Gabriel Boric mirando a Miguel Crispi

Miguel Crispi por críticas a Boric: “Ni Provoste ni Sichel pueden ofrecer gobernabilidad al país”

De esa manera, el diputado RD defiende las críticas que ha recibido su candidato presidencial por su escasa trayectoria en la gestión del Estado, a quien le adjudica “un liderazgo distinto que entiende que tiene una responsabilidad”. Además, responde al juicio de la abanderada DC sobre los problemas en educación que habrían comenzado cuando el FA estaba en las dirigencias estudiantiles. “Eso es decir que los problemas existen cuando uno los ilumina”, asegura.

A partir de su participación en la Cámara de Diputados desde 2018, Miguel Crispi se ha transformado en uno de los hombres de confianza de Gabriel Boric en el hemiciclo, no obstante que no participa directamente en su comando, ya que va como candidato a la reelección por el distrito 12, por lo que él mismo se define como un “Pepe Grillo” para su abanderado.

Hoy en día, Crispi se encuentra en pleno cambio de casa, aprovechando las dos semanas previas al comienzo de las campañas. Mientras está en esa labor, contesta el teléfono a The Clinic para abordar la coyuntura política. 

-En algún momento usted sonó como candidato al Senado, pero finalmente fue a la reelección. ¿Qué le hubiese gustado más?

-Yo estuve disponible, pero siempre puse la alerta sobre lo que significaba no estar representado en el distrito 12, que es políticamente muy potente. El hecho de que Camila (Vallejo) no postulara inclinó la balanza para ir a la reelección. 

-Ustedes tienen baja representación en el Senado, ¿qué tan importante va a ser la disputa senatorial respecto de la Cámara?

-En ambas elecciones Apruebo Dignidad va a tener más parlamentarios. Tenemos la urgencia de crecer como Apruebo Dignidad, porque no podemos permitir que el Senado sea un tapón para las transformaciones, eso está siempre arriba de la mesa y le pasó a Bachelet. Así que tenemos plena conciencia de que necesitamos tranquilidad en el ámbito parlamentario porque va a ser un gobierno súper complejo, tanto por lo económico como por la contra que va a haber de los sectores más conservadores. Tanto de la derecha como de la ex Concertación.

-Para ustedes, ¿Nuevo Pacto Social va a ser un tope en el Congreso para las transformaciones que impulsa Boric?

No un tope como la derecha, pero sí se entrega un poder negociador que no debiera estar sobre proporcionado. Hoy hay muchos proyectos que en el Senado y no avanzan. El Senado es un tapón para varias reformas relevantes. Aunque en el discurso tengamos cierta sintonía, no podemos estar a merced de cambios de opiniones coyunturales que hagan que nos bloqueen los cambios.

-A la candidatura de Boric la han acusado bastante de no ofrecer gobernabilidad, ¿cómo van a sobrellevar esa crítica?

-Creo que ni Provoste ni Sichel pueden ofrecer gobernabilidad al país, porque la gobernabilidad no es hacer, desde el punto de vista liberal, que las instituciones funcionen, sino que la mayoría sienta que quien está gobernando lo está haciendo para la mayoría. En este caso, el pueblo chileno ya no acepta la imposición del orden. Recuperar la gobernabilidad significa darle una densidad política y participativa a la democracia.

Entendemos la gobernabilidad de una manera muy distinta a la tradición de Benninger por parte de la ex Concertación, o una tradición más autoritaria de parte de la derecha que, como decía Sichel, para ellos gobernar es imponer el orden. 

-¿Cómo se va a reflejar esa idea en la campaña?

-Apruebo Dignidad tiene que dar un salto y convocar a las organizaciones sociales, a las feministas, a los estudiantes, ambientalistas, a los colectiveros de Puente Alto y ponernos el desafío de construir un mandato común. Eso te permite después en el gobierno tener suficiente fuerza y nos va a permitir mejorar nuestra correlación de fuerzas. Todos los liderazgos de Apruebo Dignidad lo que tienen que hacer es salir a hablar con muchos otros liderazgos locales. 

-Hay algunas críticas más tangibles sobre su capacidad de gobernar, como la división que tuvieron cuando Gabriel Boric quería incluir a Narváez en su primaria y no lo secundaron…

-Hay un desafío de construir una coalición y eso no va a ocurrir de la noche a la mañana, pero creo que el liderazgo de Boric facilita el proceso. Creo que bajo su liderazgo tenemos una buena oportunidad de construir una coalición. Apruebo Dignidad tiene que viabilizar un diálogo con el mundo social y con la ciudadanía en general. La crítica es válida, súper válida, pero es un desafío y creo que tenemos muchas mejores chances que nuestros vecinos políticos. 

Para todos quienes firmamos el acuerdo, fue un momento tenso cuando nos enteramos que Convergencia Social se bajaba, y Gabriel estaba súper consciente de que esto iba a traer cola. A nosotros nos da tranquilidad que alguien así esté a la cabeza de la coalición.

-Otra ocasión donde se vio división fue en el acuerdo del 15 de Noviembre, donde Boric llegó a firmar sin el apoyo de su partido.

-Es que eso muestra que tiene un estilo de liderazgo distinto, un liderazgo que entiende que tiene una responsabilidad y su estilo no es demostrarle a todo un país que es más inteligente que tú. Su liderazgo demuestra que cuando ha habido que estar, ha estado, asumiendo distintos riesgos. El 15 de noviembre marcó su trayectoria política. Para todos quienes firmamos el acuerdo, fue un momento tenso cuando nos enteramos que Convergencia Social se bajaba, y Gabriel estaba súper consciente de que esto iba a traer cola. A nosotros nos da tranquilidad que alguien así esté a la cabeza de la coalición.

-Siguiendo con la gobernabilidad, Provoste fue capaz de unificar a la oposición por los Mínimos Comunes, ¿Boric tiene esa capacidad de liderazgo para marcar la agenda de esa manera?

-Totalmente. Gabriel no es de estar en la tele todos los días, pero cuando hay que marcar la agenda, la marca. Es innegable su manera más pausada de ir construyendo. Creo que Yasna puede tener habilidad para liderar y hacer, por ejemplo, los acuerdos comunes. Pero eso, como un esfuerzo fugaz que fue relevante para tener más liderazgo en el Congreso, no es suficiente para gobernar el país. Esto es un proceso, no una coyuntura. 

¿Apoyos de la ex Concertación a Boric? “No podemos censurar conversaciones”

“En el mundo de la vieja Concertación, los problemas han sido mucho más evidentes que en el nuestro. Ya hay una gran parte del mundo socialista que no se siente interpretada por el proyecto de la DC”.

-Lo que más se ha dicho es que Boric va a buscar al electorado socialista, ¿cómo van a disputar esos votos que están, en teoría, en la otra coalición?

-Muy en la teoría. En el mundo de la vieja Concertación, los problemas han sido mucho más evidentes que en el nuestro. Ya hay una gran parte del mundo socialista que no se siente interpretada por el proyecto de la DC.

-¿Quién interpreta mejor las ideas socialistas?

-Evidentemente Gabriel. Él siempre se ha reconocido de corriente socialista, sus referentes son Lorca y los viejos socialistas. Entonces, obviamente que es Gabriel, para mi eso no está en duda. El voto socialista hoy está en un dilema de cuánto vale el compromiso de participar en una coalición cuando saben que la candidata de esa coalición está mucho más alejada del sentir socialista que el proyecto de Apruebo Dignidad.

-Pensando en una eventual segunda vuelta contra Sichel ¿estarían dispuestos a aceptar apoyos de la centro izquierda?

-Para mi es obvio. Si nosotros somos leales con nuestro propósito, que es transformar el país, no podemos caer en mezquindades como dejar de aceptar apoyos que eventualmente te permitan sumar fuerzas.

-Camila Rojas (Comunes) decía que ustedes no podían gobernar con los partidos de la ex Concertación. ¿No respalda esa tesis?

-Quizás es adelantarse mucho, pero el marco de esta conversación debe ser estar disponible a sumar a otros que no piensan como uno, como lo ha dicho Gabriel. Si te apoya alguien que no está en tu coalición, tienes que estar disponible a tener esa conversación, porque sino esto es de un cinismo enorme. Si queremos transformar y colaborar en el proceso de transformación y apoyar el proceso constituyente, no podemos censurar o restringir las posibles conversaciones, alianzas y apoyos

-Yasna Provoste dijo que los problemas en educación se empiezan a generar cuando ustedes eran dirigentes estudiantiles. ¿Qué te parece esa frase?

-Creo que todos los que leyeron esto pensaron que era una noticia falsa. Cuando la leí dije: no puede ser. Fui a la fuente y aún no la puedo entender, porque eso es decir que los problemas existen cuando alguien los ilumina, no cuando realmente existen. Es decir, el lucro en la educación, la subsidiaridad y el copago no los inventamos nosotros. Nosotros denunciamos con el mundo estudiantil cómo el mercado se había apoderado de la educación. Entonces, si cree que el problema es que nosotros hicimos esa denuncia, creo que tiene que explicarlo muy bien. Yo, benévolamente, pienso que Yasna se equivocó en la manera en que dijo lo que dijo.

-Usted fue funcionario del Mineduc durante la Nueva Mayoría. ¿Cómo se toma la crítica desde ese punto de vista? ¿Cuál ha sido el aporte de RD?

-Yo creo que jugamos un rol acotado, pero relevante. Cuando se nos presentó la oportunidad de que algunos de nuestros cuadros participaran de esa labor, sabíamos que si no estábamos, iban a haber otras personas. En ese sentido preferimos estar, y creo que colaboramos en un espacio que permitió desmercantilizar el sistema educativo. Eso es algo que yo lo tomo como un aprendizaje de haber participado de manera acotada. 

“Siempre la apuesta es hacer el camino institucional”

-¿Cómo evalúas el paso que han tenido en el Congreso respecto de estas transformaciones? ¿lograron instalar sus banderas?

-Desde el punto de vista político y coalicional, creo que ha habido un tremendo avance. Al comienzo en nuestra bancada nos pisamos la cola y hoy en día tenemos una armonía que se nota en el ambiente. Eso es parte de un proceso de crecimiento difícil. Si uno ve, por ejemplo, la Lista del Pueblo, entiende que no es fácil construir espacios políticos colectivos.

-Usted decía que estaban por convocar a los movimientos sociales. ¿Crees que es válido ese acercamiento con la postura más institucional que ha tenido Boric sobre el rol del Banco Central?

-Sí, ¿por qué no? Han habido algunas vocerías aisladas del PC, no institucionales, que han marcado una diferencia respecto de la autonomía del Banco Central, pero yo no veo al mundo social en general haciendo esa misma crítica.

¿Banco Central autónomo o intervenido? Las diferencias entre el PC y el FA que evidenció el alza en la tasa de interés

-Pero Juan Andrés Lagos es parte de la Comisión Política del PC, espacio institucional. ¿Cómo van a solucionar esas  diferencias profundas?

-Yo creo que la primera forma de solucionarlo es no haciendo esto por Twitter. Todos los que tenemos liderazgos dentro de Apruebo Dignidad, tenemos una enorme responsabilidad de ir construyendo un programa común y resolver las diferencias políticamente y no a través de las redes sociales. Respecto al rol del Banco Central, fue una discusión que se dio en el marco de la primaria y ahí se establecieron algunas diferencias. Siempre la apuesta es hacer el camino institucional. El propio país, cuando apuesta por un proceso constituyente, apuesta por un proceso institucional. Tenemos grados de responsabilidad, debemos evitar meternos estas cuñas, para eso está el teléfono y podemos hacer reuniones. Ese es el camino si queremos gobernar el país.

-Usted y Boric han compartido varios años en la Cámara. ¿Cuál es su rol en la campaña?

-Converso bastante con Gabriel. Yo le escribo sobre temas que están más afuera de la máquina de una campaña. La campaña siempre te lleva a lo urgente. En ese espíritu trato de ser un Pepe Grillo, y con mucho respeto, hacer las críticas y los comentarios o reflexiones lo más frecuentemente posible.

-¿Cuál es la diferencia sustancial entre Boric y Provoste?

-Todo tiene que ver con nuestras trayectorias. Uno es quién es. Cuando uno dice que vamos a terminar con el sistema de AFP o vamos a transformar la matriz productiva, si eso te lo dice Ricardo Lagos, por ejemplo, va a ser de una manera. Si lo va a hacer Boric, se va a hacer de otro modo. Nuestras trayectorias pesan mucho. Nosotros venimos de las dirigencias sociales, nos hemos involucrado en los espacios institucionales para transformarlos y no para acomodarnos. Ahí hay una diferencia que no es empatable.

“Hoy todos pueden aspirar a las transformaciones y mientras más estemos en esa línea, mejor. Ahora, ellos, que vienen de vuelta, creo que no son representantes de lo que hay detrás del Estallido”.

-¿Crees que Yasna Provoste puede representar los cambios que se exigieron en el contexto del 18 de octubre?.

-Creo que no. Ella es de lo más progresista que hay en su partido, eso nadie lo puede dudar, pero estamos hablando de una generación que tuvo que ver un Estallido Social para darse cuenta que las cosas que ellos interpretaban como una radicalidad, en verdad era una normalidad en el mundo desarrollado. Creo que hoy todos pueden aspirar a las transformaciones y mientras más estemos en esa línea, mejor. Ahora, ellos, que vienen de vuelta, creo que no son representantes de lo que hay detrás del Estallido.

-Desde el comando de Provoste han dicho que se necesita alguien que conozca el Estado para poder gobernar. ¿Crees que esa será una debilidad de la campaña de Boric?

-Eso es lo que están tratando de hacer desde la campaña de Yasna Provoste y creo que es una duda razonable que se hace la gente en la calle. Me lo comentaba una señora en la feria grande de Puente alto, y lo que yo le contra pregunté fue: ¿qué edad tenían los ministros de Aylwin? Tenían entre 35 y 40 años. Tenemos distintas experiencias, claramente. No hemos estado a cargo del manejo del gobierno, pero hemos tenido experiencia respecto de cómo gestionar los conflictos y cómo incorporar al mundo social. 

En términos técnicos, al FA le sobra elenco para la primera línea de un gobierno. Los cargos de confianza en el gobierno son cerca de 3 mil, un número enorme. Pero para la conducción política en cargos de mayor confianza, el FA tiene de sobra cuadros técnicos y políticos para ejercer una conducción leal a su mandato. Así interpreto yo mi rol en el parlamento al menos: lealtad con Gabriel.


VOLVER AL HOME PARA SEGUIR LEYENDO MÁS NOTAS DE THE CLINIC

The Clinic Newsletter
Comentarios