THE CLINIC PRESS

Urgente. Ya comenzaron a cumplirse las terribles predicciones del “Hombre Terremoto”. El sempiterno dirigente democratacristiano Waldo Mora Longa, ex diputado y vicepresidente del partido acaba de dejar la DC después de 45 años de militancia. Ahora ha reaparecido desde el ostracismo político para incorporarse en el Comando de Sebastián Piñera.

Lo último que se había sabido de él fue la fugaz aparición de su nombre, hace pocas semanas, como candidato a senador de la fantasmal lista parlamentaria del PRI, el partidoide que comanda, o comandaba, Adolfo Zaldívar. Una noticia que no había terminado de ser confirmada.

Al parecer, Waldo Mora lo pensó mejor, midió de nuevo sus opciones y separó aguas de su líder colorín (con quien tuvo acasión de tratarse de mentiroso hace unos años frente a todo el Consejo Nacional de la DC). Por ahora se convenció de arrancharse en el comando de la derecha, luego de meditar profundamente en su yo interno.

Mora viene luchando con dientes y muelas por un escaño y la correspondiente dieta desde que perdiera el cupo hace varios años. Se había animado a disputarle el sillón de senadora a su camarada Carmen Frei en la Región de Antofagasta. No se la pudo con la incombustible familia y ahora parece que se la quiere cobrar el hermano presidenciable, y de paso aserrucharle el piso a algún legislador de la UDI o RN.

Eso si uno es mal pensado, pero lo más probable es que en realidad se trate de una meditada decisión ideológica, dictada tras un largo proceso de reflexión personal acerca de la mejor manera de seguir sirviendo a la ciudadanía.

Por su parte, Vasco Moulián acaba de bajar su candidatura a diputado de Valparaíso por la UDI. Argumenta un problema de salud, que según La Tercera sería un tumor en la cabeza. Habrá que ver si el actual diputado de RN por el puerto, Joaquín Godoy, mantiene la demanda que le tenía prometida para cuando acabara la campaña electoral, en respuesta a las múltiples acusaciones que le hizo Moulián.