Dávalos, Bachelet, Compagnon A1

Un informe de 44 páginas, armado por la arquitecta María Luisa Valenzuela, habría sido el inicio del negocio de la nuera de Bachelet, Natalia Compagnon en Machalí, mediante el que está a punto de embolsarse más de 3.000 millones de pesos en ganancias, en medio de cuestionamientos surgidos desde la derecha por el millonario crédito que obtuvo sin mayor respaldo, como acusan.

“Ha mantenido en el tiempo un sostenido crecimiento, situándose como el barrio alto de Rancagua”, sostiene La Tercera que se lee en la parte final del documento elaborado en diciembre de 2012, y que sirvió para que la empresa Exportadora y de Gestión Caval saliera a buscar el financiamiento que finalmente consiguió en diciembre de 2013, de parte del Banco de Chile.

Según detalló la empresa en varios informes, que usó ante los bancos para conseguir la plata, el “proyecto considera la compra de 44 hectáreas en Machalí, a orillas de la Carretera del Cobre, a un valor de UF 0,56 m2 promedio, para su posterior subdivisión y venta a inmobiliarias de vivienda e inversionistas de renta fija”.

Pese a que de esas 44 hectáreas, originalmente sólo cuatro eran de uso urbano, la apuesta de Caval era que el nuevo plan regulador transformaría el resto de los terrenos en suelo de uso urbano, elevando así su valor.

Cómo adelantó Qué Pasa la semana pasada en un artículo donde detallaba toda la historia, esto todavía no se concreta, pese a que en un informe de octubre de 2013 Caval expuso que el proceso llevaba “un 90% de avance”.

La propuesta de la empresa para poder vender los terrenos consistía en construir una zona de servicios, compuesta por un hotel y un centro comercial.

El primer recinto estaba pensado para tener 134 habitaciones en un espacio de 6.000 metros cuadrados y su rentabilidad futura estaba apoyada en un informe de la empresa Horetur, Hotel & Restaurante Consulting.

“El hotel permitirá dar servicios de hotelería a ejecutivos de paso por la ciudad, visitantes a empresas en la zona o público en general”, se lee en uno de los documentos de Caval.

Según los archivos de Caval, en octubre de 2013 -dos meses antes de obtener el crédito- ya existían contactos con Cencosud y Mall Plaza.

La promesa de compraventa había sido firmada a mediados de 2013, con el compromiso de depósito de una garantía de $ 100 millones a fines de agosto. El plazo se extendió a octubre. Finalmente, el préstamo del Banco de Chile a Cavak se aprobó el 16 de diciembre de 2013, un día después del triunfo de Bachelet sobre Evelyn Matthei en segunda vuelta, tal como había contado Qué Pasa en su última edición.

La Tercera agrega que en los informes de la empresa vinculada a la nuera de Bachelet se sugiere el levantamiento de casas DFL-2 de 370 metros cuadrados, aunque en la opinión de Valenzuela era mejor construir casas más chicas.

Hoy esta parte del proyecto es imposible de realizar sin un nuevo plan regulador que transforme el uso de suelo, lo que todavía está en proceso.

En todo caso, eso ya esa harina de otro costal, como se dice, pues ya existe una promesa de compraventa con la Inmobiliaria Ruta 86, cuyo dueño es el empresario rancagüino Hugo Silva, que habría pagado $ 9.500 millones, dejándole a la sociedad de Compagnon una ganancia de $ 3.000 millones.

La Tercera asegura que Silva no quiso confirmar ni desmentir el acuerdo por los terrenos de la polémica que ya movilizaron a la derecha, primero a anunciar un oficio ante la Superintendencia de Bancos en Instituciones Financiera, y luego a pedir una declaración de intereses del director sociocultural de la Presidencia, Sebastián Dávalos Bachelet, el marido de la dueña de Caval.