mes en el que cumplirá los cuatro años correspondientes a su período. 

Comentarios