“Hay una posibilidad de que la candidata presidencial Michelle Bachelet gane en primera vuelta en los comicios de noviembre”, afirmó hoy el ministro de Salud, Jaime Mañalichh, en declaraciones a Radio Bío-Bío, situación que generó una profunda molestia en La Moneda ante lo que se considera un “exceso de derrotismo” que no va a contribuir a mejorar los números de la candidata presidencial de la derecha, Evelyn Matthei, quien se mantiene en el segundo lugar según los sondeos de RN y la UDI, pero bordeando el 25% y seguida de cerca por el independiente Franco Parisi.

Según fuentes de Gobierno, Mañalich transmitió al Ejecutivo que sus dichos se enmarcan dentro de una estrategia para “despertar” al oficialismo y, a través del miedo a una debacle electoral, instar al electorado de derecha a ir a votar el 17 de noviembre en los comicios. Sin embargo, el análisis del Presidente Sebastián Piñera y sus asesores es que tal objetivo no se cumple y que sólo se daña la alicaída candidatura de Evelyn Matthei, ya que descartar un balotaje implica, en la práctica, “que no es necesario ir a sufragar porque a todo evento gana Bachelet”.

Otra aparición de Mañalich que causó incomodidad es la entrevista que dio el ministro al diario La Segunda donde cuenta lo que todos saben: que Piñera es el casi seguro candidato presidencial del sector para el 2017. También afirma, en la conversación, que votó por el No y que estuvo preso en Villa Grimaldi.

Su intervención provocó la inmediata inquietud entre los parlamentarios de la UDI y RN que llamaron a integrantes del comité político de Palacio para solicitar que se “controle” a Mañalich para que no ponga, nuevamente, en aprietos a Matthei, en especial tras el cerrado respaldo de los diputados de derecha al ministro durante la interpelación de este miércoles.