La junta:

Luego de que la CIA gastara 8 millones de dólares en desestabilizar el gobierno de Salvador Allende -según confesó William Colby, jefe del organismo en ese entonces- los cuatro generales malulos de las Fuerzas Armadas se juntaron el 12 de septiembre a ordenar el gallinero. Sergio Rillón, capitán de navío, fue el encargado de redactar la primera acta de Constitución de la Junta. Según relata “La historia oculta del régimen militar” el documento incluía un artículo único por el cual los comandantes en jefe se constituían como junta para asumir el Mando Supremo de la Nación (“el poder total”, fue la instrucción que recibió Rillón), con el compromiso de “restaurar la chilenidad, la justicia y la institucionalidad quebrantadas”.

1. Augusto Pinochet
¿Qué se puede escribir de Pinochet que no se haya escrito antes? Casi nada. Que se le conoce como el mayor traidor desde Bruto. Primero porque fue el mismo Carlos Prats el que lo recomendó para ser su sucesor como Comandante en Jefe del Ejército. Segundo, porque Pinochet siempre fue cercano a Allende y se mostró como un férreo opositor a los de pensamiento golpista. De hecho, fue uno de los que repelió el intento de Golpe de junio de 1973 conocido como “el Tanquetazo”, comandando refuerzos del Regimiento de Infantería N°1 de Buín que llegaron a apoyar al General Prats, en ese entonces comandante en Jefe del Ejército. Tanto así, que se dice que el 11 Allende, al no poder comunicarse con Pinochet dijo: “Pobre Pinochet, debe estar preso”.

Sin embargo el 23 de agosto Pinochet asume como cabeza del Ejército y todos los principios y buena onda quedaron olvidados. El 12 de septiembre, cuando los representantes de cada rama de las Fuerzas Armadas se reúnen para armar el acta de Constitución de la Junta se definieron ministros y funciones. Según relata Ascanio Cavallo “allí se habló, también, de que la presidencia de la Junta podría ser rotativa. Pero Pinochet pidió que de ello no quedara constancia. Eso -dijo- puede ser un acuerdo de caballeros, cuando más”. El acuerdo de “caballeros” nunca se cumplió, según cita el libro porque “los comandantes en jefe habrían visto mermada su autoridad al pasar de una posición a otra” y por las diferencias de estilos, caracteres y mandos. Así Pinochet se convirtió en el gran dictador bajo cuyo mando fueron asesinados y torturados miles de personas. Al final nunca se le sentenció por ningún caso.

2. Gustavo Leigh Guzmán
Fue el que más deseaba eliminar el cáncer marxista y esas cosas. Se opuso tajantemente a que Pinochet fuera nombrado Presidente en 1974 aduciendo argumentos como la concentración del poder y la falta de legitimidad. Al final, lo arrinconaron cuando los otros tres miembros de la Junta firmaron el decreto y aunque al principio se negó, terminó por firmar de mala gana cuando Pinochet le gritó: “¡Eres un ambicioso! ¡Tienes ambición de poder, eso es lo que pasa!¡Eres un obcecado, un egocéntrico, un… un… un político!”, según se cuenta en La Historia Oculta del Régimen Militar. A eso le siguieron continuos desacuerdos con Pinochet en el nombramiento de ministros, decretos de leyes y varias otras decisiones de la Junta.

3. José Toribio Merino:
Otro que se las ponía difícil al tata con la lucha de egos y poder. Casi siempre apoyaba a Leigh para contradecir las decisiones de Pinochet. Gabriel Valdés relató en su libro de 2009 “Sueños y memorias” que en 1964, mientras era Ministro de Relaciones Exteriores, Merino llegó a su oficina como Jefe del Estado Mayor de las FF.AA., intentando convencerlo de destruir la flota argentina porque se encontraba debilitada, iniciando una guerra. Obviamente nadie lo pescó.

Merino era el favorito de los periodistas: hablaba con la prensa los días martes -famosos todavía como “los martes de Merino”- en los que aparecía con cara de curado hablando cosas de curado. Decir cosas como “auquénidos metamorfoseados”, por los bolivianos, “humanoides”, por ya sabemos quienes; o explicar que los rusos podían ser comunistas porque eran hombres de tierra, no como los chilenos que somos de mar; terminó siendo una inteligencia de su parte. Bueno, qué más puede esperarse de un tipo que el 12 de septiembre del ’73 llegó a reunirse con la Junta nada más y nada menos que arriba de una tanqueta Mowag de la Armada.

4. César Mendoza Durán
El paco. El más ceroaporte de los cuatro. Mendoza tenía la sexta antigüedad cuando se hizo el golpe de Estado y por eso cuando le propusieron que pusiera a otro paco en el Ministerio del Interior, no supo qué hacer y perdió como en la guerra. En 1985 tuvo que renunciar luego de que se supiera de la responsabilidad de la Dirección de Comunicación de Carabineros en el caso Degollados. El organismo respondía a Mendoza como director de la institución y él había mantenido la tesis de que todo había sido un “ajuste de cuentas entre comunistas”. Pero eso no fue impedimento para que dos años después fundara la Universidad Las Condes, que luego fue absorbida por la Universidad del Desarrollo.

5. Rodolfo Stange
Entró a la Junta por Carabineros después de la renuncia de Mendoza. Fue acusado pero absuelto por el caso Degollados (por incumplimiento de deberes militares y obstrucción a la justicia). El mismo 11, siendo prefecto, fue personalmente a buscar al regidor por Valparaíso Maximiliano Marholz a su casa y lo llevó a la Esmeralda donde lo golpearon, le dieron descargas eléctricas, duchas frías y otros tipos de tortura. Siguió a la cabeza de Carabineros después de que le pidieran la renuncia y se negara. Se fue de la institución el ’96 sólo para ser elegido senador por la X Región como independiente apoyado por la UDI.

6. Fernando Matthei

Para el Golpe estaba en Inglaterra donde Evelyn -su hija- se dedicaba a tocar el piano, pero se puso rapidito al día cuando llegó a Chile uniéndose a la Junta en reemplazo de Leigh. Dos veces se pidió su procesamiento ante la justicia por la muerte del general Bachelet en la Academia de Guerra mientras él la dirigía pero no pasó nada. Fue el primer general en reconocer el triunfo del No, pero igual se ha hecho el leso diciendo que no sabe quiénes fueron los pilotos que bombardearon la moneda el 11. Mula.

7. César Benavides (1981-1985)
Fue ministro del Interior entre 1974 y 1978 y de Defensa entre ese año y 1980, con directa participación, según analistas e historiadores, en la toma de decisiones para actuar en la represión contra los opositores del régimen. En 1980 asumió como miembro de la Junta Militar de Gobierno y Pinochet le inventó el grado de Teniente general, mientras para él mismo creaba el de Capitán General. Después de la dictadura fue clasificado como extraditable por Baltasar Garzón, por crímenes de lesa humanidad.

8. Julio Canessa Robert (1985-1986)
Otro que llegó a la Junta como cuerpo legislativo después del ’80 cuando Pinochet asumiera como Presidente después del plebiscito más mula de la historia donde unos tres mil agentes votaron varias veces durante el día. Siguiendo al jefe, en 1998 llegó al Senado designado por el Consejo de Seguridad Nacional hasta 2006.

9. Humberto Gordon (1986-1988)
Malo, malo, malo. Llegó a la Junta como cuerpo legislativo después de que Pinochet se hiciera presidente. Peor que eso es que fue nombrado jefe de la CNI en 1980. Enfrentó 130 querellas criminales, entre ellos las muertes del periodista Pepe Carrasco.

10. Santiago Sinclair (1988-1989)
El general en retiro Sinclair era la mano derecha de Augusto Pinochet y fue vicecomandante en jefe del Ejército desde el 85 al 89. Según Matthei, cuando Pinochet perdió el plebiscito, le aseguró que las fuerzas armadas estaban listas por si decidía desconocer los resultados. En democracia fue senador designado por ocho años y está procesado por el juez Mario Carroza por haber participado en una reunión donde se decidió que cinco frentistas fueran lanzados al mar en 1987.

Ministros:

Durante los primeros años de la dictadura los ministros fueron casi puros milicos que no sabían qué chucha hacer. Sin embargo, con los años se fueron abriendo puestos a los civiles en un intento por ganarse la buena onda de la gente.

11. Francisco Javier Cuadra
Jaime Guzmán calificaba a Cuadra como una serpiente y al parecer tenía razón. Desde el ´83 estuvo en el Gobierno. Comenzó a trabajar en la Oficina de Asuntos Especiales, donde veía la relación con la Iglesia. En 1984 asumió como secretario general de Gobierno donde estuvo hasta 1987. Distrajo al país con el vidente de Villa Alemana y el paso del cometa Halley.

12. Oscar Bonilla
Fue el primer Ministro del Interior de la dictadura, pero en 1975, después de visitar Tejas Verdes, se da cuenta de que no todo era tan bonito como le habían dicho. Se muestra contrario a las torturas y las inhumanas condiciones de arresto en los campos de concentración y le hace llegar su opinión al Mamo Contreras y a Pinochet. Poco después muere en un “accidente” de helicóptero y luego también mueren los técnicos enviados por la empresa fabricante para investigar el “accidente”. Corta.

13. Onofre Jarpa
El fundador del partido del Presidente y ex ministro de Interior de Pinochet es otro de los 39 extraditables de la lista de Garzón. Onofre Jarpa pertenece a la clase de persona que tiene la idea de que si no hubiera llegado la salvación de Pinochet quizás qué habría pasado, de que estuvimos en una guerra y bla bla bla. Tal vez se lo creía en serio: a un día de haber asumido -el 11 de mayo del 83- sacó diez mil soldados a la calle para hacer pico la primera protesta nacional, que dejó decenas de muertos. Otros porotitos de su mandato: la CNI ejecutó a cinco miristas donde Onofre Jarpa después declararía como inculpado (la comisión Rettig consignó que los servicios de seguridad habían matado a decenas de personas). Sebastián Acevedo -el 11 de noviembre del 83- se quemó a lo bonzo para exigir que la CNI liberara a sus dos hijos que estaban siendo toturados, el año 84 la CNI asesinó a siete miristas. La revista Apsi, Hoy y Análisis fueron sus blancos. Muy al estilo de los que trabajaron en Dictadura, le dio un consejo al gobierno de Piñera en la Revista Paula: “Mientras menos mentalidad política tengan, mejor”.

14. Álvaro Bardón
Economista, fumador de 30 cigarros diarios, columnista de El Mercurio, Chicago Boy, presidente del Banco Central entre el 77 y el 81, subsecretario de Economía en los días en que quedó la zorra con la inflación y presidente del Banco del Estado desde el 88 al 90. En el año 2000, diría en El Mercurio: “Gústenos o no Pinochet es el chileno más importante, quizás desde O’Higgins, y, sin duda, el más conocido en el mundo. Pudo cometer arbitrariedades graves, pero lo concreto es que cambió un país basurita latinoamericano en otro de verdad”. Ah, y se nos olvidaba: quiso privatizar el Banco del Estado pero no le resultó y, en 1991, lo procesaron porque -en sus días en el banco- El Mercurio y Copesa estaban en quiebra y fueron salvados a punta de crédito. No podía ser que los diarios de Pinocho se fueran a la chucha. Murió el 2009.

15. Sergio Fernández:
Este caballero, que fue senador de la UDI (para variar), fue dos veces ministro de Interior de Pinochet y promulgó el decreto ley N° 2.191 de amnistía general para todo los crímenes políticos previos al 10 de marzo de 1978. Además fue ministro de Trabajo y promotor de los Chicago Boys. Su cercanía con el dictador lo puso en contra del general Gustavo Leigh de la Junta Militar de la que finalmente éste salió.

16. Carlos Cáceres:
Conocido en democracia como empresario, en dictadura fue presidente del Banco Central, ministro de Hacienda pos crisis de 1982 y el último ministro de Interior de Pinochet. Fue el encargado de las finanzas en la campaña del Sí y diseñó el sistema de “los bonos de la libertad” para que los empresarios momios financiaran el proselitismo pinochetista en el plebiscito. En los ´90 fue rector de la Universidad Adolfo Ibáñez y presidente del Instituto Libertad y Desarrollo, luego estuvo en Chile Tabacos y en Enersis.

17. Mónica Madariaga
Esta abogada fue designada ministra de Justicia entre 1977 y 1983, época en la que redactó el Decreto Ley 2.191, la famosa Ley de Amnistía en la que se ampararon violadores de Derechos Humanos. Madariaga se arrepintió y en 1985 le dio una entrevista a la revista Análisis donde dijo que vivió en una “micro realidad” que le impidió darse cuenta de lo que ocurría en el país y en la que aseveró haber estado influenciada por Jaime Guzmán y José Piñera.

18. José Piñera Echenique:
Al hermano del Presidente, le debemos dar las gracias por crear en noviembre de 1980 el sistema privado de Administradoras de Fondos de Pensiones, las AFPs, que tan prometedor futuro le dan a nuestra vejez. Además, fue Ministro del Trabajo y Previsión Social y de Minería y uno de los más férreos partidarios de la Constitución del ´80.

19. Gonzalo Vial
Historiador, abogado y periodista es a quien debemos el “Libro Blanco” de la dictadura que detalló que existía un “Plan Zeta” creado por los líderes de la izquierda más dura para asesinar a medio Chile y dar un autogolpe. No se ha comprobado que existiera, pero el también ex ministro de Educación de Pinochet defendió por años haber redactado el texto sobre los comunistas comeguaguas.

20. Pedro Ewing:
Este General, que fue además ministro Secretario General de la Presidencia, fue el que dio una conferencia de prensa el 10 de octubre de 1974 para entregar lo que llamó “el botín del MIR”: 15 millones de pesos, que aseguró que pertenecía a Miguel Enríquez y que daban la explicación para su persecución y asesinato. Según reveló en 2000 en un tribunal trasandino el entonces encargado de comunicaciones de la Junta Militar, el periodista Federico Willoughby, Ewing además habría estado al tanto de que el ex comandante en jefe del Ejército, general Carlos Prats, iba a ser asesinado en Buenos Aires.

21. Hernán Cubillos (papá de Felipe y Marcela):
En las postrimerías de la Unidad Popular fue uno de los que apoyaron el Golpe a través de “Cofradía Náutica del Pacífico Austral” en la que también participaban José Toribio Merino, Patricio Carvajal, Roberto Kelly. Supuestamente era un club de yate, pero en verdad se trataba de una fachada para operar en contra de Allende. Fue, además, muy cercano a Agustín Edwards hasta que fue despedido abruptamente del Consejo de El Mercurio en 1974, por esta razón Gustavo Leigh vetó su nombre para la Cancillería ese año, pero en 1978 asumió como ministro en esta área. Murió en 2001.


22. Sergio Melnik
El polémico columnista de La Segunda fue ministro de Planificación de Pinochet y trabajó en el entonces canal 11 de la Universidad de Chile. Junto con el abogado y tarotista Jaime Hales han escrito dos libros “Por qué no te callas” y “Los 100 que mandan en Chile”.

23. Miguel Ángel Poduje
Cuando murió Miguel Ángel Poduje, Cardemil -a la hora de las condolencias- dijo muchas tonteras. Una de ellas fue: “Estoy seguro que nos acompañará desde el cielo”. Quién sabe dónde esté ahora pero lo cierto es que, acá en la tierra, estuvo de Ministro de Vivienda y, luego, de Secretario General de Pinochet. Otras de sus estrellitas: fue el primer vicepresidente de la AFP y miembro del directorio de la Universidad Andrés Bello, una que sabe bien lo que es el lucro.

24. Miguel Kast
En su juventud fue afín a la Democracia Cristiana, eso hasta que Frei Montalva implementó la reforma agraria. Después se fue a hacer una beca a…sí, la Universidad de Chicago, se hizo amigo en la Universidad Católica de Jaime Guzmán y se puso a la cabeza de la Odeplan donde tuvo como discípulos a Cristián Larroulet, Evelyn Matthei, Patricia Matte, al jefe de la U de Chile José Yuraszeck y Joaquín Lavín, entre otros.

LOS QUE PROFITARON, PROFITAN Y PROFITARÁN

Según relata María Olivia Monckeberg en su libro “El saqueo de los grupos económicos al Estado chileno” hay varios empresarios que se hicieron millonarios gracias a las privatizaciones de Pinochet. Y aunque algunos fueron también ministros, los ponemos en esta categoría porque como Chicago Boys calzan mejor donde están las lucas.

25. Bruno Philippi
Amigote de Büchi, este ingeniero civil fue secretario general de la Comisión de Energía entre mediados de los ´70 y 1984 y uno de los cerebros de las privatizaciones en el país, en particular en el sector eléctrico. Bonus: participó en la privatización y en la compra de la central hidroeléctrica Pilmaiquén.

26. Juan Hurtado Vicuña
Del círculo íntimo de Büchi, la primera tarea que realizó para Pinochet fue realizar un perfil financiero de las empresas estatales para después privatizarlas. Fue parte del directorio de Soquimich, donde se hizo amigo del entonces yerno del dictador, Julio Ponce Lerou. En paralelo, desarrolló vínculos comerciales con el grupo Cruzat-Larraín y participó en la privatización de Chilquinta. Es cuñado del presidente de RN, Carlos Larraín.

27. Julio Ponce Lerou
La gracia de este ingeniero forestal es que estuvo casado con Verónica Pinochet y como premio fue presidente de Celulosa Constitución, presidente de la Compañía de Teléfonos y de Iansa, presidente de Soquimich y vicepresidente de Endesa. Además fue gerente de empresas de Corfo desde 1979 a 1983 cuando debió renunciar porque -y he aquí su mayor gracia- fue tan escandalosa la rapidez con que se hizo millonario que generó revuelo incluso en tiempos en que los Pinochet tenían todo permitido. Salió de la administración pública un rato, se le perdonaron todos sus malabarismos financieros y obtuvo créditos de Corfo. En 1987 participó de la privatización de Soquimich de la cual es hasta hoy controlador a través de una sociedad anónima. Es el patrón del Litio.

28. José Yuraszeck:
Militante de la UDI (cómo no serlo), fue amigo de Ernesto Silva Bafalluy y discípulo de Miguel Kast (fue subdirector en Odeplán en 1982). Conocido por el Caso Chispas -cuando en 1997 se vendio Enersis a Endesa y un grupo de empresarios, a los que se sumó luego el entonces senador Sebastián Piñera, vendieron sus acciones a un precio desmedido en desmedro de los accionistas minoritarios-, Yuraszeck partió a honorarios en Odeplan con una asesoría sobre requerimientos energéticos en la undécima región. En el 83 asumió como gerente general de Chilmetro -empresa eléctrica estatal- y encabezó su proceso de privatización para luego quedarse con la empresa y transformarla en Enersis. Aplausos.

29. Ernesto Silva Bafalluy
El otrora rector de la Universidad del Desarrollo, que se suicidó en 2011, fue muy próximo a Miguel Kast y jefe del Departamento de Estudios y del Departamento de planes de Odeplan y vicepresidente de la Comisión Chilena del Cobre desde donde intentó privatizar Codelco. Era amigo de Joaquín Lavín y de Piñera, quien lo contrató como gerente de Ladeco en 1986. Además trabajó con Yuraszeck en Endesa.


30. Hernán Büchi
Es el padre fundador de todas las privatizaciones del país, incluso de la de Salud cuando fue subsecretario en 1979. Además es ideólogo del Plan Laboral y de la Reforma previsional pinochetista y desde 1985 a 1989 vendió cuanta empresa nacional pudo: dirigió la privatización del sector eléctrico, de aceros, del azucar, de los metales, etc. Luego pasó al mundo privado con los Lucksic, aunque también formó parte de directorios de empresas en áreas que había privatizado: Soquimich y Afps, por ejemplo. Fundador de Libertad y Desarrollo, impulsó la creación de las AFP, fue ministro de Hacienda de Pinocho, salió en la Franja del Sí, y no contento con eso fue candidato a Presidente el ’89 con el lema macho alfa “Büchi es el hombre”. Ahora es el presidente del consejo directivo de la Universidad del Desarrollo y ama el lucro: “pretender el fin del lucro, es pelear contra un fantasma antiguo, previo a la revolución industrial, en la lógica de que lo que alguien gana lo pierde otro (…). Los mismos que abogan por eliminarlo, piden buenos sueldos para profesores, que se hagan inversiones y pagar bien a los proveedores, lo que indica que la educación no puede sino estar inmersa en la economía”, dijo este año en respuesta a las propuestas de gratuidad de Bachelet.

31. Roberto Kelly
Marino, fue nombrado Ministro de Odeplan (ex Mideplan, actual Ministerio de Desarrollo social) el ’73 gracias a su cercanía con Merino. El ’78 pasó al Ministerio de Economía desde donde impulsó las políticas neoliberales. Muy amigui de Miguel Kast, murió en diciembre del 2012.

32. Joaquín Lavín
El primero en negar al padre Pinochet. Feísimo, para quien fuera decano designado de la U. de Conce por la Dictadura, uno de los 77 de Chacarillas, asesor de producción de la franja del Sí, y cercano a Büchi en el tiempo en que Chile se convertía en el paraíso del neo liberalismo que es hoy. No hace falta recordarlo pero Joaquín Lavín fue Casi casi presidente de Chile, es UDI, político caído en desgracia, ex ministro de Educación, ex ministro del Desarrollo Social ex Mideplan, suegro de Kathy Barriga, padre de noventa mil hijos y -lo dijo en una entrevista en Fibra- cuando sale una canción que le gusta en la radio, la cambia. Como buen Opus Dei, piensa que no sea cosa que vaya a sentir placer. Ex generalísimo de Pablo Longueira, actual generalísimo de Evelyn Matthei, aprendió caleta de Educación en dictadura y se lanzó de pequeño empresario en el área. Fue editor del cuerpo de Economía de El Mercurio en los tiempos en que andaba con su revolución silenciosa.

33. Pablo Baraona
Este ingeniero comercial y agricultor -que desde antes del Golpe comenzó a trabajar en el modelo económico de la dictadura- , fue uno de los primeros en realizar un master de Economía en la Universidad de Chicago. Fue presidente del centro de alumnos de su facultad en el 57 y presidente de la Feuc entre el 57 y el 59. Fue primero asesor de Economía, vicepresidente y presidente del Banco Central, dos veces ministro de Economía (en esa época ya se repetían el plato). Como muchos, trabajó para el grupo Cruzat-Larraín y, como pocos, no se benefició directamente de las privatizaciones que promovió.

34. Jorge Cauas (Ministro de Hacienda 1974-77)
Este no es Chicago Boys: es ingeniero civil con un master en la Universidad de Columbia y tiene un pasado DC que lo llevó incluso a ser presidente del Banco Central durante el gobierno de Frei. Luego se recicló y fue una especie de superministro de Hacienda de Pinochet desde el 74 al 76, época en que aplicó el llamado “tratamiento de shock”. En democracia, trabajó en las isapres, pero no vendiendo planes, sino en directorios.

35. Sergio de Castro (Ministro de Hacienda 1977-82)
Fue en su tiempo el máximo ideólogo de los Chicago chilensis. Asesor de Pinochet desde el inicio de la dictadura, fue ministro de Economía y luego de Hacienda y el primero en encargar a sus colaboradores – Juan Hurtado y Büchi- estudios de privatizaciones. Además fue asesor en dictadura de Agustín Edwards y ya en democracia tuvo hasta el 2000 participación económica en el grupo Copesa.

Milicos, torturadores y otros

36. Manuel Contreras
Es el peor de todos. El Mamo fue director de la Dina entre 1973 y 1977, época en que la organización encabezó la matanza de más de 1500 personas, en especial del PC, el PS y el MIR. Además es sindicado como el cerebro de la operación cóndor. Está preso cumpliendo cadena perpetua por, entre otro crímenes, la autoría intelectual del crimen del ex canciller Orlando Letelier.

37. Odlanier Mena
En 1977 el norteamericano Michael Townley, que había participado en el asesinato de Orlando Letelier en Washington, le pilló la cola. Fue en ese minuto cuando Pinochet le dijo al Mamo Contreras que su etapa a cargo de la DINA había llegado a su fin. Así, vino otro organismo igual o peor que la DINA: la temida CNI. Tiempo después el Mamo se enteraría de que a cargo de la Central había quedado uno de sus eternos enemigos: el general en retiro Odlanier Mena, Y, obvio, era igual de malo que todos en ese tiempo.

38. Cristián Labbé
El Coronel. Ex alcalde de Providencia, pero antes ex DINA y ex vocero del “Gobierno” en dictadura. Obviamente militante de la UDI será recordado en Providencia por querer homenajear a Krasnoff y por querer cancerarle la matrícula a los estudiantes en paro. Gran legado.

39. Carlos Herrera Jiménez
Herrera Jiménez, mayor del Ejército en retiro, se ecuentra actualmente cumpliendo condena en Punta Peuco. Fue el primero militar de aquella época que se decidió a pedir perdón por los crímenes que cometió. Entre sus múltiples “estrellas” se encuentra su participación en el homicidio del presidente de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), Tucapel Jiménez. Como agente de la CNI estuvo involucrado en las sesiones de tortura que dieron muerte al transportista Mario Fernández López en Ovalle. Hoy pasa sus días en Punta Peuco compartiendo prisión con Álvaro Corbalán, alias El Faraón, Raúl Iturriaga Neumann y otros 41 presos.


40. Álvaro Corbalán
Mayor en retiro, Corbalán, que utilizaba la chapa de Álvaro Valenzuela mientras fue parte de la CNI, se encuentra en Punta Peuco cumpliendo condena perpetua por una serie de crímenes cometidos en dictadura. Ex jefe operativo de la CNI y máximo jefe del temido Cuartel Borgoño, arrastra un historial donde se repite un modus operandi: los montajes. Casos como la Operación Albania, el asesinato del Carpintero Juan Alegría Mundaca y del periodista José “Pepe” Carrasco es parte de su curriculum. En su declaración judicial por la Operación Albania contó que días después de la masacre se reunieron y celebraron con un asado, donde bebieron whiski que fue invitado por el general Hugo Salas Wenzel.

41. Miguel Krassnoff: “Caballo Loco”
Conocido también como “Capitán Miguel” o “Caballo Loco”, el brigadier en retiro Miguel Krassnoff Martchenko había pasado piola. De hecho la última vez que dijo pío fue con El Mercurio en el 2003, pero su nombre dejó la cagá cuando el ex alcalde de Providencia y boina negra Cristián Labbé cediera nada más y nada menos que el Club Providencia para realizar un homenaje. Según le dijo al diario en ese tiempo él calculaba haber declarado más de mil veces en causas de detenidos desaparecidos. Estuvo en la toma de la casa del ex presidente Salvador Allende en Tomás Moro y se llevó detenidos a los miembros del gabinete del Chicho. Actualmente está recluido en el penal Cordillera, donde está condenado a más de 100 años de cárcel.

42. Marcelo Moren Britto
Este coronel en retiro del Ejército tiene un extenso prontuario. Fue parte de la comitiva que asesinó a Miguel Enríquez, participó en el interrogatorio de Lumi Videla y cuando la mujer murió producto de la tortura, arrojó, junto a otros agentes, su cuerpo a la embajada de Italia. Además fue jefe del Cuartel Terranova, conocido como Villa Grimaldi.


43. Osvaldo Romo
Conocido como “el guatón Romo” o el comandante Raúl fue uno de los más crueles agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA). Trabajó específicamente en la agrupación Halcón I de la Brigada Caupolicán -dirigida por el brigadier Krassnoff- que se encargó de eliminar al MIR. Tras ser detenido, delató a otros miembros de la DINA. Murió en julio de 2007 en absoluta soledad.

44. Sergio Arellano Stark
El libro “Los Zarpazos del Puma” de la periodista Patricia Verdugo hizo pública la misión que recibió en octubre de 1973 Arellano Stark de Pinochet: ser “Delegado de la Junta Militar de Gobierno”, para “agilizar” los procesos contra prisioneros políticos. Arellano y su comitiva llevaron el mensaje de ejecutar a 72 prisioneros políticos en Cauquenes, La Serena, Copiapó, Antofagasta y Calama.

45. Enrique Arancibia Clavel
Fue en abril de 2011 cuando se terminó de escribir la historia de este ex agente de la Dina que fue condenado por el asesinato del general Carlos Prats a quien espió cuando vivió con una chapa en Argentina. En Buenos Aires, donde vivía recluido en un pequeño departamento fue apuñalado por un prostituto.

46. Miguel Estay, El Fanta
Ex militante comunista, El Fanta fue quien traicionó a varios miembros del PC que habían sido sus compañeros. Entre ellos, el caso más emblemático: Manuel Guerrero Cevallos, José Manuel Parada y Santiago Nattino. En ese asesinato participó Estay. No le importó haber sido amigo de Guerrero y de su familia. Hoy cumple condena en Punta Peuco y hace unos años le dijo a CiperChile que en el encierro había hecho buenas migas con el siniestro Osvaldo “Guatón” Romo.

47. Liliana Walker
Mónica Luisa Lagos era el nombre de la misteriosa agente de la DINA que participó en la planificación del atentado a Orlando Letelier. La mujer, que era conocida con su chapa de Liliana Walker, se convirtió en la pesadilla del FBI, que investigó a más de seis mujeres chilenas -incluida la esposa del Mamo Contreras- sin ningún resultado. Hasta que el diario La Época la encontró un 17 de abril de 1990 y tituló así su golpe noticioso: “Yo soy Liliana Walker”.

48. Michael Townley
Agente norteamericano de la DINA, también involucrado en el crimen de Orlando Letelier, era hijo de un ex gerente de Ford en Chile y estudiante del colegio Saint George, el mismo establecimiento que sale retratado en la película de Andrés Wood: Machuca. Fue pareja de Mariana Callejas, la mujer que reveló -a través de una carta que escribió cuando su esposo fue expulsado de Chile el 17 de abril de 1978- la existencia del gas SARIN que se elaboraba en los laboratorios de la DINA que funcionaban en la casa de Townley en Lo Curro.

49. Raúl Iturriaga Neumann
El general en retiro del Ejército Raúl Iturriaga está condenado en Italia a 18 años de cárcel por el fallido atentado contra el dirigente demócratacristiano Bernardo Leighton y su esposa, Anita Fresno, en Roma. También está involucrado en el asesinato del general Carlos Prats y su esposa Sofia Cuthbert en Buenos Aires y fue procesado por la desaparición de Víctor Olea Alegría en septiembre de 1974. Además es responsable de la Operación Colombo en que opositores políticos fueron asesinados en Argentina en supuestos enfrentamientos. Fue responsable del Departamento de Asuntos Exteriores de la DINA, luego jefe de la Brigada Purén, que operaba en Villa Grimaldi. En 1977 asumió como subdirector de inteligencia en el cuartel general de la DINA, después estuvo a cargo de recaudar los recursos para el organismo represor a través del departamento económico de la entidad. Reclutó, además, a su hermano, Jorge, como agente civil.

50. Hugo Salas Wenzel
General del Ejército en retiro, fue jefe de la CNI entre octubre de 1986 y noviembre de 1988, periodo en que encabezó la Operación Albania. Esta emblemática matanza de doce personas que pertenecían al Frente Patriótico Manuel Rodríguez se produjo entre el 15 y 16 de junio de 1987 en el feriado de Corpus Christi. La versión oficial fue que murieron en “enfrentamientos con las fuerzas de seguridad”.

51. Pedro Espinoza
Este brigadier en retiro era el segundo al mando después de Manuel Contreras. Fue jefe de operaciones del organismo represor y mandamás de Villa Grimaldi. Está condenado por el crimen de Letelier y por su participación en el crimen del joven periodista estadounidenses Charles Horman Lazar.

52. Carlos Forestier
Fue hombre de confianza de Pinochet y ministro de Defensa en 1981. Fue sometido a proceso como autor intelectual del homicidio calificado de ocho personas en el centro de detención en Pisagua tras el 11 de septiembre de 1973. Además este general, que murió en 2005, era suegro del ex comandante en jefe del Ejército, Juan Emilio Cheyre.

53. Ariosto Lapostol
Para octubre del ’73 Lapostol estaba a cargo del regimiento “Arica” de La Serena. Allí llegó Stark a odernar el fusilamiento de 15 detenidos. En una breve reunión Lapostol se opuso pero finalmente acató la orden y los detenidos murieron a manos de la Caravana de la Muerte. Lapostol nunca fue procesado por estos crímenes pero sí por los homicidios del argentino Bernardo Ledjerman y la mexicana María Ávalos, padres de Ernesto, un pequeño que el ex comandante en jefe del ejército, Juan Emilio Cheyre entregó a las monjas de La Serena diciendo que sus padres se habían suicidado “dinamitándose”. Así y todo la justicia chilena dejó a ambos libres de polvo y paja.

54. Álvaro Puga
Conocido con la chapa de Alexis, fue colaborador civil de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA) y cercano al Mamo Contreras. Puga fue editorialista del diario La Tercera y estuvo a cargo del sitio ultrapinochetista DespiertaChile. Según una publicación de la periodista Mónica González, Puga orquestó el festival de desinformación en la Operación Colombo, entre otras actuaciones. Los hechos quedaron constatados en un sumario del Colegio de Periodistas. En paralelo a su trabajo con el Mamo y con Pinochet escribía columnas en La Segunda y las firmaba como Alexis. Otro de los periodistas que conoció de cerca a Puga y prestó su testimonio para dicho sumario fue el profesional norteamericano John Dinges.

55. Mónica Victoria Ananías Kuncar
¿Qué secretos tendrá Mónica de Pinochet? No se sabe porque ella, que desde 1974 fue secretaria personal de Pinochet o “mi general”, como ella lo llama, nunca ha revelado nada. Eso sí, dice que la familia de Pinochet ya no la pesca a pesar de que hizo una gestiones para su jefecito en el Riggs.

56. Jorge Ballerino Sandford
Leal, leal, leal al patrón del mal fue jefe del comité asesor de Pinochet, de la Casa Militar de La Moneda y secretario general de la Presidencia. Ya era una pésima persona en 1972 cuando preparó en la Academia de Guerra un plan de acción del Ejército para arrebatar el poder a la UP. De ahí en adelante, siempre estuvo al servicio de Pinochet.

57. Ramón Castro Ivanovic
Este caballero fue secretario privado de Pinochet entre 1990 y 1998, y además miembro de los oficiales de la Casa Militar. Fue quien abrió cuentas corrientes en Miami para manteneter a Augustito cuando éste vivía ahí.

58. Juan Ricardo Mac Lean Vergara
Este tipo tiene suerte. Fue jefe de escolta de Pinochet y se salvó del atentado de 1986 en el Cajón del Maipo. Desde entonces fue uña y mugre con el dictador, tanto que también tenía su cuentita en el Riggs, En 2006 el SII le quiso cobrar más de $ 58 millones por no declarar operaciones en el extranjero, pero el caso había prescrito.


59. María Lucía Hiriart Rodríguez:
Dicen que lo último que dijo Pinochet antes de estirar la pata fue “Luciiiii”. Se refería a su esposa, el rostro de Cema Chile y de todo lo que uno no quisiera ser en la vida. Durante 63 fue esposa del general en retiro y, según las biografías de Pinochet era mala, metiche e hinchapelotas. Cuando se descubrieron lucas de dudosa procedencia sacó flor de discurso. Dijo que “era muy ahorrativo, ordenado”.

60. Paul Schäefer
Este viejo alemán mala gente y pedófilo, que murió hace unos años, creó en los ’60 un enclave en Parral y desde este centro anticomunista ayudó con instalaciones para torturas a Pinochet. En el 74, el dictador, junto a Manuel Contreras y su hijo fueron de paseo a Colonia Dignidad, qué miedo.

61. Sergio Rillón
Fue uno de los principales asesores de Pinochet y quien encabezaba la oficina de asuntos especiales que según muchos era un sapeo encubierto a la Iglesia Católica. Fue quien reclutó a Cuadra y quien lo recomendó para ministro. Estuvo ligado con el dictador hasta que éste murió.


(Foto: Gentileza CiperChile)
62. Eugenio Berríos
Fue el químico estrella de la Dina, el que manipulaba gas sarín y otras armas biológicas junto al Michael Townley en la siniestra casa de Lo Curro donde Mariana Callejas hacía en los ´80 un taller literario y todos planeaban el crimen de Letelier. Fue sacado clandestinamente del país el 26 de octubre de 1991 con el nombre falso de Tulio Orellana, para impedir que declarara en el juicio por el homicidio del ex canciller. En Uruguay recurrió a la policía para decir que estaba secuestrado, pero había estado demasiado tiempo con asesinos y recibió un disparo en la nuca de sus ex amigos.

63. Francisco Oyarzún Sjöberg
Se unió a Berríos para proveer de armas químicas a la Brigada Mulchén. Trabajó en Lo Curro con Townley a quien había conocido a inicios de los ’70. Fue esencial en el llamado proyecto Andrea, cuya vedette era el gas sarín.

64. La flaca Alejandra
La de Marcia Merino es una historia fuerte. Fue una de las principales mujeres del MIR hasta el 73, luego fue detenida, advirtió que no sería capaz de soportar la tortura, pero no se le permitió asilarse. En el 74 la Dina la secuestró y la convirtió, tras torturarla brutalmente, en colaboradora de los servicios represivos. En 1992, ya en democracia, confesó cuál fue su rol y pidió perdón.

65. María Luisa Uribe
Fue una de las más valientes militantes del MIR hasta que en el 74 la delató la flaca Alejandra y tras un mes de torturas, se convirtió en una vehemente colaboradora de los organismos de inteligencia y mantuvo una relación el brigadir Pedro Espinoza. A diferencia de Marcia Merino y Lucy Arce, la “chica Carola” nunca se arrepintió de ayudar a la dictadura ni colaboró con la justicia.

66. Luz Arce
Fue militante socialista y se convirtió en delatora luego de ser detenida y torturada. Colaboró con la justicia y luego se retiró a vivir a México.

67. Mariana Callejas
Su historia quedó reflejada en Nocturno de Chile, de Roberto Bolaño. Mariana era una promesa literaria que realizaba un taller en su casa, mientras su esposo, Michael Townley y Eugenio Berrios hacían armas químicas. Ellas misma participó en diversos atentados terroristas, entre ellos, el asesinato del general Carlos Prats y su esposa perpetrado en 1974 en Buenos Aires.

Los jóvenes por la patria

68. Ignacio Astete
Fue uno de los personajes elegidos por la dictadura para organizar el famoso encuentro de Chacarillas, donde la UDI condecoró a 77 jóvenes en homenaje al combate de La Concepción durante la Guerra del Pacífico. Astete, líder del Frente Juvenil de Unidad Nacional, según el libro Las letras del Horror de Manuel Salazar, fue quien acarreó a los participantes de tan noble encuentro en el torreón de Chacarillas en el cerro San Cristóbal. En la cita participaron entusiastas con velita en mano Luis Cordero, Juan Antonio Coloma, entre muchos otros. Albacea de Jaime Guzmán, ex director de Dinacos -la oficina de propaganda de la dictadura-, dueño de la Radio Carolina en los días de la campaña “Pitéate un flaite” y -hoy por hoy- uno de los miembros del Tribunal Supremo de la UDI.

69. Horacio Saavedra
Formaba parte de las orquestas favoritas de los milicos y el gobierno. En la revista Plan B, un cercano a Corvalán dice que “el Chico” tocaba gratis y que gracias a su amistad con el ex CNI lograba estar en Viña y en los eventos importantes.

70. Carlos Bombal
Uno de los fundadores de la UDI, alcalde designado por Santiago en los días de la dictadura, jovencito Chacarillas, presidente del Senado el 2003 y derrotado como senador el 2005. Por esos misterios de la vida, las viejas lo encuentran mino.

71. Los hermanos Cordero
Los hermanos Cordero -Patricio y Luis- fueron Chacarillas boys y samurais de Lavín. El currículum de Patricio: ex asesor de la Municipalidad de Las Condes, ex administrador de la Municipalidad de Santiago y actual miembro de la junta directiva de la Universidad San Sebastián. Luis estuvo en el directorio de TVN, integró la primera directiva de la UDI, aconsejaba a Pinocho a la hora de designar alcaldes y quiso ser político pero no le resultó. Renunció a la UDI con el discurso de que se habían perdido los valores dados por Jaime Guzmán y bla bla bla.


72. Cristián Larroulet
El actual ministro de la Secretaría General de la Presidencia fue otro de los que fue a lamerle las botas a Pinocho en Chacarillas. Nacido en Temuco, economista, etc, etc. Su gran virtud: se dice que Piñera lo llama “Larroulef” cuando le toca negociar con los mapuche.

73. Andrés Chadwick
Chacarillas boys designado presidente de la FEUC por la dictadura, pero de los arrepentidos. En una entrevista en TVN dijo: “Hay una situación de la que me arrepiento, que es la violación brutal a los derechos humanos y tengo un profundo arrepentimiento de haber sido parte de un gobierno donde esos hechos sucedían”.

74. Juan Antonio Coloma
Presidente FEUC designado, miembro del Consejo de Estado hasta 1989, ex presidente de la UDI, Coloma tiene el honor de haber aparecido segundo en el ranking que hace el Movilh de los homofóbicos consagrados chilenos -Carlos Larraín style-. A propósito de matrimonio gay, dijo lo siguiente: “Para mí nunca el tema de la modernidad ha sido una razón suficiente para cambiar un principio. Hay que tener capacidad de entender la modernidad, pero a partir de los conceptos que uno tenga”. Ah. Y tiene ocho hijos. OCHO.

75. Juan Antonio Guzmán
No es político pero tiene poder. Y puede cargar con dos grandes culpas: Ser ministro de Educación en los tiempos en que se hizo mierda a la educación en Chile. Y ser -según cuenta la Revista Qué Pasa- quien le dio el último empujoncito a Golborne para que aceptara el ministerio que le ofrecía Piñera. Socio de la Clínica Indisa, presidente de Polpaico, ex rector de la Andrés Bello -entre muchas otras cosas- fue profesor de Golborne en la Católica y desde ahí que se convirtió en su amigui, mentor, co dueño del Oliva Limón -el restorán que tienen juntos- y quién sabe en qué más podría convertirse. Ojo: está a la cabeza de la directiva de la Andrés Bello.


76. Patricio Melero
Presidente de la UDI, asistente a Chacarillas y alcalde designado en Pudahuel el 85. Igual que Coloma -su antecesor en el cargo- Melero habla leseras sobre el matrimonio gay: “(La UDI) No quiere eludir debates pero claramente hay prioridades más urgentes”. ¿Cuáles serían? No sabemos.

Inclasificables

77. Pablo Longueira
En 1981 fue designado presidente de la Federación de Centros de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fecech), que era la Fech de la dictadura. Colaboró como asesor del Ministerio de Vivienda y Urbanismo y desde el ’83 empezó a organizar junto a Guzmán la fundacón de la UDI. En 1986 encabezó un ataque en contra del senador norteamericano Ted Kennedy porque éste vino a Chile a apoyar a los defensores de los derechos humanos. En democracia fue presidente de la UDI, senador y ministro y hasta candidato presidencial, pero le dio depresión y tuvo que abandonar la carrera por La Moneda.


78. Claudio Sánchez
En 2008 el Colegio de Periodistas lo sancionó por avalar el montaje en Rinconada de Maipú. Claudio Sánchez no fue a comparecer porque -dijo- en 32 años trabajando en canal 13 que no podía acordarse de todo lo que había hecho. Pero canal 13 tenía mejor memoria que Sánchez y, al dar un programa sobre las omisiones que habían hecho sobre las violaciones a los derechos humanos en la Dictadura, aparecía una de él en el Estadio Nacional -año 73- hablando de las buenas condiciones en las que estaban las personas que, entre sus privilegios, tenían un “completísimo hospital de campaña”.

79. Julio López Blanco
En los días de la Dictadura, era a TVN lo que Claudio Sánchez a Canal 13. Igual que Sánchez, estuvo en Chacarillas. Igual que Sánchez, fue citado a declarar en el caso montaje de la DINA en Rinconada de Maipú, difundido en 1975 por los dos canales.

80. Ricardo Claro
Fue malulo desde chico: el año ’56, a los 21 años acusó a una compañera a los pacos de ser comunista. La “Ley maldita” -que proscribía al PC en Chile- todavía estaba vigente. Lo echaron de la FECH por sapo y él dio estas razones: “Soy católico y, por lo tanto, forzosamente tengo que respetar la declaración del Sumo Pontífice que ha declarado al comunismo como una doctrina intrínsecamente perversa”. Los valores de quien tuvo la quinta fortuna de Chile y fue dueño de Sudamericana de Vapores, Elecmetal, Viña Santa Rita, Cristalerías Chile y Mega -entre otras- eran los propios de un católico facho: la moral del culo y la inmoralidad de los derechos humanos. Estuvo en la Dictadura como asesor del canciller Ismael Huerta y logró que la OEA no hiciera pico a Chile por la violación a los derechos humanos. Pero -justamente a la OEA- Castillo Velasco y Andrés Zaldívar le hicieron llegar documentos que denunciaban desapariciones y torturas. Al primero, lo echaron de Chile. Al segundo, no lo dejaron volver. Se podrían decir mil cosas de Claro. Basta con decir dos: El Mercurio lo nombró el hombre más temido de Chile el 2001 y Jorgelino Vergara -el mocito del Mamo- dijo hace poco que había financiado a la DINA. También se puede decir una tercera. O más bien, que la diga el mismo: lee el poema que hizo antes de conocer a la DINA acá


81. Benjamín Mackenna
Tiene 78 años y ya lleva 500 mil torturándonos con los “Huasos Quincheros”, lo que podría ser un pecado no demasiado terrible si es que no hubiera asesorado a la dictadura. En El Mercurio él lo dijo de forma delicada: “(fue) una labor de extensión cultural. Nunca fui censor ni nada (…) Mi labor era desarrollar proyectos culturales en el país”. Por ejemplo, los Quincheros se ganaron un cupo artístico para representar a Chile en la inauguración de Alemania ’74 y le dieron la bienvenida entre cuequitas a Kissinger en Chile, mientras artistas como Quilapayún o Isabel Parra vivían en el exilio. Ah. Y Mackenna cantó en la franja del Sí.


82. Jaime Guzmán
Fundador de la UDI y artífice de la Constitución ¿Qué chucha se puede decir de Guzmán que no sepamos? Que fue el creador del artículo 8 transitorio de la Constitución del ’80 que sancionaba con la pérdida de derechos ciudadanos a los grupos y personas que propagasen doctrinas que atentaran contra la familia o promuevan una concepción de la sociedad fundada en la lucha de clases. Sobre su maravillosa obra legislativa dijo que “introduce las rectificaciones e innovaciones indispensables para favorecer una democracia estable al servicio de una sociedad integralmente libre, moderna y más justa”. Fue asesinado en el ´91, tras dar clases de derecho en Campus Oriente en la UC. Ah, y hace poquito un sobrino suyo, que es actor, insinuó que el fundador de uno de los partidos más conservadores del país era gay.

83. Ambrosio Rodríguez
Abogado, RN, Ambrosio es un malulo: sus primeros servicios a la dictadura tuvieron que ver con hacerle sumarios a los profesores de la Escuela de Periodismo de la Chile. Como -naturalmente- consideró que enseñaban marxismo en sus clases, los echaron a casi todos. Luego fue el asesor jurídico del ministerio del Interior y, más tarde, en los días de la Operación Albania, fue Procurador general de la República. En democracia no se volvió mejor persona: defendió a Pinocho en Londres y en Santiago, al ex director de la CNI Humberto Gordon, a los procesados en el Caso Degollados y a Pinocho hijo en lo de los Pinocheques. Hoy por hoy, es presidente del Tribunal Supremo del partido de Piñera.


84. Pablo Rodríguez
Basta decir dos cosas para que uno cache quién es Pablo Rodríguez: abogado de Pinochet y uno de los fundadores de Patria y Libertad. Hoy tiene el cargo lógico: decano de Derecho de otra universidad favorita de los que trabajaron con Pinochet. La universidad del Desarrollo.


85. Sergio Diez
Sergio Diez tuvo una pega difícil en el tiempo de Pinochet: ser embajador de Chile ante la ONU donde tenía que explicar lo inexplicable: qué chucha pasaba con los detenidos desaparecidos que aparecían en las listas hechas por organismos de derechos humanos. Luego, se convertió en senador por RN, presidente del Senado, presidente del partido y presidente de la Comisión de Familia de RN, creada para contrarrestar esa cosa terrible llamada Acuerdo de Vida en Común. Sobre eso, el familiar Diez dijo en Las Últimas Noticias, hace tres años atrás: “¡Que otros se preocupen de las minorías! Por las preguntas que me hace, pareciera que es pecado defender la familia ¿Qué debería decir, que ojalá todo el mundo sea maricón y que nadie se case? No pues”

86. Jovino Novoa
Acá, una vista rápida al gran currículum del senador de la República por Santiago poniente (gracias al binominal todopoderoso): subsecretario de Gobierno en tiempos de Pinochet-días en los que de la Segegob dependía, entre otras cosas, tener el control de los medios de comunicación-, acusado por el hijo de Tucapel Jiménez de tener una responsabilidad indirecta en la muerte de su papá, fundador de la UDI y uno de los principales ideólogos -si la palabra ideólogos califica para esto- de la franja del Sí.


87. El cura Hasbún
Malo con traje de cura. Mientras la Dictadura asesinaba a los sacerdotes André Jarlán, Gerardo Poblete, Juan Alsina, Miguel Woodward y la DINA hacía desaparecer a Antonio Lidó, el cura Hasbún hablaba hueás. Hueás en canal 13, hueás en radio Agricultura, hueás en El Mercurio. Hueás, como apoyar a Pinocho y defender a Colonia Dignidad. Llegó la democracia y el Cura Hasbún siguió en la misma -hablando hueás- pero pasaría a hacerlo desde nuestro canal favorito, Mega, y sus joyitas serían cosas como que Chile tenía que estar agradecido de la DINA y que el sufrimiento de Pinocho en Londres era como el de Jesús. Seguramente sigue hablando hueás pero más en privado: lo echaron de Mega y, en una entrevista a la Tercera, dijo que ya las cosas no eran como cuando estaba don Ricardo Claro.

88. Agustín Edwards
Eso de que el periodismo es el quinto poder fue muy cierto en la relación de El Mercurio y la dictadura y no es demasiada novedad decirlo. Ejemplo: el encubrimiento del asesinato de Marta Ugarte haciéndolo pasar por un crimen pasional -El Mercurio tituló “Asesinada hermosa joven”- y no por lo que era: una mujer no tan joven -tenía 42 años- asesinada en Villa Grimaldi por la DINA, lanzada al mar y devuelta. Otro inolvidable: el titular de la Segunda “Exterminados como ratones”. Para qué hablar de las editoriales, inserciones -ésas en las que aparecía gente lamentándose por lo terrible que había sido la UP- y avisos del Sí que circularon el año 88. Nunca ha pedido perdón.


89. Hermógenes Pérez de Arce
Hermógenes, uno que no se avergüenza del pasado: salió en la franja del Sí, fue columnista de El Mercurio, es la envidia de Gonzalo Rojas (no el poeta, claro). Sobre el arrepentimiento de Chadwick de haber participado en el gobierno de Pinocho, dijo: “Darse vuelta la chaqueta es un hábito muy antiguo chileno. Particularmente frecuente en gente de derecha”.

90. Jorge Fontaine Aldunate
Tío de Arturo Fontaine -director del CEP y escritor de libros y poemas con versos como “tu ostra viva”-, de Juan Andrés Fontaine -ex ministro de Economía de Piñera- y hermano de Arturo Fontaine padre -director de El Mercurio entre el 78 y el 82-, Jorge Fontaine Aldunate, es parte de Independientes por el Sí el año 88 y fue designado director ejecutivo de ProChile por Pinocho.

91. Mario Arnello
Fundó el Partido Nacional, fue embajador especial ante la ONU y ante la OEA en la dictadura y, fue Director de la Dibam. Diputado por dos periodos consecutivos entre 1969 y 1973. El ’75 envió un cheque por 25 mil dólares a Liebman Inc, una compañía de Marvin Liebman, consultor gringo contratado por la dictadura con el fin de conseguir aprobación de leyes gringas favorables a Chile. El plan no resultó.


92. Federico Willoughby-MacDonald
Este señor es muy, muy raro. Se opuso a Allende contra quien despotricó en la revista “El Campesino” y en Radio Agricultura. El día del Golpe leyó los “bandos” que se transmitieron por cadena nacional de radio y después asumió como secretario de Prensa de la Junta Militar hasta 1976, año en que se peleó con Manuel Contreras. Después de eso hizo campaña por el No. Chan.

93. Roberto Thieme
Fundó Patria y Libertad, ese movimiento paramilitar de derecha que le tenía pavor a los marxistas y que quería luchar con armas para eliminar al comunismo. En los ´90 creó el Partido del Sur, y luego se casó con Lucía Pinochet.

94. Alberto Cardemil
Lo único bueno de Cardemil es que nació en Chimbarongo. Lo demás, es esto: estuvo encargado de organizar la visita del Papa en la que Pinocho vio la oportunidad de ganar popularidad y sentirse redimido y será recordado por los siglos -esperemos- por haber sido subsecretario del Interior encargado de entregar los resultados el día del plebiscito y decir, en el segundo cómputo: “51,30 % para la opción Sí, 46,51% para la opción No”. Cara de raja. Después se volvió demócrata -RN- y ahora es diputado.

95. Orlando Poblete
Este abogado, que ahora es rector de la Universidad de Los Andes fue entre 1979 y 1987 asesor de la Presidencia, es decir, orejero de Pinochet. En julio de 1987 fue designado como ministro secretario general de gobierno, cargo que ocupó hasta octubre del 88.

96. Armando Fernández Larios
Este comandante del Ejército estuvo en el asalto a La Moneda, fue parte de la siniestra comitiva de Arellano Stark, la Caravana de la Muerte y además tomó clases en la Escuela de las Américas. Por si eso no fuera suficiente, participó en la preparación del crimen de Leteliter. Vive hoy en EEUU, protegido tras colaborar en el esclarecimiento de este asesinato.

Los faranduleros
En realidad podríamos decir que todos los que salieron en la tele y construyeron su fama en los 80 fueron parte de la dictadura, que utilizó la televisión como principal mecanismo para mantener a la población del toque de queda distraída y entretenida con programas como Sabor Latino y el culo de Maripepa Nieto. Pero más allá de eso, hay algunos que se pasaron para tener buena onda con los milicos y asistir a cuanta fiesta y ceremonia había.


97. Raquel Argandoña
Primera Miss Chile post Golpe. Conducía las noticias donde se disfrazaba la verdad o derechamente se evadía. Amiga del Mamo y protegida de la dictadura, según señala Plan B: “su nombre era número puesto a la hora de animar eventos para militares, autoridades o algunos shows que realzaban cualquier obra del gobierno. “Para todas las inauguraciones, los números de los artistas eran fijos. Por ejemplo, la cantante de la Nueva Ola Fresia Soto era presentada por Raquel Argandoña”, recuerda la ex vedette Mireya Smith, Wendy”.

98. Enrique Maluenda
El rey de la sabrosalsa tuvo una carrera en latinoamerica y un breve paso por Chile en la UP. Retornó en 1976 para animar Dingolondango y el Festival de la Una entre 1979 y 1988 en TVN. Ese año participó en la franja electoral del plebiscito para apoyar el «Sí» de Chile, un país ganador.

99. Willy Bascuñán
Aunque Pedro Messone con Los Cuatro Cuartos popularizaron “Los viejos estandartes”, la culpa es de Willy Bascuñan. Fue él quien compuso la canción y el disco “Al 7º de Línea”. Y no sólo eso: también aparece en la franja del Sí. Muy amigo, cuentan en Punta Peuco, de Álvaro Corbalán.


100. Patricia Maldonado
Como Hermógenes, la Maldonado no es de los arrepentidos: “Yo no soy de derecha. Soy pinochetista y voy a morir siendo pinochetista les guste o no les guste”, le dijo a Ricarte Soto hace unos años. En el matinal también dijo que se enamoró de su esposo porque se parecía a Pinochet. También cantó en la franja del Sí.

*Fueron usados como fuentes recurrentes al elaborar este listado los libros La Historia Oculta del Régimen Militar de Ascanio Cavallo y El Saqueo de los grupos Económicos al Estado chileno de María Olivia Monckeberg.