Una mezcla de pánico y curiosidad causan en Las Condes, entre la descuadrada publicidad de los lacayos de De la Maza y la sonrisa desalmada de Carlos Larraín, los carteles de David Abuhadba, “el concejal duro” según su propia definición. Homicidios, asaltos, violaciones y una placa de policía con su nombre son los motivos empleados en su campaña callejera. El tipo parece que corre solo, tiene una amenazante página web y si sale elegido, promete con ser el terror de los delincuentes. “Las Condes sin miedo” es su eslogan, aunque quien da más miedo es él mismo.