Según publica hoy radio Bío-Bío, el 28 de diciembre de 2012 familiares de una de las imputadas por el caso de la secta de Colliguay, María del Pilar Álvarez, enviaron un correo electrónico dirigido al subprefecto Miguel Ampuero, de la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales de la PDI, advirtiendo sobre el peligro que constituía el grupo.

En el mail se señala que la hermana menor de la remitente ha sido reclutada por una secta, identifican a Ramón Castillo (“Antares de la Luz”) y su “mano derecha”, Pablo Undurraga, y le ofrecen el testimonio de una miembro del grupo que desertó.

Vinko Fodich, abogado defensor de Alvarez, destacó que fue la familia de su cliente la que intentó, sin resultados, alertar a las autoridades, según agrega la radio Bío-Bío.

La Policía de Investigaciones desarticuló al grupo recién a fines de abril de este año, y sólo el Primero de mayo apareció Castillo, ahorcado en una casa abandonada de Cuzco, Perú.