Shanghái, una de las ciudades más afectadas.

Algunas zonas se podrían hacer inhabitables: exposición al calor extremo en ciudades se triplicó en solo unas décadas

En la actualidad, unos 1.700 millones de personas, casi una cuarta parte de la población mundial, viven en zonas urbanas donde la exposición al calor extremo ha aumentado.

El rápido crecimiento de la población y el calentamiento global están aumentando la exposición al calor extremo en las ciudades, agravando los problemas de salud y haciendo que el traslado a zonas urbanas sea menos beneficioso para los pobres del mundo.

Según un estudio de la Universidad neoyorquina de Columbia, la exposición extrema de personas-días en los centros urbanos se ha triplicado desde 1983, concluyen los autores de la investigación.

“Efecto térmico de isla”: cemento y asfalto concentran el calor

Publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, el estudio señala que en las ciudades las temperaturas son en general más altas que en el campo.

Lo anterior, debido a la falta de vegetación, a la proliferación de cemento, asfalto y otras superficies impermeables que concentran el calor en lo que denominan “efecto térmico de isla”.

“Esto tiene efectos importantes”, dice el principal autor del estudio, Cascade Tuholske, investigador del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia.

“Aumenta la morbilidad y la mortalidad e impacta en el rendimiento de las personas en el trabajo y, por ende, reduce el aporte económico”, además de “agravar las enfermedades crónicas”.

Los resultados en África y el Sureste asiático, donde se concentran las mayores megalópolis, sugieren que la exposición a temperaturas extremas “puede limitar los beneficios económicos de la urbanización”.

Wet Bulb Globe Temperature (WBGT)

Pese a que los termómetros se han desbocado en los últimos años, llegando a alcanzar temperaturas que rondan o incluso superan los 50º C en algunos lugares, los autores han fijado en 30ºC la denominada Wet Bulb Globe Temperature (WBGT).

Esta, es una medida que tiene en cuenta la temperatura, la humedad, el viento y la radiación solar y a partir de la cual el ser humano empieza a tener problemas.

“Un índice en el que incluso las personas con mejor salud encuentran difícil funcionar en el exterior por mucho tiempo, y los que tienen mala salud pueden empeorar o incluso morir”, asegura el informe.

En 2016, 1.700 millones de personas vivían expuestas al calor intenso durante muchos días, el triple que en 1983, concluyen los autores que han analizado las condiciones de más de 13.000 ciudades en todo el mundo entre 1983 y 2016.

Las urbes más afectadas

Las ciudades más afectadas son la que se encuentran en latitudes bajas, pero el cambio ha empezado a afectar a otras zonas.

Dacca, la capital de Bangladés, es la más afectada por la combinación de calor extremo y población. En menos de 38 años ha pasado de tener 4 millones a 22 millones de habitantes.

Otras ciudades, la mayoría en Asia, siguen la misma suerte. Destacan las chinas Shanghái y Guangzhou; Rangún, la ciudad más grande de Birmania; Bangkok, Dubái, Hanói, Jartum (África), y varias ciudades en Pakistán, India y la Península Arábiga.

Calor extremo en Latinoamérica

En Latinoamérica, México se encuentra en el puesto 13 por el aumento anual de la exposición de población urbana a temperaturas extremas.

Sin embargo, por ciudades, la venezolana Maracaibo, en 41ª posición, es la única que se encuentra en el top 50 de las urbes con peores índices de calor-población.

“No quiere decir que otras ciudades en la región no hayan experimentado importantes aumentos de exposición: lo han hecho y está claro”, dice Tuholske a AFP.

Según los investigadores, en torno al 17 % de las ciudades estudiadas han aumentado en un mes entero los días que sufren altas temperaturas en los 33 años estudiados.

“Existe un modelo de lugares donde queríamos estar”, asegura Tuholske antes de advertir que “ahora, esas zonas quizá se hagan inhabitables”. “¿Realmente toda la gente va a querer vivir ahí?”, se pregunta.

El estudio no incluye las olas de calor que azotaron el pasado verano varios puntos del planeta, y que mataron a cientos de personas.

Aunque no es el primer estudio que advierte del excesivo calor en la ciudad, este ofrece una foto de las personas afectadas en cada localidad y del grado de exposición.

Según los autores, esta información podría ayudar a las autoridades a proponer estrategias más enfocadas para ayudar a los ciudadanos.

VOLVER AL HOME

Comentarios