Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

28 de Mayo de 2022

Alianza del Pacífico y crisis migratoria: cómo la elección presidencial de Colombia podría articular un  “revival” progresista entre Boric, Petro (y tal vez Lula en Brasil)

Alianza del Pacífico y crisis migratoria: cómo la elección presidencial de Colombia podría articular un "revival" progresista entre Boric, Petro (y tal vez Lula en Brasil) Twitter de Gustavo Petro @petrogustavo

Los comicios presidenciales de este domingo 29 de Mayo en Colombia, tiene como favorito al candidato de izquierda Gustavo Petro, quien ya ha demostrado una fuerte sintonía con el Presidente Boric. De resultar electo el abanderado de Colombia Humana, los expertos en política exterior señalan que podría potenciar una mayor articulación entre los gobiernos progresistas de la región, tras el declive de la derecha que representaron Sebastián Piñera e Iván Duque, tras el truncado proyecto de Prosur. Asoman eventuales espacios de gestión conjunta: la crisis humanitaria en Venezuela y volver a fortalecer un mercado regional común. 

Por

Este domingo 29 de Mayo se realizará la primera vuelta presidencial en Colombia, donde por primera vez en la historia republicana del país cafetero, un gobernante domiciliado en la izquierda podría llegar al poder.

Esto, ya que el candidato que se reconoce como “izquierda progresista”, Gustavo Petro, cuenta con una ventaja en las encuestas -variando entre un 35% a un 40% en intención de voto-, muy por encima de sus rivales más cercanos. Mientras el derechista Federico Guiterrez estaría consolidándose en el segundo lugar con números que van entre 20,8% y el 27% -CNC e Invamer-, Rodolfo Hernández -el llamado “Trump” colombiano dada su acaudalada fortuna y cualidad de outsider de la elite política-, no logra superar el 20% de popularidad. 

Si bien todos los números adelantan un escenario de balotaje -el cual debería realizarse el 19 de Junio-, ya que ningún candidato estaría obteniendo más del 50% de los sufragios, Gustavo Petro es el favorito para llegar a la Casa de Nariño -sede de gobierno. Todo con un críico telón de fondo, luego que Colombia viviera su propio Estallido Social en Abril del año pasado denominado Paro Nacional, debido a una reforma tributaria impulsada por el gobierno del actual presidente, Iván Duque

Es así que Petro, otrora miembro del grupo guerrillero urbano M-19, ex alcalde de Bogotá y ex senador por dos períodos parlamentarios, podría llegar a la cabeza del Ejecutivo colombiano con una agenda  que promete transformaciones estructurales; un cambio en el modelo económico para impulsar la producción agropecuaria, una reforma agraria, el fin al extractivismo y un fuerte énfasis en el feminismo y el ecologismo.

No obstante la trayectoria local de Petro, su figura ha trascendido las fronteras de su país. Actualmente es una de las promesas del progresismo latinoamericano, desde donde ha mostrado una fuerte sintonía con el Presidente Gabriel Boric.

Muestra de ello ocurrió en el cambio de mando presidencial del 11 de Marzo, donde el candidato colombiano fue invitado por Boric, mientras que el presidente Iván Duque, cuya cercanía con el ex Presidente Piñera era manifiesta, envío a una comitiva en su representación. 

Durante su visita, de hecho, Petro se reunió con los ministros de la Segpres y Segegob, Giorgio Jackson y Camila Vallejo, en la Casa Central de la U. de Chile. También hizo lo mismo con el convencional Jaime Bassa, primer vicepresidente de la Convención.

Reactivación de la Alianza del Pacífico 

Fue en el primer discurso del Presidente Boric tras ingresar a La Moneda, cuando lanzó las primeras señales sobre la posición geopolítica que pretende impulsar respecto a los otros gobiernos de la región.

Ahí, desde un balcón de la sede de gobierno y frente a centenares de adherentes congregados en la Plaza de la Constitución, Boric intentó imprimir una épica americanista a aquella jornada. “Basta de mirar con distancia a nuestros países vecinos: somos profundamente latinoamericanos. Un saludo a nuestros pueblos hermanos, desde este continente haremos esfuerzos para que la voz del sur se vuelva a escuchar firme en un mundo cambiante”, expresó.

Sobre esta impronta, el académico e investigador del Instituto de Investigaciones en Ciencias Sociales de la UDP, Germán Campos-Herrera, afirma: “una eventual victoria de Petro en Colombia daría un mensaje potente para varios estados en América Latina de retomar estos proyectos y promesas históricas que quedaron pendientes con ese viraje que hubo en los dos mil de las izquierdas en el poder y que en este momento se está gestando en Chile con este dinamismo de las izquierdas, de este progresismo, que busca profundizar ciertas reformas”.

Con miras a la cooperación que ambos países podrían entablar en caso de que Petro ratifique su favoritismo en los comicios presidenciales de su país, el investigador agrega que “es evidente que gobiernos como el de Boric y una eventual victoria de Petro, pueden generar una serie de acuerdos de cooperación, así como también con otros gobiernos de esta misma tendencia, para fortalecer estos lazos transnacionales del proyecto progresista en América Latina”.

Una línea coincidente tiene el académico del Instituto de Asuntos Internacionales de la Universidad de Chile (IEI), Gilberto Aranda, quien incluso proyecta escenarios ante la Alianza del Pacífico.

“Va a ser bien importante respecto a la coordinación que puede haber, por ejemplo, en relación al pacto Alianza del Pacífico, que tuvo una orientación aperturista y liberal, y que probablemente va a sufrir algunas transformaciones ahora que hay cierto alineamiento entre México, Colombia, Perú y Chile”, ilustra.

En este sentido, Aranda profundiza en la sensibilidad de izquierda coincidente en los gobiernos de esos cuatro países. “Hay cierta sintonía respecto a una visión de las necesidades sociales, una sensibilidad social que hace que estos cuatro gobiernos puedan pensar en reactivar Alianza del Pacífico, transformando parte de sus orientaciones y su arquitectura frágil”, sostiene.

En tanto, el politólogo y académico de la Licenciatura en Estudios Internacionales de la Universidad de Santiago, Marcelo Mella, destaca las coincidencias económicas entre Colombia y Chile que podrían cimentar un espacio propicio para la cooperación entre ambos países.

“Chile y Colombia tienen un espacio de acuerdos importantes en materias de cooperación. Son dos países que han tenido indicadores económicos bastante similares en los últimos años, por lo tanto, están en una situación bastante simétrica”, afirma Mella, al tiempo que se aventura en apuntar un aspecto clave que podría existir en ese espacio colaborativo.

“Uno podría pensar: ¿por qué no existen acuerdos de colaboración científica? Ya que uno de los grandes problemas de América Latina es que se mantiene en una economía que se parece mucho a la del siglo XIX, basada en la exportación de productos naturales sin la generación de valor agregado y sin aplicación de tecnología”, sugiere el académico.

“Chile y Colombia tienen un espacio de acuerdos importantes en materias de cooperación. Son dos países que han tenido indicadores económicos bastante similares en los últimos años, por lo tanto, están en una situación bastante simétrica”, afirma Marcelo Mella.

Coordinación para la crisis humanitaria de Venezuela

A juicio de Gilberto Aranda, la sintonía que se abriría entre ambos países podría abordar, incluso, la crisis humanitaria respecto al masivo éxodo de venezolanos. Sobre este punto, cabe señalar que de acuerdo a datos de la Plataforma de Coordinación para Refugiados y Migrantes de Venezuela de Acnur, los tres países que han recibido mayor cantidad de  migrantes venezolanos son Colombia, Perú y Chile.

“Ahí va a ser bien importante conversar para llegar a algunos acuerdos para enfrentar el desafío de albergar y distribuir en diferentes países a los venezolanos y venezolanas que escapan de su país”, apunta el académico. 

Asimismo, el docente lo complementa con un matiz: el preponderante papel que podría tener Brasil en la región si el ex presidente Lula Da Silva resulta reelecto en los comicios presidenciales de Octubre, situación probable según las encuestas del gigante sudamericano.

“Claramente esto va más allá de Colombia y Chile, porque hay otros países que hay que involucrar, como Brasil. Entonces, para la crisis de emergencia humanitaria va a ser muy importante la definición que va a tomar Colombia, pero también lo que va a pasar en Octubre con la elección en Brasil”, argumenta Aranda.

Izquierdas progresistas versus Izquierdas tradicionales

De resultar electo Gustavo Petro, se sumaría junto al Presidente Boric a un resurgimiento de gobiernos de izquierda en el continente. 

Sin embargo, Gilberto Aranda hace la distinción sobre gobiernos latinoamericanos domiciliados en una “izquierda tradicional” como el que conduce el presidente Pedro Castillo en Perú, ejemplifica el académico.

“Veo que hay muchas izquierdas, algunas progresistas y otras no progresistas que han llegado al poder. Más bien, diría que hay un croma diverso de izquierdas, pero ciertamente dentro de esta diversidad me parece que los casos de Colombia y Chile tienen muchas cosas más en común que respecto de Perú o México”, afirma Aranda, quien también señala como parte de la izquierda progresista al gobierno de Alberto Fernández en Argentina y a Lula en Brasil, siempre en caso de resultar reelecto.

En esa línea, el investigador del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad Arturo Prat, Sébastien Dubé, asegura que de ganar Petro las elecciones, es “esperable un cambio de discurso y de tono en la política exterior del país”, afirma el académico, quien apuesta porque Petro intentará “marcar una ruptura simbólica, un cambio con la administración anterior. Por lo tanto, y por las afinidades con el gobierno chileno, está claro que una victoria de Petro fortalecería el ‘bloque progresista’ en América Latina”.

Sobre esta ruptura con su antecesor, cabe recordar que el actual presidente de Colombia, Iván Duque, buscó posicionarse junto al ex Presidente Sebastián Piñera como dos de los bastiones de la derecha en el continente. Una pretensión perseguida por ambos gobernantes a través del extinto foro Prosur, el cual Chile abandonó cuando Boric entró a La Moneda; envió una nota formal a principios de Abril suspendiendo la participación de Chile en aquel emprendimiento diplomático que en su minuto intentó la centro derecha latinoamericana. 

Boric y Petro: todos los caminos llevan a aliarse con el centro

Más allá del papel que ambos mandatarios podrían ocupar en el continente, los analistas destacan las similitudes entre los gobiernos de Boric y el que podría esperarle a Petro.

“Son gobiernos que llegan al poder por la vía democrática, pero impulsados fuertemente por estallidos sociales multisectoriales. Entonces no se trata de la izquierda tradicional, sino de una izquierda que busca una renovación profunda del funcionamiento de los sistemas democráticos”, sostiene Marcelo Mella, para quien ambos gobiernos representan “historias paralelas”.

Con todo, el académico también arroja luces sobre la compleja situación que tienen ambos gobiernos respecto a la correlación de fuerzas en el parlamento.

“Comparten una condición de complejidad en ambos casos, porque son gobiernos que tienen altas expectativas en la ciudadanía, pero que tienen una cuota de respaldo en el congreso que es minoritaria”, dice en relación al 30% de apoyo que la coalición de Petro, Colombia Humana, obtuvo en las últimas elecciones parlamentarias, realizadas en Marzo de este año.

Para Gilberto Aranda, esto implicaría que Petro pase por una reestructuración de su base de apoyo similar a la que vivió el Presidente Boric entre la segunda vuelta presidencial y su arribo a La Moneda, en donde amplió la coalición gobernante para incluir al Socialismo Democrático, esto es, la ex Concertación más el Partido Liberal.

Gustavo Petro ha tenido un proceso de transformación dentro de sus propuestas de izquierda que lo acercan mucho a la experiencia del Frente Amplio. La coalición de Petro, Colombia Humana, se parece mucho a Apruebo Dignidad. Y probablemente en una segunda vuelta van a necesitar el concurso de otras fuerzas políticas, por ejemplo, los Liberales”, argumenta el académico apuntando a uno de los dos partidos tradicionales del centro político colombiano.

“Si hubiese una segunda vuelta, van a tener un aprendizaje muy parecido al chileno respecto a hacer convivir a distintos sectores dentro de un gobierno”, cierra Aranda.


También puedes leer: Lo que no se sabía del último pleno del PC: la «cláusula Jadue» para que los comunistas laven la ropa sucia dentro del partido

Notas relacionadas

Deja tu comentario