El Tribunal de Garantía de Graneros formalizó esta mañana a Cristopher Morales, sindicado como uno de los agresores de Wladimir Sepúlveda el pasado 20 de octubre, para luego dejarlo en arresto domiciliario ya que no se pudo comprobar que el ataque contra el joven tuvo motivaciones homofóbicas.

Según el relato de Morales, se acercó al grupo en el que participaba para pedir fuego, el cual fue negado. Ante esto, el joven habría reaccionado violentamente, incluso amenazando con una botella rota, por lo que los golpes que aún lo mantienen en riesgo vital habrían sido en defensa propia y de las mujeres que integraban aquel grupo.

Además aseguró que no conocía al joven ni su orientación sexual, por lo que no podría haber proferido insultos que apuntasen hacia ello, según consigna DPP.

Christopher Morales finalmente fue formalizado por delito de lesiones graves gravísimas. De la misma forma que no se pudo comprobar el móvil homofóbico, fue desestimado el hecho de que actuase en grupo contra Sepúlveda, siendo considerado por el Tribunal solo como una pelea.

El abogado del imputado, Roberto de los Reyes, dio a conocer que Wladimir Sepúlveda era conocido en la zona por hechos anteriores, como riñas y robos, a diferencia de su defendido que cuenta con conducta anterior intachable.

El magistrado Paulo Aceituno dio 180 días para realizar la investigación, además de decretar arresto domiciliario total para Morales.