agujeros negros

Físicos descubren accidentalmente una nueva característica de los agujeros negros

Científicos de la Universidad de Sussex identificaron fortuitamente que los agujeros negros poseen una gravedad cuántica que puede ejercer presión sobre su entorno. El estudio permitiría abordar nuevas investigaciones.

Unos físicos británicos han descubierto por casualidad que los agujeros negros ejercen presión sobre el espacio que los rodea, un hallazgo científico inédito, según el estudio dado a conocer por la revista científica Physical Review D.

Ya en 1974, el astrofísico británico Stephen Hawking había planteado en una de sus predicciones que los agujeros negros emiten radiación térmica, y por lo tanto, no solo tienen temperatura, sino que también se encogen con el tiempo.

A este antecedente ahora se le suman los aportes fortuitos de los físicos de la Universidad de Sussex, Xavier Calmet y Folkert Kuipers, quienes plantean que los agujeros negros no son solo sistemas termodinámicos con una temperatura en particular, sino que también son capaces de ejercer presión.

“Nuestro hallazgo de que los agujeros negros de Schwarzschild tienen una presión además de una temperatura es aún más emocionante dado que fue una sorpresa total”, dijo el físico y astrónomo Xavier Calmet.

Un hallazgo fortuito sobre agujeros negros

Los expertos relataron que lograron hallar esta desconocida característica de los agujeros negros por fortuna. Inicialmente, los físicos estaban tratando de comprender las fluctuaciones en el horizonte de sucesos de un agujero negro que corrigen su entropía (medición que indica el grado de desorden molecular de un sistema).

Luego de analizar sus cálculos, Calmet y Kuipers se dieron cuenta de que una figura adicional se repetía en sus ecuaciones, lo que les pareció curioso. Tras posteriores análisis, concluyeron que se trataba de la presión.

“El momento en que nos dimos cuenta de que el resultado misterioso de nuestras ecuaciones nos decía que el agujero negro que estábamos estudiando tenía una presión -después de meses de lidiar con ello- fue emocionante”, contó Kuipers.

El hallazgo le abre la puerta a nuevos estudios

Los investigadores aclararon que, si bien los agujeros negros ejercen una presión sobre su entorno, todavía se desconoce cómo se produce y que esta además es una muy pequeña. De todas maneras, los expertos esperan poder seguir realizando nuevos descubrimientos, en particular, relacionar la relatividad general con la mecánica cuántica.

“Aunque la presión que ejerce el agujero negro que estábamos estudiando es minúscula, el hecho de que esté presente abre múltiples posibilidades nuevas, que abarcan el estudio de la astrofísica, la partícula física y física cuántica”, concluyó Calmet.


VOLVER AL HOME

Comentarios