¿Asegura el balotaje los apoyos del PS y el PPD? El juicio de los analistas sobre los acercamientos de Boric a la ex Concertación

Esta semana prácticamente todos los partidos de la fenecida coalición de centro izquierda se cuadraron con la candidatura de Gabriel Boric. Así, entre fotos y respaldos de históricos dirigentes, se abre el debate: los acercamientos a los partidos que lideraron la Transición, ¿garantizan el apoyo, por ejemplo, del electorado joven que no fue a votar en primera vuelta? Tres expertos electorales desmenuzan con The Clinic esta estratégica disyuntiva.

Luego que la noche del domingo 21 de Noviembre, cuando el triunfo de José Antonio Kast era indiscutible al imponerse con el 27,9% de los votos -por sobre el 25,8% de Gabriel Boric-, una conclusión cayó con urgencia sobre la campaña del diputado magallánico: hay que ampliar la base de votantes.

Esto, ya que los 1.814.809 votantes que conquistó el frenteamplista, no distaron mucho de los 1.750.889 de electores que participaron en la primaria de Apruebo Dignidad, en las que el diputado por Magallanes se impuso holgadamente al alcalde de Recoleta, Daniel Jadue (PC).

De ahí en más, durante los últimos días se han visto diversos respaldos entre la candidatura de Boric y los partidos de la ex Concertación, con los que el magallánico aspira a apelar ampliar su electorado y reforzar su imagen de gobernabilidad.

Así, desde que el mismo domingo en la noche el presidente del Partido Socialista, senador Álvaro Elizalde, anunciara que la tienda apoyaría a Boric “sin condiciones”, en los días siguiente se han plegó el PPD y el PR, destacando figuras insignes como el ex Presidente Ricardo Lagos, o los ex ministros Francisco Vidal (PPD) y Heraldo Muñoz (PPD).

Con todo, el martes se difundió una fotografía del candidato de Apruebo Dignidad con la timonel de la DC, Carmen Frei. Y durante ese mismo día en la tarde, la ex candidata presidencial de la Falange, Yasna Provoste, anunció su apoyo al abanderado frenteamplista.

“Los cabros detestan a la Concertación”

Con todo, entre gestos y abrazos del candidato con los partidos que protagonizaron la Transición, es una estrategia que despierta dudas entre los expertos electorales, quienes consideran que dedicar el escaso tiempo que queda antes de la segunda vuelta -19 de Diciembre- a reforzar los apoyos concertacionistas, podría no rendir los frutos que necesita el candidato para imponerse al abanderado del Frente Social Cristiano en el balotaje.

Lo que está haciendo Boric es una campaña del 40% y no una del 26%. Cuando tú necesitas diez puntos, te vas a lo que está más cerca, a los partidos que están ahí”, comenta el sociólogo Axel Callis, quien complementa. “Es absolutamente contraintuitivo, porque cualquier persona creería que lo primero que hay que hacer es abrazarse a los que están al lado. Pero eso lo puede achicar, porque se van generando filtros hacia afuera”, agrega.

El director de la encuestadora Data Influye basa su argumento apelando a una disputa etaria entre los votantes. “Los cabros detestan a la Concertación, si esto es una batalla generacional. Lo que hay son los jóvenes versus los viejos”, profundiza.

Con todo, Callís sugiere que el candidato de Apruebo Dignidad concentre sus esfuerzos electorales en las nuevas generaciones. “Los jóvenes son los que van a dar vuelta esto. Porque no votó ni el 40% o 35% de los jóvenes, según los datos que se manejan hasta ahora”, afirma el sociólogo, quien también se las juega por apostar a un electorado georreferenciado al que debería apelar el diputado magallánico.

“Acá claramente hay un diseño que obedece al voto que tiene Gabriel Boric en las grandes comunas urbanas versus la provincia, que la tiene perdida. Está marcado lo que tiene que hacer, porque si Boric se va a meter a La Araucanía va a perder tiempo, lo que tiene que hacer es saturar lo que ya tiene y buscar otros campos”, complementa Callís.

“Penetrar el público popular”

En tanto, el analista político y militante del PPD, René Jofré, disiente de la visión de Callís sobre el electorado.

“En toda campaña política la habilidad es dirigirse a distintos segmentos de la población con relatos distintos”, afirma.

“Las audiencias hoy día son heterogéneas y están muchas veces fragmentadas. Están en distintos lugares dispuestos a escuchar distintas cosas, por lo tanto, los programas y discursos no pueden ser cerrados y rígidos, tienen que ser mensajes que vayan a públicos determinados. No lo veo contradictorio, creo que se pueden hacer ambas cosas”, complementa Jofré.

Con esto, el analista comenta que será crucial para el magallánico apelar al 53% del padrón electoral que decidió abstenerse en los comicios. Para ello se basa en la última encuesta Activa, que apuesta a que el 35,9% de los votantes de Parisi se inclinarían por Boric en segunda vuelta, contra un 35% que lo haría por Kast. “Seguiría en una situación de empate”, sintetiza Jofré.

“Habría que dirigirise hacia aquellos votantes que no votaron apostando a que podrían votar. Eso está bien difícil, pero hay que hacerlo”, afirma Jofré, antes de advertir: “eso sí, en las últimas elecciones ha votado más o menos la misma cantidad de personas, entonces yo no sé si va a ir a votar más gente”.

En tanto, el decano de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Central, Marco Moreno, afirma que las señales que ha hecho el candidato de Apruebo Dignidad hacia el mundo de la ex Concertación, “son necesarias y van en la dirección correcta, porque Gabriel Boric tiene que crecer en su base de apoyo”.

“Se quedó muy en un público al cual le habla con un lenguaje bien crítico, muy generacional, muy centrado en el discurso de las causas, y él tiene que penetrar hacia el público popular, y mucha de esa gente votó por Yasna Provoste o ha votado por la Concertación”, agregó.

Asimismo, sobre la tesis del efecto que podría generar en los votantes jóvenes los acercamientos de Boric hacia los partidos concertacionistas, Moreno se cuestiona.

“Y esos electores ¿Qué otra opción tienen? No tienen otra opción. Tiene un público un tanto cautivo que no creo que vayan a cruzar bajo ninguna circunstancia a votar por la otra candidatura, a lo más podrían abstenerse de ir a votar, pero Boric está haciendo las dos cosas: manteniendo movilizada a esa gente y ampliando el arco de influencia a través de un discurso más integrador”, concluye el experto.

Junta Nacional DC: ¿Ir o no ir?

Así, entre medio de gestos entre el mundo frenteamplista y el concertacionista, el magallánico aún no tiene el apoyo institucional de la DC en su mochila.

Esto, ya que el partido decidirá su posición en una Junta Nacional que está citado para este domingo 28 de Noviembre.

Así, mientras la senadora Carolina Goic emplazó a Boric para que tenga “la vocación y la humildad política para ir y que nos explique por qué tenemos que respaldarlo”, otros consideran que la presencia del diputado en la instancia podría no ser una buena idea.

Cada vez que tú abrazas a un partido de la Concertación, así como ir a la DC el domingo, que sería un error tremendo, o empezar a institucionalizarse con rostros de la Concertación, es distinto recibir apoyos que sacarse fotos. Pero no puedes achicarte afuera por ganar algo adentro, porque al final la suma y la resta sales para atrás”, pondera Callís.

René Jofré coincide con el sociólogo, pero agrega un factor que, a menos de un mes de la segunda vuelta, podría ser determinante. “No sé si tenga que realizar una señal de ese tipo. Podría mandar un mensaje, porque no tiene que perder ni un minuto de campaña, puede ser que tenga que estar en regiones”, sugiere.

En tanto, Marco Moreno argumenta que “ese tipo de símbolos él los tiene que mostrar y hasta ahora no lo ha hecho”. Como complemento, el analista se basa en la figura del ex Presidente Ricardo Lagos, quien también tuvo que reestructurar su campaña presidencial en 1999, de cara al balotaje por el estrecho e inesperado margen con el que logró imponerse frente a su entonces contendor, Joaquín Lavín (UDI).

“Ricardo Lagos lo primero que dijo fue ‘he escuchado la voz del pueblo’. Ahí uno pensó ‘este tipo entendió’. Boric no dijo nada de eso y subió arriba del escenario a sus amigos, a los mismos de siempre. Él todavía no entiende que tiene que hacer ese tipo de gestos”, afirma moreno, quien finaliza con una sentencia para tomar nota: “Si él quiere ganar la elección, no puede pretender ganarla sólo con su feligresía del Frente Amplio”, remata.

También puedes leer: “Terrible de arrogante” y “un político del pasado”: El afiebrado historial de opiniones de Boric sobre Lagos


Volver al Home para seguir leyendo más notas de The Clinic

The Clinic Newsletter
Comentarios