La compañía estadounidense Space X creó el cohete más grande construido en la historia.

Captura de pantalla

SN20 Starship de SpaceX: cómo será el cohete más grande de la historia

Esta nave tiene un total de 120 metros, Starship mide 50 metros y el propulsor del cohete (Super Heavy) consta de 70 metros, con lo que supera el tamaño de otros cohetes.

Tras cuatro intentos fallidos, la compañía estadounidense SpaceX logró desarrollar el cohete más grande jamás creado, el SN20, que consta de dos partes: la superior llamada Starship y el propulsor Super Heavy.

Según consigna la BBC, las partes de Starship fueron conectadas en las instalaciones de investigación y desarrollo de Starbase de la empresa en Boca Chica, Texas.

Esta nave tiene un total de 120 metros, Starship mide 50 metros y el propulsor del cohete (Super Heavy) consta de 70 metros, con lo que supera el tamaño de otros cohetes.

Debido al poder de sus motores principales, el despegue del SN20 Starship debería producir el doble del empuje que los cohetes que en su momento enviaron a los hombres hasta la luna.

El Saturno V de las misiones Apolo logró alcanzar una potencia de 35 meganewtons desde su plataforma, sin embargo nuevo amplificador de SpaceX llamado “Super Heavy” debería alcanzar el doble de potencia.

Para llevar a cabo el ensamblaje del SN20 Starship, fue necesario utilizar una enorme grúa que levantó una estructura sobre otra para unir ambos segmentos de la nave.

De momento el Starship SN20 aún tiene varias semanas y hasta meses de prueba de pruebas por delante para poder finalmente prepararse para el vuelo inaugural.

Se espera que el SN20 o número de serie 20 pueda realizar pruebas al rededor de la orbita terrestre sin tripulación a bordo. Sin embargo, hasta el momento, desde SpaceX no han informado nada al respecto.

“Hace 2 años el Starhopper fue sometido a su prueba de vuelo final (un vuelo sin ataduras) ¡Y lo logró!“, señaló al respecto el astronauta de la NASA, Garrett Reisman, desde su cuenta de Twitter.

“Este prototipo allanó el camino para los vuelos de prueba de la Starship a baja y gran altitud que culminaron con el aterrizaje exitoso del SN15. A continuación, ¡vuelo orbital!”, finalizó.


VOLVER AL HOME PARA SEGUIR LEYENDO MÁS NOTAS DE THE CLINIC

Comentarios