Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

10 de Diciembre de 2022

Columna de Francisco Medina (IdeaPaís): ¿Cuál es el lugar de Giorgio Jackson?

Agencia Uno

"¿Qué es lo que sostiene hoy a Jackson en el gobierno, además de su amistad y trayectoria con el Presidente? Sin duda que la confianza personal, que suele ir de la mano con la amistad, es un activo importante en política. No obstante, cuando esa confianza no va acompañada de una gestión a la altura del cargo, las consecuencias las pagamos todos: los niños del servicio Mejor Niñez y los vecinos de los proyectos perjudiciales para el medioambiente" sostiene el autor.

Por Francisco Medina

La apuesta por Giorgio Jackson al mando de la Segpres no trajo los frutos esperados. Luego de seis meses marcados por frases desafortunadas y su incapacidad para tender puentes entre La Moneda y el Congreso, el Presidente decidió remover a Jackson de su cargo. Sobre las razones de su destitución, basta recordar las duras palabras del senador oficialista, José Miguel Insulza, luego de que Jackson afirmara que pertenecía a una generación política con valores y principios que distaba tanto del gobierno de Piñera como de la ex Concertación.

Sin embargo, a diferencia del resto de los ministros defenestrados, a Jackson se le dio una segunda oportunidad como Ministro de Desarrollo Social y de Familia (MIDESO). El objetivo era, entre otros, que el ex dirigente estudiantil recuperara algo del capital político dilapidado durante la etapa de instalación del gobierno. Pero luego de tres meses “habitandoel cargo, la gestión del ministro vuelve a estar en tela de juicio.

Hace una semana nos enteramos de que más de 25 mil niños, niñas y adolescentes (NNA) gravemente vulnerados en sus derechos no podrán recibir oportunamente las terapias que estaban programadas debido a un error administrativo del nuevo servicio Mejor Niñez, dependiente del MIDESO. En efecto, el pasado 30 de noviembre este organismo decidió invalidar la licitación que adjudicó a instituciones especializadas 206 programas destinados a intervenciones ambulatorias y de reparación. Lo anterior representa hechos de máxima gravedad en distintos niveles: primero, porque la falta de atención producirá daños psicológicos irreparables en los NNA y, segundo, porque podrían acarrear responsabilidad internacional del Estado de Chile.

En la misma línea, a pesar de los recursos asignados, la implementación de las nuevas políticas y programas de Mejor Niñez se ha visto estancada por falta de ejecución. Por ejemplo, durante este año no se licitaron algunos de los nuevos programas exigidos por ley y tampoco se publicaron los reglamentos necesarios dentro del plazo que correspondía para poner en marcha el nuevo servicio. Nuevamente, el responsable es el ministro Jackson ya que todos estos plazos vencieron durante su gestión.  

Por otro lado, la reciente destitución de la seremi de Desarrollo Social de la Región Metropolitana, Patricia Hidalgo, ha arrojado otro manto de dudas sobre la gestión de Jackson. Hidalgo fue destituida porque se le acusa de un hecho gravísimo: no denunciar a tiempo una presunta violación contra un NNA en una residencia de protección. Pero todo indica que las verdaderas razones fueron otras. Según dice la ex seremi, el Ejecutivo le ordenó votar, en contra de su voluntad, a favor de tres proyectos de construcción que fueron informados desfavorablemente por el Servicio de Evaluación Ambiental. Así entonces, el ministro Jackson habría decidido esconder de manera poco elegante los reales motivos de su remoción. 

¿Qué es lo que sostiene hoy a Jackson en el gobierno, además de su amistad y trayectoria con el Presidente? Sin duda que la confianza personal, que suele ir de la mano con la amistad, es un activo importante en política. No obstante, cuando esa confianza no va acompañada de una gestión a la altura del cargo, las consecuencias las pagamos todos: los niños del servicio Mejor Niñez y los vecinos de los proyectos perjudiciales para el medioambiente.

La pregunta que surge entonces es si existen razones suficientes para que el Presidente Boric continúe respaldando la labor de un funcionario que durante un año ha demostrado sobrada incompetencia para llevar a cabo las tareas asignadas. Es probable que Jackson siga en el gobierno durante un buen tiempo en virtud de su cercanía con el Presidente y su círculo más íntimo. Pero si ese fuera el caso, sería aconsejable que el ex diputado de Revolución Democrática asumiera nuevas labores, con menos atribuciones ejecutivas y más de impronta consultiva. En definitiva, quizás su lugar nunca ha sido el gabinete de gobierno, sino el segundo piso de La Moneda, que es donde están los amigos. 

* Francisco Medina es abogado e investigador de IdeaPaís.

Temas relevantes

#Francisco Medina#IdeaPaís

Notas relacionadas

Deja tu comentario