El presidente de los recolectores de residuos domiciliarios, Armando Soto, declaró este domingo que realizarán un nuevo paro nacional en caso de no cumplirse el acuerdo adoptado por el gobierno y el gremio que representa a unos 34.000 trabajadores de la basura, en el sentido de liberar las remuneraciones que ya se encuentran en las municipalidades y que corresponde al reajuste salarial comprometido tras la huelga del 2013.

Acompañados del vicepresidente de la Asociación Chilena de Municipalidades, y alcalde de Maipú, Christian Vittori, los trabajadores denunciaron que hay una promesa incumplida, pues estaba acordado que el 2014 se reajustaría el sueldo de los trabajadores de la basura entre unos 80 mil a 100 mil pesos, lo que hasta la fecha no ha ocurrido, por ello han convocado a una asamblea de los delegados nacionales, que este lunes podría eventualmente declarar un paro indefinido.

“Si los dineros no son liberados por la Contraloría antes del 13 de marzo, no nos queda más remedio que movilizarnos y que puede culminar en un paro nacional, que puede traer consecuencias graves, más aún si se da en estas fechas, enero, febrero y marzo, son los meses en que más basura arroja la ciudad, por lo tanto, sería un daño muy grande a la comunidad, sin que ellos tengan responsabilidad en esto”, sentenció el presidente de los recolectores de residuos.

Armando Soto recalcó que “los trabajadores hemos sido siempre respetuosos y tolerantes, pero hay tolerancias que tienen su límites, estas platas debieron haber sido traspasadas en enero y estamos en marzo y todavía no tenemos algo definitivo, por lo tanto estamos dependiendo de lo que diga la Contraloría y esperamos que le de la autorización al municipio para que se liberen las platas, y no tengamos que movilizarnos”.

Por su parte el vicepresidente de la AchM, señaló que “nosotros acusamos al gobierno de Sebastián Piñera de generar una especie de una bomba de tiempo, contra la presidenta Bachelet, dado que en la medida que el acuerdo no se cumple, evidentemente genera condiciones para que los trabajadores se puedan movilizar, hacemos un llamado a desactivar esta bomba de tiempo”

Christian Vittori explicó que “ha habido tiempo para inaugurar muchas cosas, pero no ha habido voluntad, de resolver los problemas que el propio gobierno se comprometió a resolver, y en ese sentido los trabajadores no pueden seguir esperando, esto debe tener una solución inmediata, no hay excusas para no cumplir el acuerdo”.