mexico estudiantes

Los padres de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos detenidos por la policía de Iguala el 26 de septiembre, en México, entregaron una conferencia de prensa ayer domingo. En la oportunidad, los familiares involucraron al ejército mexicano en la detención de los 43 y pidieron que se investigue su responsabilidad en los hechos.

Todo, porque el 26 de septiembre, los estudiantes fueron detenidos por la policía de Iguala “como a 300 metros” del 27 Batallón de Infantería del Ejército, según denuncian.

Hasta la fecha la investigación oficial no considera el rol de los militares en el crimen que ha horrorizado al mundo entero. Estaban “como a 300 metros (del lugar de la agresión), se usaron armas de alto poder y nadie puede creer que ellos no escucharon”, dijo uno de los padres.

Según su versión, los militares no se mantuvieron pasivos, si no que “intervinieron (en la emboscada contra los normalistas) de manera indirecta, sometiendo e intimidando a los estudiantes, cuando ellos debieron salir en apoyo de los estudiantes”, dijeron en declaraciones reproducidas por Animal Político.

Los padres reclaman que aunque los militares sólo podían intervenir ante la petición de las autoridades locales, que no existió, sí tenían el control de las salidas de las carreteras de Iguala, lugar desde donde se habrían extraído a los estudiantes para llevarlos a Cocula, donde fueron encontrados los restos del primer alumno en ser identificado.

“Nosotros decimos que si (los militares) no quisieron intervenir en el momento de los hechos, debieron intervenir cerrando las principales salidas de la ciudad de Iguala, y no lo hicieron. ¿Por qué? Porque son cómplices del crimen organizado. Eso queremos denunciar: el gobierno debe actuar. La Procuraduría debe abrir esa línea de investigación al ejército, que tuvo mucha participación contra los estudiantes”, afirmaron en la conferencia de prensa.