tardígrados

Captura YouTube

VIDEO. Inédita secuencia revela cómo los diminutos tardígrados caminan

Unos investigadores captaron por primera vez la forma en que los también conocidos como osos de agua se desplazan. Los extraños tardígrados pueden llegar a tener una longitud de entre 0,05 y 1,2 milímetros.

Aguantar el impacto de una bala, resistir sin agua y sobrevivir a los cambios gravitacionales del espacio son algunas de las características que hacen de los tardígradosHypsibius exemplaris– unos seres impresionantes, raros e interesantes para los científicos.

Los también llamados osos de agua fueron descubiertos en 1773 por un zoólogo alemán. Desde entonces los científicos los científicos han analizado su comportamiento y han ido publicado imágenes microscópicas de su apariencia.

Sin embargo, y a pesar de tener cuatro pares de patas visibles con garras en sus extremidades, nunca nadie antes los había visto caminar. Recientemente, unos investigadores de la Universidad Rockefeller documentaron por primera vez la forma en que estos diminutos seres se desplazan.

Caminan como los insectos y artrópodos

Según las observaciones de los expertos publicadas en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), los osos de agua tienen la inusual capacidad de caminar de manera similar a insectos y artrópodos que tienen 500.000 veces su tamaño.

“¡Tienen un paso regular y se parece mucho a los de animales que son muchísimo más grandes!”, escribió una de las autoras de la investigación, Jasmine Nirody, quien trabaja en el Centro de Estudios de Física y Biología de la Universidad Rockefeller.

¿Podría existir un parentesco?

Los expertos sostienen que esta nueva documentación del oso de agua, una especie que es 20 millones de años más antigua que los insectos y otros animales, genera nuevas preguntas sobre su desarrollo evolutivo. Incluso, están abiertos a la idea de que puedan compartir ancestros en común.

“Los tardígrados tienen una forma de moverse robusta y clara, no son esas cosas torpes que van dando tumbos por el desierto o la hojarasca. Las similitudes entre su estrategia de locomoción y la de insectos y artrópodos mucho más grandes abren varias cuestiones evolutivas muy interesantes”, agregó la experta.

Pruebas en diferentes superficies

Los investigadores también probaron las capacidades de desplazamiento de los tardígrados en superficies con elementos más viscosos como gel o miel. Los osos de agua tuvieron dificultades para moverse en vidrio liso.

“Descubrimos que los tardígrados adaptan su locomoción a un patrón de coordinación ‘al galope’ cuando caminan sobre sustratos más blandos. Esta estrategia también se ha observado en artrópodos para moverse con eficacia en sustratos fluidos o granulares”, explicaron en su investigación los científicos.

Los tardígrados, que poseen una longitud no mayor a 1,2 milímetros, pueden ser localizados en desiertos, glaciares y otros ecosistemas que muchas especies -incluidos los humanos- no podrían soportar. Según los científicos, existen al menos 1.300 tipos de especies diferentes.

VOLVER AL HOME PARA SEGUIR LEYENDO MÁS NOTAS DE THE CLINIC

The Clinic Newsletter
Comentarios