A pesar de haber llegado con un decreto de suspensión temporal de faenas para la fundición Ventanas de Codelco, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, no lo ocupó y llegó a un acuerdo con los ejecutivos de la estatal cuprífera de reducir su producción para bajar los niveles de emisión de partículas contaminantes. Todo esto, tras el episodio de ayer viernes, donde 31 niños y un grupo de apoderados de la escuela La Greda terminaron intoxicados.

En una visita que realizó hoy por la mañana, acompañado por la ministra de Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, el titular del Minsal recorrió la zona y prometió instalar una escuela modular para los niños de La Greda para seguir con las clases hasta mayo próximo, fecha en que entregarían la nueva escuela, ahora alejada de la zona industrial.

Además la empresa se comprometió a entregar las estaciones de monitoreo a manos de la autoridad sanitaria de Valparaíso y a generar un sistema de alerta frente a eventuales escenarios parecidos en el futuro. Finalmente, Mañalich descartó tajantemente el traslado de los vecinos, tal como lo planteó hace un tiempo la organización que agrupa a los industriales de esa zona.

Por su parte, los trabajadores de la fundición rechazaron toda responsabilidad en la emergencia de este viernes, aunque las dos ocasiones en que hubo intoxicaciones anteriormente este año fue por nubes tóxicas emanadas desde esa empresa.

Junto a ello, el alcalde de Puchuncaví, Agustín Valencia, criticó los dichos del ministro de Salud, quien dijo ayer que su cartera no tenía mayor injerencia en el conflicto.