bombas

El Consejo Asesor de Seguridad Exterior de Estados Unidos (Osac, por siglas en inglés) apuntó que las bombas que han sido colocadas en Chile en los últimos años, son solo “terrorismo doméstico a baja escala”.

El documento que fue publicado el pasado 8 de agosto, consiga La Tercera, establece que las motivaciones de los grupos anarquistas chilenos apuntan a “para causar daño físico, hacer una declaración política y reducir al mínimo la posibilidad de lesiones o muerte a los civiles”.

En ese sentido, reconoce la Isac, de un tiempo a esta parte las objetivos han ido cambiando, ya que los “dispositivos explosivos improvisados se han colocado en los lugares de culto y las zonas frecuentadas por el público en general”.

Hay que recordar que a principios de septiembre, un artefacto explosivo detonó en el bulevar de la Escuela Militar, dejando heridas a 14 personas.

Por ese hecho están formalizadas tres personas por parte del Ministerio Público de la zona sur, bajo el delitos de la Ley Antiterrorista. Se trata de Juan Flores, Nataly Casanova y Guillermo Durán.

Básicamente, el organismo asegura que el “terrorismo doméstico” se basa en que los grupos carecen de una coordinación internacional, “”diferencia de lo que ocurre en Estados Unidos, donde existen células de Al Qaeda. En nuestro país más bien tenemos grupos internos, donde su nivel de sofisticación y preparación y la manera de articularse aún es muy precaria”.