El abogado constitucionalista Fernando Atria respondió a las crìticas que se formulan desde la derecha al proyecto que elimina la selección de la educación escolar, planteando que resulta “evidente” el que la posibilidad del establecimiento de seleccionar estudiantes, por rendimiento académico o pago de una mensualidad, es la verdadera limitación de “la libertad de eligir” a la que tanto se apela.

“Siete centros de estudios de la derecha creen que esta reforma, que amplía la libertad de los padres de elegir, ‘vulnera la esencia de una sociedad de libertades y responsabilidades’. Ellos no ven ampliación de la libertad en que la ley prohíba a los establecimientos seleccionar, de modo que ahora la decisión sea totalmente de los padres. Y se quejan de que ahora los padres no podrán aportar a la educación de sus hijos, cuando el proyecto no prohíbe a nadie aportar. Solo prohíbe al establecimiento excluir al que no puede aportar”, señala el jurista en una carta a El Mercurio.

“Cuando la derecha dice proteger la libertad, entonces, no le interesa la libertad de los padres de elegir, sino la de los establecimientos de excluir; cuando dice proteger el derecho de los padres a aportar, no le interesa la posibilidad de los padres de aportar, sino la de los establecimientos de excluir al que no puede aportar”, sentencia.

“Es inusual que la discusión pública alcance momentos de tanta claridad, más allá de la retórica. Ahora sabemos que, para la derecha, ampliar la libertad de los padres de elegir ‘vulnera la esencia’ de lo que le importa a la derecha”, concluye Atria.