adictos porno

A principios de diciembre entró en vigencia en el Reino Unido, el “Reglamento sobre servicios de comunicación audiovisual”, en el que se estipula que las películas porno bajo demanda, o porno online, estarán obligadas de aquí en adelante a seguir las mismas normas que el porno que se vende en las tiendas oficiales.

Así no más, los productores de películas pornográficas del Reino Unido, tendrán prohibido utilizar elementos que sean considerados violentos. Los azotes, la eyaculación femenina o la penetración con objetos quedarán en el pasado en la industria del porno británica.

The Independent hizo una lista de las nuevas prácticas prohibidas. Por ejemplo no se podrán emitir “escenas que dejen dudas sobre la falta de consentimiento” o “todas las formas de restricciones físicas que impiden a los participantes indicar si están dispuestos o no”.

Tampoco “la penetración con un objeto asociado a la violencia que pueda causar daño”, los azotes, los látigos, la Penetración con el puño, el abuso físico o verbal, la eyaculación femenina, el estrangulamiento, el Facesitting , la práctica de sentarse en la cara y la lluvia dorada.

La medida ha generado polémica, porque se ha entendido que se busca establecer “lo que es bueno y lo que es malo en el sexo”.

Jerry Barnett, fundador de la campaña anti-censura “Sex and Censorship”, aseguró al HuffintonPost que “son un montón de reglas extrañas y arbitrarias. Parece que no hay explicación racional. Se trata simplemente de los juicios morales de la gente que lucha sin fin por prohibir la pornografía en Gran Bretaña”.