Agencia Uno

“Tomamos el guante y quisimos hacer algo entre los PP.OO”: Detalles del intenso debate en la Convención para aprobar la Consulta Indígena

"Cocina" y "trampa" fueron algunas de los conceptos que dispararon de lado a lado los convencionales en la sesión de este viernes 01 de Octubre para aprobar la Consulta Indígena aplicada a la Convención. Entre otros hitos, la jornada contó con la primera intervención de Elisa Loncón en calidad de convencional.

Tras una inédita deliberación que se extendió por más de dos horas, y que incluyó acusaciones de cocina y aprovechamiento político, el Pleno de la Convención aprobó el reglamento de Participación y Consulta Indígena.

Esto, ya que la indicación presentada por los representantes de los escaños reservados, la que contó con más de 80 patrocinios para su presentación, pretendía sustituir por completo la propuesta reglamentaria de la Comisión de Participación y Consulta Indígena. Finalmente, la nueva normativa fue aprobada por 103 votos a favor 20 en contra y 22 abstenciones.

Así, el marco de la votación estuvo lejos de ser una típica sesión plenaria. A diferencia de las deliberaciones anteriores, en las que el Pleno despachó el Reglamento General y el de Ética, en esta ocasión los convencionales tuvieron la oportunidad de realizar intervenciones por un máximo de dos minutos cada uno. Y fue ahí cuando algunos desenfundaron sus ofensivas más filudas.

Así, mientras la convencional Teresa Marinovic dirigía misiles a los representantes indígenas, acusando que “esto es antidemocrático, puede invalidar el proceso que probablemente va a adolecer de un insanable vicio de origen”, otros imputaban a los representantes de los Pueblos Originarios de supuestamente “pasar máquina” sobre el reglamento que estipula la Consulta Indígena.

En este sentido, uno de los hitos que marcaron la jornada fue la primera intervención como convencional de la presidenta de la Convención, Elisa Loncón, quien bajó de la testera para dirigirse a sus pares. “No somos sólo un pueblo, somos diez pueblos que están frente a ese pueblo que se llama Chile”, argumentó Loncón sobre la indicación formulada por los 17 representantes de los escaños reservados.

Loncón también se hizo cargo de las similitudes de la propuesta con el texto original que finalmente reemplazó. “En el Reglamento General está lo mismo que está en la indicación, sólo que ordenado metodológicamente y con un procedimiento indígena de acuerdo y de consenso. Por eso creo que es el mejor logro que han hecho los escaños reservados”, dijo Loncón, antes de finalizar citando el poema “Recado Confidencial a los Chilenos” del Premio Nacional de Literatura Elicura Chihuailaf: “Por favor chilenos, miren a los pueblos indígenas en su sabiduría”.

“Es claramente una trampa”

Luego de más de dos horas de deliberaciones y de argumentos cruzados, la mesa decidió convocar a una reunión a los representantes de los Pueblos Originarios junto con quienes integraron la Comisión de Participación y Consulta indígena, la que se extendió por más de una hora y tras la cual se procedió a la votación de la polémica indicación.

Pese a que en esa instancia la indicación que reemplazó a la propuesta de reglamento en su totalidad fue aprobada, el convencional mapuche, Adolfo Millabur, resaltó los claroscuros que la deliberación evidenció en el interior de la Convención.

“Es un paso importante, estoy satisfecho, pero eso no significa que esté contento, porque fue medio día ocupado para hacernos entender y que también dejó en evidencia la falta de comprensión que existe entre los pueblos frente a materias como esta”, comenta Millabur en relación a las fuertes ofensivas cruzadas que existieron entre algunos convencionales, principalmente de Vamos por Chile, que se mostraban contrarios a la propuesta.

Erick Chinga, representante del Pueblo Diaguita, tiene un diagnóstico similar sobre la inédita decisión de la mesa. “Creo que fue un error que la mesa haya abierto dos horas y media de debate para una indicación sustitutiva. Creo que no fue justo porque a ninguna indicación se le dio dos horas, en cambio, a las otras se le daban dos minutos”, comenta Chinga, quien finaliza con la máxima: “Eso genera espacios para escuchar todo tipo de tonteras de la derecha”.

Las intervenciones a las que el convencional Diaguita hace referencia las explica diciendo que “ellos plantearon, lamentablemente. que pusimos una cocina. Nos trataron de dictatoriales y totalitarios y eso no puede ser. Yo le manifesté a la mesa que no iba a aguantar ese tono con respecto a los pueblos indígenas”. Chinga, sobre este tema, asegura que no ha recibido respuesta de la cúpula de la Convención.

Del otro lado, el convencional de Vamos por Chile, Martín Arrau, quien dice que el espacio deliberativo se dio por la presión que ejercieron los convencionales que estuvieron conectados telemáticamente para pedir la palabra, tiene una opinión diametralmente opuesta a la de Chinga. “Agradezco que nos hayan podido dar la palabra, porque la tónica de las votaciones de las otras mil y tantas indicaciones es que no se ha podido hablar”, comenta Grau.

Sin embargo, entrega un duro juicio con la votación de la indicación que reemplazó al reglamento original de la Consulta Indígena.

“Lo lamentable es que se introduzca una indicación a los artículos que sustituya todo el reglamento. Es claramente una trampa lo que se está haciendo, y bueno, es una cocina. Eso abre la puerta a que el día de mañana otro tanto firme una cosa y se sustituya todo lo que hemos hecho”, sentencia Arrau, quien advierte sobre un posible “pecado original” en la constitución. “Esto muestra un vicio de irregularidad y lo que más duele es la poca intención de que sea un proceso transparente y legítimo el cómo se lleve a cabo esta nueva constitución”, sentencia.

“Nos trataron de dictatoriales y totalitarios y eso no puede ser. Yo le manifesté a la mesa que no iba a aguantar ese tono con respecto a los pueblos indígenas”, comenta el representante del Pueblo Diaguita, Erick Chinga.

Ante las acusaciones de que la indicación fue elaborada en una cocina, Millabur no deja pasar ninguna. “Si fuera cocina no estaría de cara al país. Fue discutido y se mostró hace ya un buen rato la indicación sustitutiva, era de público conocimiento y se dio un debate de medio día ¿Qué más público que eso?”

¿Por qué los representantes de los Pueblos Originarios presentaron una indicación que, en la práctica, reemplazó íntegramente la propuesta del reglamento que emanó de la Comisión de Participación y Consulta Indígena?

Reglamento original: “Sólo había un mapuche representándonos”

Ante esto, Millabur apunta a un reforzamiento en la incidencia de los convencionales de los PP.OO. ante una normativa que está dedicada precisamente a recoger sus demandas en la redacción de la nueva Constitución.

“Una vez que se aprobó en la comisión, de manera general hubo hartas observaciones y preocupaciones de las distintas colectividades que estuvieron ahí. Frente a eso, nosotros tomamos el guante y quisimos hacer algo mucho más consensuado entre los pueblos originarios con los 17 escaños. Si bien hubo una comisión con hartas miradas, sólo había un mapuche representándonos”, sostiene.

Entre las modificaciones que se introdujeron para atender a esas inquietudes, Millabur añade: “la comisión original tenía sólo a diez representantes indígenas con ocho de otras colectividades. Lo que propusimos ahora es que todos los escaños tienen que estar discutiendo”.

Chinga, en tanto, subraya que la propuesta reemplazada tenía vicios en su redacción, sin que tuviera mayores diferencias con la indicación finalmente fue aprobada.

Ante esto, el convencional Martín Arrau reconoce que la indicación aprobada efectivamente estaba mejor redactada que el texto original. Sin embargo, reconoce que votó a en contra no haciendo caso al fondo de la discusión.

Es irrelevante si es Participación Indígena o si es el reglamento, esto no tiene nada que ver con el contenido. Es 100% la forma y no podemos validar un proceso que desde nuestro punto de vista es irregular”, finaliza.

También puedes leer: Plebiscitos Dirimentes: lo que se juega el PC en la apuesta parlamentaria para sortear el quórum de 2/3 en la Convención


Volver al Home para seguir leyendo más notas de The Clinic

Comentarios