Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Entrevistas

7 de Noviembre de 2022

Diputado Juan Santana (PS) y reforma de pensiones: “La gran resistencia de los sectores económicos es que se le va a quitar el monopolio de las AFP”

Cedida

El diputado miembro de la Comisión de Trabajo de la Cámara -instancia donde comenzará la tramitación de la propuesta previsional del gobierno-, aborda las complejidades que tendrá el avance legislativo de la iniciativa. "A la oposición la veo en una situación compleja, porque aparecer como representantes de la población defendiendo a las AFP, es sumamente indigno", acusa, aunque reconoce que el oficialismo deberá dar una "lucha cultural" para defender que una parte de la cotización adicional tenga como destino un ente público de reparto.

Por

A través de una cadena nacional, el pasado miércoles 04 de noviembre, el Presidente Gabriel Boric anunció los principales lineamientos de la reforma de pensiones que intentará llevar a cabo durante su mandato, con una importante innovación respecto al sistema vigente hasta ahora: terminar con las AFP.

Durante la próxima semana, el proyecto debería ingresar a la Cámara de Diputados y comenzar su tramitación legislativa, lo que va a suponer un esfuerzo mayor por parte del Ejecutivo y los parlamentarios oficialistas respecto de reunir los votos necesarios. Esto, considerando que los ex presidentes Michelle Bachelet y Sebastián Piñera fracasaron en llevar a cabo sus propias reformas de pensiones.

Uno de los parlamentarios que tendrá que tramitar este proyecto en la Comisión de Trabajo es el diputado PS Juan Santana, quien en entrevista con The Clinic profundiza en los efectos de la iniciativa, estableciendo una relación entre el fin de las AFP y la mejora en el monto de las pensiones.

-Uno de los puntos importantes de los anuncios del Presidente sobre la nueva Reforma de Pensiones es el fin de las AFP. ¿Es algo primordial para el oficialismo?

-Es una prioridad terminar con las AFP en tanto instituciones que no han sido capaces de entregarle el mejor rendimiento y la mejor administración a los ahorros previsionales de las personas. Nunca acá va a existir, ni por parte del gobierno ni de sus parlamentarios, una tarea que sea vista como un fin en si mismo. 

Acá se le da a la población una posibilidad para que su 10% de ahorro individual sea administrado por un ente público o un ente privado, siendo el trabajador quien va a elegir a dónde van sus fondos, mientras que los privados que van a prestar este servicio, van a tener naturalmente mayores exigencias por parte del Estado y eso va a repercutir naturalmente en la forma en que las AFP, o en este caso otras instituciones, administran los fondos de los trabajadores y los pensionados. 

-¿Se terminan realmente las AFP, o sólo se transforman en gestoras de inversión?

-Lo que pasa es que la reforma va a trazar un camino que va a venir a mejorar los ingresos de los adultos mayores, de las personas pensionadas en Chile. El establecer exigencias distintas a las que hoy día tienen para su funcionamiento las AFP, naturalmente es un avance significativo para muchos. 

Esta es una reforma que no solamente aborda el rol que tienen las AFP, también se incorpora un 6% adicional que viene a ser parte de un esfuerzo colectivo robustecido por parte del Estado y también de algunos empleadores en nuestro país. Y el Estado va a realizar un esfuerzo considerable con el aumento en el monto y en la cobertura de la PGU (Pensión Garantizada Universal) 

-¿Pero qué va a pasar con las AFP?

-Me parece que las AFP van a desaparecer en la medida de que existan más instituciones y más organismos que puedan ofrecer una mejor administración de los fondos de ahorro individual de cada trabajador.

En ese sentido, vamos a dar un paso significativo, porque sin vulnerar el legítimo derecho de las personas a elegir hacia dónde van sus fondos de ahorro individual, vamos a estar diversificando la oferta de instituciones que prestan este servicio de administración de fondos y le vamos a quitar de alguna forma el monopolio que hoy día tienen las AFP.

-¿Usted considera que la oposición va a hacer una defensa a las AFP?

-Sí, yo creo que han estado intentando esconder esa crítica. Porque naturalmente, el que se defienda públicamente a instituciones que están ante los ojos de la población desprestigiadas desde el punto de vista del rol que han tenido durante estos años, es una cuestión bien complicada. 

Las críticas y el enfoque inicial que se le dio a esta reforma por parte de la oposición, tenía más bien que ver con aspectos que venían del Proceso Constituyente, como la propiedad y heredabilidad de los fondos. Yo creo que esa crítica no caló porque la población se ha dado cuenta en pocos días que en primer lugar la reforma va a mejorar las pensiones. 

En segundo lugar, la población ha entendido que los ahorros individuales de cada trabajador no van a ser tocados por parte de nadie.  A la oposición la veo en una situación compleja, porque aparecer como representantes de la población defendiendo a las AFP, es sumamente indigno. 

Sin perjuicio de eso, por parte del gobierno y de todos los parlamentarios oficialistas, deberemos hacer un esfuerzo mayor en orden a establecer un diálogo para que esta reforma cuente con un amplio apoyo al interior de la Cámara y del Senado.

-¿La oposición deberá resolver si apoya la reforma o aparece defendiendo a las AFP?

-Exacto. Y es importante que la población pueda entender cosas sobre la propuesta: acabamos con las AFP, vamos a terminar con su monopolio. Pero la pregunta importante es qué ofrece el gobierno con esta reforma a la población. En primer lugar, la respuesta es la posibilidad de elegir, la posibilidad de que colectivizando el riesgo a través de una tasa de interés nocional, van a disminuir las posibilidades de pérdida en el caso de la población. 

Va a existir también un principio de seguridad social que le va a garantizar no solamente a las personas mejores ingresos, sino que sus fondos van a estar resguardados a través de un esfuerzo colectivo.

-¿El oficialismo estaría disponible para mantener las AFP si fuese necesario para sacar adelante la reforma, o es parte del corazón del proyecto?

-La principal resistencia que tiene la derecha, a pesar de que no lo han dicho públicamente, no tiene que ver con el 6% adicional y que este vaya a un fondo colectivo. La gran resistencia que tienen los sectores de derecha y los sectores económicos con esta reforma, es que se le va a quitar el monopolio de administración de fondos a las AFP y naturalmente eso va a significar un cambio sustantivo en el actual sistema de previsión social. 

Vamos a incorporar el principio de la Seguridad Social, que este sistema no lo tiene, y me parece que esa es la principal resistencia que tienen los sectores de oposición. Hay cuestiones que en esta reforma son intransables: que se le quite el monopolio a AFP y que la incorporación del principio de la solidaridad es una cuestión que haría que esta reforma no fuese la misma.

Pensando en que ya han habido dos intentos fallidos en el último tiempo, ¿ve viable la aprobación de esta reforma? 

-Por supuesto, porque acá estamos hablando de que los montos de las pensiones se van a duplicar. Nos parece indispensable que exista un criterio de realidad y nos parece que lo más importante es que esta reforma se socialice con la población. Que la gente conozca los efectos y los impactos que va a tener en su calidad de vida y en sus ingresos. Habiendo una noción de eso en la población, es muy difícil que algún sector político se oponga.

-El fin de las AFP en sí mismo, ¿ayuda a mejorar las pensiones?

-Hay una relación directa para mejorar los ingresos de los adultos mayores, de las personas pensionadas en la necesidad de diversificar la oferta de instituciones y organismos que administran los fondos de los trabajadores. Y por otra parte, robustecer con un esfuerzo colectivo y solidario los ahorros de todas las personas de nuestro país, haciéndonos cargo también de aquellas situaciones donde por distintos motivos durante su vida laboral, no pudieron cotizar. 

Estamos hablando de los trabajadores informales y de las mujeres jefas de hogar. Por lo tanto, está vinculado a la posibilidad de diversificar la oferta en términos de instituciones que administran los fondos a que se mejoren los formatos de administración, porque va a haber competencia. Hay un conjunto de aspectos que se retroalimentan y son necesarios para mejorar las pensiones. El término de las AFP así como las conocemos es un factor necesario para mejorar las pensiones.

-El diputado Diego Schalper (RN) criticó que el aumento de la PGU esté ligado a la reforma tributaria. ¿Cómo ve ese comentario?

-Es que es una cuestión de toda lógica, naturalmente el dinero del Estado tiene que salir de algún lado. Es una cuestión que cualquier persona con dos dedos de frente puede entender que para que el Estado realice un esfuerzo de esa magnitud, necesita recursos. 

Por lo tanto, acá hay una contradicción que va en la misma línea de lo señalado por el ministro Marcel, en el sentido de que piden que el Estado se haga cargo del aumento en las pensiones, pero al mismo tiempo manifiestan su rechazo con la reforma tributaria en circunstancias que se ha pedido que, por ejemplo, no se incorpore dentro de este paquete de medidas el impuesto a los súper ricos. 

Nos parece una cuestión que es bastante de perogrullo y que en la experiencia comparada ha sido de bastante utilidad también en otros países.

-Al ligar ambas reformas, ¿no se corre el riesgo que las dos terminen fallando, considerando que son dos reformas vitales para el gobierno?

-Por supuesto. Y aún con un Congreso atomizado, la respuesta que hay que darle a la población proviene de aquellos sectores que se vayan a oponer a una reforma que ha tenido bastante flexibilidad y disposición en modificar e incorporar otro tipo de elementos. Acá hay dos reformas que son bastante amplias desde el punto de vista de la lógica, y que son necesarias también por el contexto que vive el país.

-Si uno ve lo que fue la campaña por el Plebiscito, da la sensación de que la gente quiere que sus cotizaciones vayan en su totalidad a una cuenta individual. ¿Va a suponer esto una dificultad para implementar la reforma?

-Seguramente hay una idea que también tiene la población de que sus ahorros no sean tocados por parte de nadie, pero yo le preguntaría o le haría una encuesta a las miles de mujeres que hoy día reciben una baja pensión porque durante su vida laboral no tuvieron la posibilidad de cotizar. 

Le preguntaría a los miles de trabajadores informales, a los trabajadores que no pudieron cotizar. A diversos actores de distintos rubros que hoy día perciben una baja pensión si es que este 6% adicional que se está sugiriendo por parte del Ejecutivo fuese destinado a un ahorro individual, no mejorarían su pensión en ningún aspecto. 

A todos ellos les preguntaría si están de acuerdo con un modelo que no va a mejorar sus ingresos, versus uno que sí lo va a mejorar. Sin lugar a duda, acá vamos a dar una lucha cultural en orden a explicar la importancia de que esta reforma considere los aspectos que considera.


Notas relacionadas

Deja tu comentario