Habla Leo Rey, la voz de La Noche. El líder de los “cumbia star” del momento dice que se ha cagado gastando plata y que la crisis no lo asusta. “He aprovechado de comprar todas las cosas que no tuve antes,” remata.

Por Macarena Gallo

¿Cómo llegaste a ser cantante?
-Desde muy pequeño. Y a la música tropical, después que hice el servicio militar, más o menos por el 98, donde escuchaba todos estos temas tropicales que estaban de moda. Soy fan de toda la vida de Luis Miguel y la música romántica. No me gusta mucho el rock, porque sólo cacho a los más conocidos, como Queen, pero nada más. Me gusta más lo comercial, lo que vende. Lo mío va por ser un baladista y mucho tiempo estuve empecinado en ser un cantante romántico. Viéndolo así, llegué a la cumbia por casualidad, buscando una forma de ganar plata. Porque no tenía ni un peso y como personal trainners, no me alcanzaba. No tenía contento a nadie, porque querían que me pusiera a trabajar en algo que me diera plata. Desde chico quería ser famoso, que la gente me sacara fotos, firmar autógrafos.

¿Tus padres te apoyaban?
-Mi papá es comerciante y un tiempo quiso vivir la experiencia de ser un músico, pero le fue mal. Cuando vio que yo tenía aptitudes para ser cantante, me discriminó mucho.

¿En qué sentido?
-No me apoyó en nada, no me enseñó lo que sabía, quería que fuera comerciante como él, ni siquiera que fuera a la universidad. Pero a mí no me gustaba eso.

¿Cambió ahora que te está yendo bien?
-No. Sabís que todo lo contrario. Se ha aislado más de mi. No se siente partícipe del éxito que estoy teniendo. Está claro que nunca quiso esto para mí. Eso me da caleta de lata, porque para mí habría sido importantísimo contar con su apoyo y haber incluso cantado en un escenario con él. De hecho, él no sabe ni dónde vivo. Estamos totalmente desconectados.

LA NOCHE

Antes de estar en La Noche, ¿en qué otros grupos tropicales tocaste?
-Toqué en varias bandas tropicales, pero en ninguna había proyección. Me aburría y cansaba de los grupos, así que me iba. El 2004, llegué a La Noche y cuando conocí a Alexis lo encontré un muy buen compositor. Pero al grupo le faltaba onda. No tenían ni un brillo como grupo, no era bailable, tenían cumbias más lentas.

¿Cambió eso cuando llegaste tú?
-Gracias a Dios llegué yo, puse todas mis ganas, mis ideas, casi todas las creaciones del show son cosas que he hecho yo. Los bailes, coreografías, de todo, vienen de mí. Y Alexis es el que compone y bueno yo también lo ayudo harto en ese tema.

¿Te ha cambiado mucho la fama?
-Con las mujeres me sigue yendo súper bien, ahora tengo que distinguir cuáles son las que se acercan porque de verdad están interesadas en mí y cuáles sólo por la plata. Tengo claro por qué me siguen las mujeres. Me siguen por lo que soy, porque salgo en la tele, porque canto en La Noche.

¿Qué lujos te has dado?
-Todos los lujos que he podido. No estoy en época de ahorro. Me he cagado gastando plata.

La crisis no te asusta.
-No. He aprovechado de comprar todas las cosas que no tuve antes. Mira, tú me acompañaste a comprar una tele y un dvd, elegí las mejores, eso no lo podría haber hecho antes ni cagando. Me compré un auto y así….

¿Estás inscrito en los registros electorales?
-No. No me interesa ni me llama la atención. Ni ahí con los políticos, la política.

Sin embargo, ustedes tocan para muchos políticos…
-Sí. Le vamos a todos. Yo ni siquiera sé que es la UDI o el PPD. ¡No tengo idea!

¿Piensas inscribirte si hay voto voluntario?
-No me interesa y no voy a participar en eso. A mí nunca me han ayudado en nada los políticos. Todo lo que tengo y logrado ha sido por mi propio esfuerzo.