#EntrevistaClinic Jaime Naranjo y sus 15 horas de discurso para destituir a Piñera: “Aunque hubiera quedado una hora de gobierno, había que acusarlo”

El diputado PS, que se despachó un maratónico discurso para facilitar los 78 votos que aprobaron el libelo revocatorio contra el Presidente por su vinculación en la compraventa de proyecto minero Dominga, conversa con The Clinic para profundizar sobre aquel hito de filibusterismo y sus efectos políticos...y humanos.

Con una intervención de más de 15 horas, el diputado Jaime Naranjo (PS) se llevó toda la atención durante la presentación de la Acusación Constitucional en la Cámara de Diputados contra el Presidente, Sebastián Piñera, por su vinculación en la compraventa de la minera Dominga.

Su hazaña -catalogada por algunos como un show y por otros como un acto heroico- permitió que los diputados Giorgio Jackson (RD) y Jorge Sabag (DC) alcanzaran a llegar al Hemiciclo para votar el libelo revocatorio contra el Mandatario, a fin de alcanzar los 78 votos que necesitaba la oposición para declararla admisible.

En esta entrevista, Naranjo profundizó en la preparativa de un acto catalogado de “filibusterismo”, esto es, maximizar las artes de la oratorio para un objetivo político determinado.

Los ayunos de la vida

“Yo hice muchos ayunos en mi vida en la época de la dictadura. Entonces, para mi fue un nuevo ayuno, por eso que no me fue difícil, desde el punto de vista físico. Nadie puede desconocer la edad que tengo: hacer ese esfuerzo a los 70 años es una cosa extrema”, comentó el parlamentario con indisimulado orgullo.

¿Cómo resistió su humanidad durante esas maratónicas 15 horas de discurso? “Desayuné muy poco líquido, y comí un plátano y un yogurt. Sabía que lo que tenía que evitar era que me dieran deseos de ir al baño. El único líquido que tenía que tomar era el que tomé mientras estaba hablando, que era para mojarme los labios un poco”, contó.

“Un proceso educativo”

Se sabe que pese a la hazaña del diputado Naranjo, la acusación contra el Presidente tiene escasas -por no decir nulas- posibilidades de ser aprobada en el Senado, corporación que para estos casos actúa como un juez. Sin embargo, el objetivo de Naranjo -asegura- era otro. “Los resultados no me preocupan. Lo que me interesaba era el proceso educativo, el mensaje de enseñar. La gente sabe que si nos unimos, nunca más la derecha puede gobernar este país”, argumenta.

“Es tan grave la falta en la que él incurrió, que aunque le hubiera faltado un día, una hora de gobierno, había que acusarlo constitucionalmente. Todas las instituciones del Estado han reaccionado con la gravedad de los hechos ¿Cómo el Parlamento iba a tener un silencio cómplice? A este señor hay que enseñarle que la Constitución y las leyes son para respetarlas”, agregó.

Pese a que legislador insiste en la nobleza de los hechos de aquel lunes 08 de Diciembre, también ha sido criticado por abusar de las reglas del juego para un libelo que probablemente no logrará ser ratificado en el Senado. “No me sorprende que quienes tienen esa lógica del individualismo sea quienes me critican, porque la derecha es sinónimo de individualismo”, dijo como parte de su defensa.

¿Vocero de Boric en segunda vuelta?

Por último, el legislador también es consciente de que aquel abrazo con su colega de Revolución Democrática, Giorgio Jackson, también despertó entusiastas interpretaciones sobre un eventual entendimiento del conjunto de la oposición, de cara a la segunda vuelta presidencial. “Ese abrazo simboliza muchas cosas. Le quise manifestar que los países se construyen a través de la continuidad de las generaciones, con todos los defectos y virtudes. Ese abrazo simbolizaba que teníamos que estar unidos, sea cual sea que el pase a segunda vuelta”, reflexionó.

Y si bien ayer descartó ser vocero del comando de su candidata presidencial, la senadora DC Yasna Provoste, Naranjo se aventura con proyecciones: “Si en segunda vuelta me piden que sea el vocero de él (Boric), voy a ser el vocero de él feliz”.

The Clinic Newsletter
Comentarios