El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) ingresó ayer un requerimiento de inaplicabilidad por inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional luego de que el Juzgado de Garantía de Linares se declarara incompetente para revisar la querella criminal que presentó la entidad contra tres funcionarios de Carabineros de la Primera Comisaría de Linares por el delito de tortura en contra de Marcos Antilef Quintulaf, también funcionario de la policía uniformada, quien fue golpeado por sus camaradas hasta quedar tetrapléjico.

Según el tribunal, el caso debe ser revisado por la justicia militar, mientras que el Instituto esgrime que al tratarse de un caso de tortura debe ser visto por la justicia civil. Actualmente el tema está pendiente de ser analizado por la Corte de Apelaciones de Santiago.

El hecho ocurrió el 18 de septiembre de 2012, cuando Antilef Quintulaf se encontraba de “franco”. Según se relata en el escrito, el funcionario acudió en su vehículo particular a una fiesta familiar la noche del 17, ocasión en la que consumió alcohol. Cuando retornó durante la madrugada siguiente al retén Palmilla, donde vivía como funcionario soltero, sufrió un accidente de tránsito al caer a una zanja.

Ni él ni terceros resultaron heridos, pero el uniformado decidió permanecer al interior de su kía rojo a la espera de que llegaran sus compañeros de labores al lugar del incidente. Al sitio acudió el sargento segundo Eduardo Toledo López, el cabo segundo Cristián Bustos Cornejo y el carabinero Francisco Lagos Gómez quienes lo trasladaron hasta el hospital de Linares donde el médico de turno, Sebastián Parra, constató que Antilef Quintulaf tenía “lesiones leves”. En este sitio, relata el texto, Antilef fue insultado por Toledo por ser mapuche.

Tras ello, Toledo se comunicó con el Fiscal de turno quien ordenó la libertad del imputado, a la espera de una citación del tribunal. Ante esta instrucción, el personal de Carabineros procedió a subir violentamente a su compañero al vehículo policial para luego trasladarlo hasta el Retén Palmilla, donde fue llevado hasta su habitación, ubicada a unos 70 metros de la guardia y donde se produjo el altercado que dejó a Antilef con diagnóstico de fractura cervical y tetraplejia.

Resulta que Antilef pesaba en ese entonces 110 kilos y, producto de su peso y estado etílico, tuvo que ser ayudado por Bustos y Lagos para transitar el pasillo hasta su habitación. Varias veces cayeron los tres al suelo, lo que provocó, indica el documento, la ira descontrolada del sargento Toledo, “que le propinó a la víctima –que se encontraba en el piso- alrededor de 6 golpes de pie, con gran violencia y directamente en la espalda, sin ninguna posibilidad de reaccionar o resguardar su integridad física de la brutal golpiza. Producto de dicha agresión, Antilef sintió un fuerte dolor y calambre en todo su cuerpo, perdiendo casi inmediatamente la sensibilidad del mismo”.

Fue subido a su cama, en medio de gritos de dolor, por los tres funcionarios contra quienes el INDH se querelló. Según consigna la presentación fue dejado “a su suerte en el lugar (sin alimento ni agua), mientras la víctima padecía de fuertes dolores y pedía desesperadamente ayuda, sin obtenerla. Horas más tarde de aquél día, vuelve el Sargento Toledo a la pieza en que se encontraba Marcos Antilef, quién nuevamente le señala que se siente muy mal, que no sentía su cuerpo y que estaba con mucho dolor, pidiéndole por favor que lo trasladaran al Hospital, peticiones a las cuales el Sargento Toledo hace caso omiso, limitándose a manifestarle que su baja de la Institución estaba lista”.

Alrededor de las 16 horas, el Sargento Julio Muñoz de la misma Unidad, pasó por la pieza donde se encontraba la víctima, quien al verlo le pide que lo lleve al Hospital porque se sentía muy mal, sin señalarle los motivos de ello, petición que acoge el Sargento Muñoz y realiza las gestiones necesarias para poder trasladarlo al Servicio de Salud en ambulancia.

Al ser ingresado al Hospital Base de Linares en esta oportunidad, el Dr. Luis Martinez Nicolalde le diagnosticó FRACTURA CERVICAL C6; TETRAPLEJIA (LESIÓN MEDULAR), según indica la Ficha Clínica N° 350606.

Vea el requerimiento