Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

La Convención

18 de marzo de 2022

Hacia una Constitución invertebrada: el incierto futuro de las normas de sistema político en la Convención

El primer informe emanado de la comisión de Sistema Político, donde sus contenidos serán el soporte institucional para la futura Carta Fundamental, cuenta con tres puntos cruciales que se votarán en el Pleno, ante un escenario de dispersión entre las fuerzas de izquierda; desde el diseño de un triunvirato de autoridades en el Poder Ejecutivo, hasta un Congreso Plurinacional que eliminaría el Senado. "No va a contar con los dos tercios”, advierten en el Frente Amplio.

Por Felipe González y Joaquín Abud

A partir de las 15:00 horas de hoy, 18 de Marzo, comenzará la votación en general de la última comisión temática de la Convención Constitucional: Sistema Político. Acaso la más relevante de todas las siete comisiones temáticas, bautizada por algunos como “la madre de las comisiones” debido a que es ahí donde se define la estructura del Poder Ejecutivo y Legislativo.

Ante tamaño desafío, esta comisión llega a medirse ante el Pleno de la asamblea no sin polémicas en el camino. Una de ellas, tal vez la más notoria, ocurrió cuando las distintas fuerzas de izquierda y centro izquierda representadas en la instancia llegaron a un acuerdo para establecer un sistema unicameral, eliminando así el Senado.

Con todo, el primer informe emanado de la Comisión de Sistema Político llega con escasas esperanzas de que avance su tramitación en el Pleno. En los pasillos del ex Congreso se reconoce transversalmente que hay numerosas propuestas que marcan serios puntos de tensión entre los colectivos, y en los que a cuatro meses de su instauración, se evidencia su falta de acuerdos. 

En esa línea, los tres puntos más polémicos que serán votados en el Pleno de mañana son: las normas que establecen que el Poder Legislativo está compuesto de dos cámaras; un Congreso Plurinacional conformada por la cámara legislativa de origen y una Cámara o Consejo Territorial; el “triunvirato” que conducirá el Poder Ejecutivo en base a un modelo constituido por las figuras del presidente, vicepresidente y ministro de gobierno; y la norma que homologa las “organizaciones políticas”, esto es, equiparando las facultades electorales para los movimientos sociales y partidos políticos. 

Estos puntos de tensión han generado fisuras en los colectivos de centro izquierda y de izquierda dentro de la convención, ya que mientras algunos aseguran que los acuerdos aún no satisfacen sus planteamientos, otros -una minoría- asegura que aprobarán para honrar dichos acuerdos.

“Espero que se devuelvan muchos artículos a la comisión”

El Frente Amplio cuenta con tres representantes que suelen liderar la agenda a partir de la comisión de Sistema Político: Fernando Atria, Constanza Schönhaut y Jaime Bassa. Pese a que dentro de las huestes frenteamplistas se reconoce la experiencia de los tres convencionales en los temas propios de la comisión, también reconocen fuera de micrófono que “nos ha ido mal en las votaciones”, al interior de esta.

Esto generó que el primer informe emanado de la comisión no deja conforme a algunos convencionales del bloque.  “Espero que en esa votación se devuelvan muchos artículos a la comisión. Principalmente todos aquellos que tienen que ver con la segunda cámara territorial que hace de Senado, que no tiene coherencia con el Estado Regional ya aprobado en el borrador de la nueva Constitución”, afirma la convencional Yarela Gómez (Convergencia Social), quien, a su vez, también manifiesta dudas respecto a otros nudos que el informe contiene.

“Hay varias propuestas problemáticas, principalmente la duplicidad que existe entre presidente y vicepresidente. Considero que es innecesaria la figura de la vicepresidencia; la segunda cámara es compleja y el modelo electoral es algo que hay que profundizar y revisar bien”, sintetiza la convencional.

En tanto, la coordinadora de la comisión Forma de Estado, Jennifer Mella (Indep. Convergencia Social), tiene un pronóstico claro respecto a escasa viabilidad política en las normas que serán votadas hoy por el Pleno.

“Gran parte de los 94 artículos no van a contar con los dos tercios”, augura Mella, quien profundiza en los puntos débiles de la propuesta: “Hay una problemática con el triunvirato que sale de la presidencia. También se va a tener que revisar las facultades y composición de la segunda cámara. Hay que volver a revisar cuál es la participación de movimientos sociales y partidos, van a ser cosas que ojalá vuelvan a la comisión con el tiempo de quince días para que sea un informe de reemplazo contundente”.

En esa línea, el convencional Ignacio Achurra (Convergencia Social), también ahonda en sus críticas respecto a la norma que habilita los prerrogativas electorales a las organizaciones políticas (partidos o movimientos)  

“En lo sustantivo no comparto la idea de homologar las condiciones de los movimientos sociales a los partidos políticos porque hay suficiente evidencia que ese tipo de acciones tienden a la fragmentación del sistema”, sentencia el convencional.

Con todo, entre los convencionales del FA reconocen que votarán en contra de casi todo el informe, pues estiman que el modelo de Poder Legislativo no satisface sus objetivos unicameralistas, además del escaso consenso que genera la propuesta que homologa a los movimiento sociales con los partidos políticos. 

“Si esta fórmula no es lo suficientemente robusta como para que nos permita desarrollar ese fondo, hay que repensar completamente qué es lo que se está proponiendo”, adelanta Yarela Gómez.

En tanto, el convencional Fernando Atria (Indep. Revolución Democrática) defiende la propuesta que integra a los movimientos sociales con el sistema electoral.

“Lo que me sorprende de las críticas es que se desentienden de la crisis de los partidos políticos. La crítica es que los partidos políticos son importantes para la democracia, y con esa trivialidad estamos todos de acuerdo. El punto es que lo que hoy día son legalmente partidos políticos, no están cumpliendo esa función que los hace centrales para el sistema democrático”, argumenta el constitucionalista.

En tanto, la convencional Constanza Schönhaut (Convergencia Social), reconoce que aún hay aspectos que deben afinarse entre las fuerzas políticas que integran la comisión. En este sentido, la constituyente se abre a la posibilidad de rechazar las normas debido al carácter “sistémico” del informe y a la coherencia mínima que requiere una Carta Fundamental.

“A diferencia de otros, es un informe sistémico, lo que significa que las normas son interdependientes entre ellas en su gran mayoría. Por lo tanto hay que tener ojo con la posibilidad de aprobar algunas normas que eventualmente puedan quedar sin coherencias con otras normas posteriores”, argumenta.

“Estamos en conversación con los distintos colectivos para ver cuál es la mejor estrategia, porque hay un acuerdo base en el cual concurrimos casi todas las fuerzas de la comisión. Sabemos que hay otros aspectos que hay que terminar de resolver”, agrega la abogada.

Colectivo Socialista: “Vamos a rechazar”

En tanto, sin mayores rodeos, diversos convencionales del Colectivo Socialista y otras fuerzas de centro izquierda reconocen a este medio: “vamos a rechazar”.

Por cierto, esta postura contiene matices. Mientras convencionales del Colectivo del Apruebo insisten en que rechazarán casi todo el informe, en el Colectivo Socialista comentan que rechazarán las normas relacionadas con el modelo propuesto para el sistema electoral y los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Cabe recordar que tanto el Colectivo Socialista como el Colectivo del Apruebo participaron del acuerdo previo entre las diversas izquierdas representadas en la comisión de Sistema Político, a fin de eliminar el Senado e instaurar una Cámara Territorial. Sin embargo, ese acuerdo fue cayéndose con el pasar de los días, en medio de fuertes críticas de parte desde Congreso, principalmente los senadores del Partido Socialista. 

Un caso aparte es el Partido Comunista, donde los convencionales que integran la comisión afirman que aprobarán las normas referentes a los tres puntos que divide a la izquierda de la Convención.

Sin embargo, una improbable situación se reconoce entre los convencionales de Movimientos Sociales, donde reconocen que las normas en cuestión tampoco los representan. Ni siquiera las que buscan homologar en términos electorales a los movimientos sociales con los partidos políticos, las que nacieron desde sus filas al interior de la comisión de Sistema Político.

A lo anterior se suma las suspicacias entre las propias orgánicas de izquierda. Entre los convencionales de Movimientos Sociales reconocen un recelo hacia el Partido Comunista, ya que los acusan de darles las espaldas para los acuerdos de Sistema Político, cuando hasta hace algunas semanas se entendían como aliados. En todo caso, este grupo de convencionales se inclina por rechazar el informe.

En la derecha, en tanto, sin bien comentan fuera de micrófono que el plan inicial es “rechazarlo todo”, agregan que estarán a la espera de ver las definiciones que tome el Partido Socialista, en quienes han encontrado un aliado improbable al interior de la comisión. Ejemplos de esta alianza: ambos bandos son partidarios de un presidencialismo atenuado y rechazan de la misma forma el triunvirato de figuras propuestas para la conducción del Poder Ejecutivo: presidente, vicepresidente y ministro de gobierno. 

También puedes leer: Lily Pérez y su análisis sobre la derecha chilena: “De tanto resistirse a los cambios, lo entregaron todo y mal”


Volver al Home

Notas relacionadas

Deja tu comentario