Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Entrevistas

20 de Octubre de 2022

Axel Callís (Data Influye): “Boric no tiene ningún espacio para nada antes de cerrar el acuerdo constitucional”

El director de la encuestadora Data Influye analiza el discurso del Presidente sobre el tercer aniversario del Estallido Social, un hito sobre el que traza una línea divisoria; “el quiebre entre Boric y el octubrismo se produce en noviembre de 2019, no ahora”, dice, ya que “el octurbismo es calle y por oposición están los acuerdos”, argumenta. En este contexto, pone el acento en las limitaciones que tendría el Mandatario ante los esfuerzos por habilitar un nuevo Proceso Constituyente: “Si se insiste en tener escaños reservados, capaz que se caiga el acuerdo”, previene en entrevista con The Clinic

Por

El tercer aniversario del Estallido Social comenzó inmediatamente a las 9:30 del miércoles 18 de octubre con un discurso de Gabriel Boric desde La Moneda. Ahí, el Presidente afirmó que la Revuelta “no fue una revolución anticapitalista y tampoco una pura ola de delincuencia”.

Una interpretación que para el director de la encuesta Data Influye, Axel Callís, “es justamente lo que está haciendo la academia, que es interpretar correctamente el Estallido Social”, dice el sociólogo en entrevista con The Clinic.

En esta conversación el investigador revisa el significado del concepto “octubrismo”, asegurando que Boric quebró con esta corriente en noviembre de 2019, cuando el entonces diputado estampó su firma en el Acuerdo por la Paz y la nueva Constitución, a contrapelo de su propio partido, Convergencia Social. 

También analiza la posición del Presidente respecto de su capital político, a propósito de los intentos por habilitar un nuevo Proceso Constituyente, compleja coyuntura donde Callís esboza una prevención: “si se insiste en tener escaños reservados, capaz que se caiga el acuerdo”.

-¿Qué le pareció el discurso del Presidente Boric en el tercer aniversario del Estallido? ¿Ha cambiado mucho comparado a cuando era diputado y se sumó a las manifestaciones de aquellos días?

-Evidentemente hay un cambio. No es lo mismo ser un diputado del Frente Amplio en ese minuto, en medio del Estallido Social, que ser el Presidente de la República que tiene que administrar el orden público y la seguridad. Hay un cambio notable del discurso que tiene que ver, en buena parte, con el sentido de responsabilidad del cargo. También hay una mirada distinta que está, de una u otra forma, mediada por el resultado del Plebiscito y otras variables de contexto.

-¿Rompió con el octubrismo Gabriel Boric en su discurso, como dice Eugenio Tironi?

-El octubrismo no ha encontrado una definición en la academia todavía. Tiendo a pensar que el octubrismo tiene dos componentes: una mirada romántica del 18 de octubre, donde la violencia aparece como el gatillante que posibilita los cambios y, por otro lado, se relaciona el octubrismo con identitario, que también fue una de las desviaciones que tuvo el Estallido Social y que eso sí la academia lo está discutiendo.

-Cada sector político busca darle su propio significado al 18 de octubre. La derecha enfatiza en la violencia, mientras que la izquierda pone énfasis en las demandas sociales. ¿Quién está ganando en esa discusión?

-Lo que pasa es que el octubrismo es un concepto que se opone al noviembrismo. El octurbismo es calle y, por oposición, están los acuerdos, es decir, la política y lo institucional. 

Entonces, si uno tiene que definir octubrismo, tiene que definirlo con posiciones políticas. Ahí la pregunta es: ¿quién defiende el octubrismo? Y yo diría que muy poca gente; parte del PC, Comunes y algunos sectores del Frente Amplio, pero poca gente después de noviembre y de la Convención Constitucional. 

-¿Es posible identificar a qué sector político le resulta más útil la utilización del concepto “octubrismo”?

-En la Convención, de una u otra forma, es derrotado el octubrismo. Entonces, el concepto le sirve mucho más a la derecha, en términos de fortalecimiento, que a la izquierda. A la izquierda no le significa nada el término porque no aglutina políticamente, no genera unidad ese concepto, sino que al revés, genera división, justamente dentro de Apruebo Dignidad. 

El quiebre entre Boric y el octubrismo se produce justamente en noviembre de 2019, no ahora. O sea, si hay algo que rompe con el octubrismo es apoyar el acuerdo de 15 de noviembre, porque era otra estrategia. Recordemos que el PC en todas las instancias votó en contra del acuerdo. Eso es, llamémosle, la inercia del octubrismo.

-En resumen, ¿el octubrismo opone a la calle ante los acuerdos políticos?

-Exactamente, es la manifestación política de la calle versus los acuerdos y versus la salida política al conflicto que había. Y de una u otra forma, lo que había de octubrismo se traslada a la Convención Constitucional y eso es derrotado en el Plebiscito del 04 de septiembre. En resumen, Boric ya estaba fuera del octubrismo desde hace tres años, desde noviembre.

“Dudo que todo el ‘jaduismo’ haya votado en primera vuelta por Boric”

-¿Con este discurso el Presidente pierde el apoyo de quienes están a su izquierda, por ejemplo, de quienes en su minuto apoyaron a Daniel Jadue?

-Yo tengo reparos sobre si el jaduismo votó por Boric en la primera vuelta. Porque lo que sube Boric, según estudios electorales que yo mismo he hecho, es esencialmente desde el Socialismo Democrático en la primera vuelta. 

Recuerda que en la primaria Boric sacó un 1 millón de votos y Jadue saca unos 800 mil. Todo el mundo hizo la suma de esas dos votaciones para lo que obtuvo Boric en primera vuelta, pero ya en esa primera vuelta había un componente importante de votos del Socialismo Democrático. Dudo que todo el jaduismo haya votado en primera vuelta por Boric.

-En su discurso el Presidente dijo que la lectura sobre los cambios que se demandaron en octubre del 2019, estuvo “nublada por ideas preconcebidas”. ¿Cómo interpreta eso? 

-Eso es responsabilidad de Estado. No se puede separar esa parte del discurso con lo que es la concreción de la agenda social que él nombra y que le da origen al Estallido Social. 

Lo que Boric está haciendo es justamente lo que está haciendo la academia, que es interpretar correctamente el Estallido Social, no como un estallido de identidades, sino que como un estallido de insatisfacciones profundas con materias sociales. 

Lo que hace el Presidente es decir que si se quiere transformar la agenda original del Estallido, que es lo social, se necesita resignificar ciertas ideas que tienen que ver con agendas mucho más cortas y más específicas. 

-¿Por ejemplo?

-O sea, seguir con el tema de los pueblos originarios, por dar un ejemplo de identidades, pone en riesgo el acuerdo constitucional. Si se insiste en tener escaños reservados, capaz que se caiga el acuerdo y no se logre absolutamente nada. Esas son estructuras que imagino que él entiende como ideas preconcebidas.

-La senadora Fabiola Campillai emplazó al Presidente Boric a aplicar indultos particulares en base a que el proyecto que está en el Senado “ya no sirve”, idea secundada por senador y presidente de RD, Juan Igancio Latorre (RD) se mostró favorable a esa salida. ¿Tiene capital político para tomar esa medida el Presidente?

-Cero. No tiene ningún espacio en este minuto para los indultos, ahí la derecha lo va a hacer mierda con el acuerdo constitucional. Boric no tiene ningún espacio para nada antes de cerrar el acuerdo constitucional.


Notas relacionadas

Deja tu comentario