Foto: Agencia EFE

La comentada frase que lanzó el DT de Dinamarca sobre decisión de volver a la cancha pese al desplome de Eriksen

El entrenador del conjunto danés, Casper Hjulmand, aseguró que "los jugadores estaban en shock" y reconoció que "fue una decisión equivocada". Su equipo terminó perdiendo ante Finlandia.

La mejora en el estado de Christian Eriksen y su petición de continuar jugando la Eurocopa devolvió el ánimo a la selección de Dinamarca, cuyos responsables no ocultan su malestar por haber tenido que jugar golpeados por el colapso sufrido por su estrella sobre el césped del estadio Parken.

“Honestamente creo que no deberíamos haber vuelto al campo. Tengo un poco de mala conciencia”, admitió este domingo en rueda de prensa el seleccionador Casper Hjulmand, que elogió la entereza de sus hombres para volver al campo y completar un partido que merecieron ganar, pero acabaron perdiendo frente a la bisoña Finlandia (0-1).

A los jugadores daneses la organización les planteó dos opciones después de que el partido estuviese suspendido durante más de una hora: salir a completar los cerca de 50 minutos que quedaban o jugarlos el domingo al mediodía. Escogieron la primera porque “nadie podía imaginarse irse a dormir y tener que jugar hoy”.

“Sé que es una decisión difícil, mirando hacia atrás creo que fue una decisión equivocada. Los jugadores estaban en shock, no sabían si habían perdido a su amigo. No deberíamos haber jugado, es una sensación que tengo. Fue una decisión muy dura”, señaló Hjulmand.

El máximo responsable de selecciones de la DBU, Peter Møller, apoyó al seleccionador, pero se mostró más comprensivo: aludió a los problemas organizativos de un torneo que se juega en once sedes y negó haber recibido presión alguna de la UEFA.

El “diez” de Dinamarca se encuentra estable tras ser ingresado ayer de urgencia en el Hospital del Reino de Copenhague, a menos de un kilómetro de Parken, y las pruebas que se le han hecho han dado “buen resultado”, explicó el médico de la selección, Morten Boesen.

Boesen confirmó que el jugador, que se desvaneció solo junto a la banda, sufrió un paro cardíaco y estuvo clínicamente muerto unos segundos, hasta que fue reanimado con un desfibrilador. De momento, se desconoce la causa, de ahí que continúe hospitalizado mientras es sometido a más exámenes médicos.

Eriksen, que ayer ya habló con sus compañeros, mantuvo hoy una conversación muy emotiva con todo el grupo. “Hablamos todos con él esta mañana por videollamada y vimos su sonrisa en la pantalla. Y, entonces, dice: ‘¿Cómo estáis? Creo que estáis peor que yo. Me siento como si tuviera que salir a entrenar ahora'”, reveló en rueda de prensa con una sonrisa Hjulmand.

El seleccionador nórdico, al que el sábado se le entrecortó la voz en varias ocasiones, calificó la observación del centrocampista del Inter como algo “típico” suyo: “Pensar antes en los otros que en él mismo”.

Christian quiere que sigamos jugando, así que lo vamos a hacer. Vamos a jugar por Christian”, afirmó Hjulmand, que añadió que verlo “sonreír” es una “enorme” diferencia.

Los jugadores y el resto de la expedición danesa están recibiendo ayuda psicológica y a varios se les ha permitido ver a sus familias, que no forman parte de la burbuja creada por la Federación danesa (DBU) en Helsingør, unos 100 kilómetros al norte de Copenhague.

“No hemos incitado a los jugadores a romper la burbuja, pero hemos escuchado a los profesionales y los expertos en cómo la gente que ha vivido situaciones así y está en choque puede seguir adelante de la mejor manera”, explicó Møller.

Ese deseo de seguir adelante supondrá que este lunes se reanuden los entrenamientos de cara al próximo partido contra Bélgica, en el que Dinamarca tendrá que rehacerse física y anímicamente para seguir con vida en el torneo, al que llegaba como aspirante a dar la sorpresa y que puede abandonar por la vía rápida si pierde.

“Christian está en buenas manos, nuestro trabajo es levantarles el ánimo a los jugadores y que estén listos para el jueves”, resumió Hjulmand. 

Comentarios