Secciones

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

14 de Junio de 2024

El informe del colegio Saint George’s que explica a la corte por qué no se expulsó a alumnos que adulteraron fotos de sus compañeras con IA

Agencia Uno

El colegio Saint George's justificó ante la Corte de Apelaciones de Santiago su decisión de no expulsar a los alumnos que adulteraron fotos de sus compañeras con inteligencia artificial. Argumentando haber seguido su reglamento interno y considerando atenuantes, el establecimiento defendió su manejo del caso en medio de críticas por la gravedad de los hechos y la respuesta institucional.

Por Catalina Reid

En medio del escándalo que sacude al colegio Saint George’s de Vitacura, la Corte de Apelaciones de Santiago declaró admisibles dos recursos de protección presentados a favor de siete alumnas de la institución. Estas jóvenes denunciaron haber sido víctimas de ciberbullying cuando compañeros utilizaron inteligencia artificial para crear imágenes falsas que las muestran desnudas. Los recursos, encabezados por sus padres, acusan al colegio de actuar de manera arbitraria e ilegal al rebajar las sanciones originalmente impuestas a los estudiantes responsables. Aunque se trata de una “falta gravísima”, los seis alumnos que participaron del acto continúan en el establecimiento.

Antes de tomar una decisión, el tribunal de apelaciones solicitó al colegio un informe detallado para comprender su perspectiva sobre lo sucedido en cada caso. La respuesta del establecimiento educativo llegó recientemente, explicando a la corte cuál fue el protocolo que se puso en marcha, qué acciones se implementaron y por qué los estudiantes implicados no fueron finalmente expulsados.

En su informe presentado a la corte, el colegio Saint George’s expresó que lamentaba profundamente lo sucedido y afirmó haber abordado la situación de manera “responsable, diligente y oportuna”, siguiendo su Reglamento Interno y protocolos. Según el informe, el colegio se enteró de los hechos el 1 de marzo y activó inmediatamente un “protocolo de actuación por esta situación de maltrato o acoso escolar”. Este protocolo, que considera estas conductas como una “falta gravísima”, incluyó notificar a los denunciantes, entrevistar a las víctimas y a los responsables, y a testigos.

Responsabilidades, primeras sanciones y reconsideración por atenuantes

Inicialmente, el proceso concluyó con la cancelación de la matrícula de los dos alumnos que crearon y difundieron las imágenes falsas, la condicionalidad de dos más que solo difundieron los registros, y la amonestación por escrito de otros dos que los recibieron. Sin embargo, los padres de las jóvenes afectadas esperaban la expulsión de los alumnos más directamente involucrados. Apelaron, solicitando endurecer las sanciones y recalificar lo ocurrido como una falta de “índole sexual”.

Simultáneamente, los apoderados de los alumnos sancionados pidieron reconsiderar su situación, argumentando la existencia de atenuantes. En la revisión del proceso, el colegio incorporó al análisis estos factores, ya que los establece el Reglamento Interno. Los jóvenes no habían sido reprochados en los últimos tres años por “faltas gravísimas” a la convivencia escolar. Además, reconocieron su participación en los hechos y manifestaron su arrepentimiento. Por estos motivos, se decidió que no habría expulsiones.

Defensa del colegio ante la Corte

La respuesta del colegio a la corte argumenta que “la decisión del colegio no es arbitraria ni ilegal, por el contrario, se adoptó con estricto apego al Reglamento Interno que lo rige y constituye una manifestación de la autonomía que la propia Constitución Política de la República y las leyes le garantizan”. El colegio subrayó que el Estado reconoce y ampara a los cuerpos intermedios, asegurándoles su propia autonomía, un principio fundamental de la institucionalidad chilena.

En paralelo, avanza una investigación penal por estos hechos, dirigida por la fiscalía penal de la zona metropolitana Oriente. Esta investigación buscará determinar responsabilidades y posibles sanciones adicionales para los implicados en este caso de ciberbullying.

Notas relacionadas

Deja tu comentario