Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Cosecha Propia

7 de Agosto de 2022

Esteban Cabezas, autor de libros para niños: “Si a la literatura adulta no se le exige mensajes, ¿por qué a la literatura infantil o juvenil sí?”

Al contestar un cuestionario hecho por The Clinic sobre qué necesitan leer los niños hoy, el creador de reconocibles personajes, como María la Dura y Julito Cabello, comenta que lo mejor "es invitar a los niños a escoger". "Leer es una invitación, ojalá hecha por adultos informados y que prediquen con el ejemplo", sostiene.

Por

Dice que cuando un niño o niña se le acerca y le cuenta que disfrutó mucho algo que él escribió, se siente MUY bien. Por eso Esteban Cabezas sigue escribiendo libros para niños. Una, otra y otra vez.

Gracias a ellos ganó los premios Premio Barco de Vapor, Municipal de Santiago y Medalla Colibrí y sus más de 20 obras son leídas incluso en los colegios.

En el día de ese público tan especial, el autor detrás de los personajes Julito Cabello, María la Dura y El Señor Caca es invitado a responder un cuestionario sobre los libros, personajes y temáticas clave para los niños hoy. Advierte que no le gusta el adultocentrismo y que, por ende, le cuesta responder a sus preguntas.

Pero, leyéndolas, como un niño que se depara con un universo mágico, podemos soñar y reflexionar sobre nuestra infancia y cómo nos portamos como adultos.

Aquí, las respuestas de Esteban Cabezas a The Clinic.

Teniendo en consideración el contexto social, político y cultural de hoy: ¿qué libros deberían leer los niños?  

-Creo que los niños no “debieran” leer determinados libros. La educación, creo, tiene que ver más con predicar con el ejemplo -y de darse el tiempo de razonar con lxs mojonxs chicxs- que de considerar a la lectura como un instrumento. El adultocentrismo en la prescripción es algo con lo que no puedo estar de acuerdo, sorry. 

¿Qué temáticas le parecen clave que los libros aborden? 

-Más bien, cuando aparecen libros sobre cómo manejar los sentimientos, o de cómo ordenar la pieza y la vida infantil (al estilo de Marie Kondo), es cuando esta idea algo iluminista llega a un extremo. Lo más probable es que haya la mejor de las intenciones tras la elección de estos títulos, pero la misión de los libros es otra. Ojalá que lxs niñxs lean por gusto. 

Crédito: Marko Torres

¿Qué mensajes deberían tener los libros para los niños hoy?  

-Ninguno evidente ni estructural. Porque aunque en sagas de manga como Naruto o One Piece, o en el mismo Harry Potter, se deslicen enseñanzas, no son “libros sobre” un mensaje en especial. Y si a la literatura adulta no se le exige esto, ¿por qué a la literatura infantil o juvenil sí? Al recordar alguna película de Hayao Miyazaki nadie se pregunta sobre cuál es el mensaje de “Mi amigo Totoro”. O cuál es la moraleja de “Hora de aventuras”. Es a los libros a los que se les pide algo que no corresponde. 

Imagínese un nuevo libro para niños con mensajes significativos. ¿Cómo sería la reseña de ese libro? ¿Cómo se titularía?

-Iba a decir en broma que podría ser “El libro de las virtudes para niños”, y ahí me acordé que esa cosa existió realmente alguna vez y que fue en esta dimensión, no en una paralela. La reseña diría “una verdadera joya etrusca”, o lo que signifique eso (aunque lo más seguro es que digan EDUCATIVO). Y si es por imaginar algo instrumental que me cause gracia, me quedo con los exitosísimos libros japoneses del Profesor Caca, los que acaban de ser traducidos al español. Por eso el primero se llama “Las mates son una caca”. Y esto es de verdad, no imaginado. La crítica diría… aunque es mejor que no digan.

-¿Qué personajes considera importante incluir en las nuevas obras para niños (ya sea ficticio, basado en la realidad, vivos o muertos)?

-Falta mi abuelita Porfidia. Estoy en falta. Una vez la llevamos a los juegos Diana y se rió tanto con los espejos deformantes que se le cayó la placa. La extraño mucho.

Cualquier comentario extra que quiera añadir, pensando en el Día del Niño, en la literatura y en la infancia hoy. 

-Creo que lo mejor es invitar a los niños a escoger, en una librería o en la biblioteca. Puede que pidan un libro de Dross, o de El Rubius (ay, ojalá que no), y uno tendrá que acompañarlos en su lectura, opinando con argumentos. Y si piden algo de Alice Kellen, ojalá poder decir que igual escribe bien, mientras que Flor M. Salvador ni de casualidad (sangran los ojos al leer “Boulevard”). Leer es una invitación, ojalá hecha por adultos informados y que prediquen con el ejemplo. Y lo otro: ojo que hay distintos tipos de lectores, por lo que el Record Guiness o la Súper Extra Delux Guía Esencial Definitiva de Pokemón también valen. 

Notas relacionadas

Deja tu comentario