A lo menos 13 organizaciones sociales y de trabajadores anunciaron este domingo la realización de la ‘Marcha de Todas las Marchas’, el sábado 22 de marzo próximo, a partir de las 14 horas, que se iniciará en la Plaza Italia, y recorrerá la avenida Bernardo O’Higgins, doblará por Mac Iver para culminar con un acto en la Costanera Andrés Bello.

Están convocando a esta caminata, la Central Autónoma de Trabajadores (CAT), el Movimiento por la Interrupción Legal del Embarazo (Miles), la Confederación de Trabajadores del Transporte y Afines (Conutt), Movimental, la Coordinadora de Ríos del Maipo, No Alto Maipo; el Consejo de Todas las Tierras, la Sociedad Atea, el Colectivo Animalista, y Moviambiental, entre otras.

La vocera de Miles Chile, Claudia Dides, expresó que también han adherido a la movilización estudiantes de la Universidad Central y de la Universidad Católica, y hoy la Confech, que está en una asamblea en Temuco, también se pronunciará sobre el particular.

Respecto a las autorizaciones para esa jornada, afirmaron que éstas se están gestionando, y que hay que esperar que asuma el nuevo gobierno para que ello se defina.

El presidente del Movilh, Rolando Jiménez, junto a los otros portavoces, expresó que “esta convocatoria es la primera que se hace en el próximo Gobierno y el Congreso recién asumido. Este llamado da un salto cualitativo en términos de la unidad y la coordinación de los movimientos sociales”, dijo.

Respecto al número de personas que concurrirán, Jiménez expresó que no se compromete a dar cifras, “pero si en la última marcha del Movilh se juntaron 80 mil personas (…) estimamos que un piso de 50 mil hacia arriba asistirán. Esperamos esta que sea una marcha multitudinaria”.

A su vez, Claudia Dides, explicó que “hemos acordado todas las organizaciones, que bajo el lema Nueva Constitución vía Asamblea Constituyente, se están uniendo todos los movimientos sociales para que cada una de sus demandas no sean sectoriales y queden en negociaciones particulares. En ese sentido, el primer llamado que hacemos a la sociedad chilena es sumarse al gran movimiento, ‘Vía Constitución, vía Asamblea Constituyente'”.

Agregó que la “nueva Constitución implica que muchas de las leyes que se han quedado en el Parlamento y algunas que se han aprobado, son bastante débiles, respecto a las propias demandas que tienen los trabajadores, las mujeres, el movimiento ambiental, entre otros, y lo que se quiere es que muchos de los derechos que no están expuestos en la Constitución, ya que ésta se hizo bajo la dictadura, y sea una Constitución democrática e incluya a todos los sectores y demandas de las sociedad chilena”.