Vía Kienyke

Caril Ann Fugate & Charles Starkweather

Una historia que parece haber inspirado la película de Oliver Stone de 1994,Asesinos por naturaleza: El 21 de enero de 1958, Charles Starkweather, de 19 años, tuvo una relación sentimental con Caril Ann Fugate, de 14 años. Charles llegó a la casa paterna de la mujer y asesinó a su papá, su mamá y su hermanita de dos años. Caril siempre aseguró que no estaba en su casa cuando Charles mató a su familia y que no tenía conocimiento sobre los crímenes. Sin embargo, vecinos y allegados a la familia aseguran que sí se encontraba allí  y que además ayudó a enterrar los tres cuerpos en el jardín trasero de la casa en el estado de Nebraska, EE.UU.

Charles y Caril se quedaron en la casa de la familia Fugate durante casi una semana y luego salieron en un viaje en automóvil hacia el estado de Wyoming. Cuando fueron atrapados por las autoridades el 29 de enero del mismo año habían asesinado a un total de 11 personas. A pesar de haber presentado un testimonio que dejaba claro que tuvo varias oportunidades para escapar, Caril dijo que no tuvo nada que ver con los asesinatos y que además siempre temió por su propia vida. Ambos fueron declarados culpables. Charles recibió la pena de muerte y Caril cadena perpetua.

Asesinos Carol Ann Fugate y Charles Starkeweather, Kienyke

 

Bonnie Parker & Clyde Barrow

Esta es quizá la pareja más famosa de la historia del crimen: Bonnie y Clyde se conocieron durante el mes de enero de 1930 cuando Bonnie tenía solo 19 años. A pesar de ser una adolescente, entonces Bonnie tenía fascinación por el crimen y estaba casada con un hombre que estaba preso por asesinato. Al poco tiempo de conocer a Clyde este fue privado de su libertad por hurto, entonces Bonnie logró meter un arma a la cárcel que le sirvió para escapar de allí.

En 1933 la pareja se unió a otros tres ladrones con quienes se dedicaron a robar bancos hasta que la policía capturó a dos de ellos y mató al tercero. La pareja siguió robando y mataron a un total de 13 personas hasta que las autoridades lograron capturarlos y los mataron a tiros cuando intentaban escapar en un automóvil.

Myra Hindley & Ian Brady

Esta es una de las parejas más depravadas y sádicas de la historia del crimen en Inglaterra. Conocidos como los asesinos de Moors, Myra Hindley e Ian Brady se dedicaron a atraer, secuestrar, abusar sexualmente, torturar y luego asesinar niños de entre 10 y 17 años durante los años 1963 y 1965. En total asesinaron a cinco niños. La pareja grabó el sonido y tomaron varias fotografías de sus sesiones de tortura que luego fueron claves en el juicio en su contra. En uno de estos casos, la madre de una de sus víctimas debió escuchar la cinta con la sesión de tortura de su propia hija para poder identificarla.

Myra murió en la cárcel pero Ian sigue vivo y desde hace más de 13 años se encuentra en una huelga de hambre en un intento por morir, que es lo que ha exigido desde que fue apresado. A pesar de no haber tenido tanta culpa como Ian, Myra fue denominada como la mujer más mala del Reino Unido.

Asesinos Ian Brady y Myra Hindley, Kienyke

 

Karla Homolka & Paul Bernardo

Los canadienses Karla y Bernardo se conocieron cuando ella tenía 17 años y él 23. Se dice que tuvieron relaciones sexuales esa misma noche y que desde entonces descubrieron la fascinación que ambos tenían por las prácticas sadomasoquistas. Así Karla se convirtió en su esclava, ansiosa por complacer a su amo.

Al poco tiempo de comenzar su relación y con el permiso de Karla, Bernardo comenzó a violar mujeres en la zona denominada Scarborough, en la ciudad de Toronto. Desde el principio de la relación, Bernardo le echó en cara a Karla que no era virgen, por lo que ella estuvo de acuerdo en drogar a su hermana Tammy, de 15 años, con un anestésico para animales, para que así Bernardo pudiera violarla. La niña murió ahogada en su propio vómito mientras era violada por la pareja, pero su muerte fue considerada un accidente.

La pareja secuestró y violó a otras dos adolescentes que luego asesinaron. Además filmaron lo que les hicieron a ambas, y fueron esos vídeos los que demostraron que Karla no era tan inocente como siempre quiso que se creyera. Cansada del constante abuso físico, Karla dejó a Bernardo y al poco tiempo confesó que él era el violador de Scarborough y además un asesino. Mientras él recibió cadena perpetua, Karla recibió tan solo 12 años de cárcel a cambio de información sobre Bernardo. Hoy en día terminó su condena y vive con su nuevo marido y tres hijos en una isla de Guadalupe en el Caribe.

Asesinos Karla Homolka y Paul Bernardo, Kienyke

 

Rosemary Letts & Fred West

Cuando Fred West tenía 19 años fue encontrado culpable de abusar sexualmente a una niña de 13 años, pero no fue encarcelado pues se concluyó que sus actos se debían a que padecía convulsiones debido a un par de caídas que le lastimaron la cabeza. Mary siempre fue una joven acomplejada y maltratada que comenzó a tener relaciones con hombres mucho mayores que ella. Fred y Rose se casaron en enero de 1972 y Rose se dedicó a criar a Charmaine y Anne Marie, las dos hijas del primer matrimonio de Fred. Desde el comienzo se dedicó a maltratarlas hasta que terminó matando a Charmaine, a la que Fred enterró debajo del piso de la cocina de la casa que compartían.

Rose comenzó a prostituirse desde su casa con permiso de Fred, quien espiaba a su mujer con sus clientes y grababa los actos sexuales. Fred y Rose tuvieron 3 hijos, y Rose tuvo otros cuatro de los cuales tres fueron fruto de sus clientes y el cuarto de una relación incestuosa con su papá. La pareja comenzó a traer jóvenes hasta la casa en que vivían con su familia, diciéndoles que les darían trabajo como niñeras. Luego las secuestraban, las violaban y torturaban de las formas más sádicas y finalmente las mataban, las cortaban en pedazos y enterraban bajo el patio de la casa. En total mataron de 11 a 13 víctimas, y entre sus asesinatos se encuentran dos de sus hijas y la primera mujer de Fred.

Fred se suicidó en la cárcel y actualmente Rose cumple su condena a pesar de continuar insistiendo en que no tuvo nada que ver con los asesinatos.

Asesinos Fred y Rose West, Kienyke