Bachelet A1

La noche de este martes, mediante cadena nacional, la presidenta Michelle Bachelet anunció algunas de las medidas que adoptará tras recibir el informe del “Consejo Asesor Presidencial Contra los Conflictos de Interés, Tráfico de Influencias y la Corrupción”. Aunque Bachelet aclaró que por el tiempo no podía detallarlas una a una, entregó los lineamientos fundamentales de esta nueva agenda de probidad, que según la Presidenta serán el legado de su Gobierno.

Entre las medidas más importantes, la mandataria anunció que se pondrá fin a los aportes reservados, creando un sistema de financiamiento estatal de la política con una inversión anual de 6.900 millones aproximadamente.”Transparentaremos completamente el financiamiento de la política y eliminaremos los aportes anónimos y reservados y las empresas no podrán hacer aportes de ningún tipo. La transgresión de estas normas será considerada un delito. Será el Estado el que financie el funcionamiento de los partidos, para ello deberán cumplir con exigencias y controles claros”, detalló Bachelet.

La mandataria afirmó que los partidos tendrán que “reinscribir a todos sus militantes para sincerar los registros, tendrán que ser democráticos en su interior, tener contabilidad transparente y fiscalizada, dar espacios a nuevos líderes”.

Asimismo anunció el fortalecimiento del Servicio Electoral y al Tribunal Calificador de Elecciones “para que sean más autónomos y tengan reales capacidades de fiscalización y sanción para hacer respetar la Ley”, dijo, agregando que “daremos autonomía constitucional al Servel”.

En esa línea la mandataria aseguró que se buscará disminuir el gasto en campañas políticas. “Reduciremos el gasto, sólo podrá hacerse propaganda en zonas delimitadas y será delito de cohecho los regalos de campaña y el pago de cuentas”, detalló.

Bachelet anunció también el fin de la puerta giratoria entre el mundo público y el privado. Para esto se aumentará a plazo de un año la incapacidad de una ex autoridad pública para prestar servicios en la misma área en el sector privado. Asimismo anunció que las autoridades públicas que incumplan con la ley perderán sus cargos de elección popular.

En directa alusión al Caso Caval, Bachelet anunció además que se buscará evitar negocios irregulares y especulativos.

Una de los anuncios más sorpresivos fue que en septiembre se dará inicio a un proceso constituyente con participación de la ciudadanía para generar una nueva carta fundamental. Esto “mediante diálogos, debates, consultas, cabildos, lo que deberá desembocar en la carta fundamental plenamente democrática y ciudadana que todos nos merecemos”.

Sobre los plazos, Bachelet afirmó que para las “medidas administrativas se dio un plazo de 15 días para dictarlas, mientras que para los proyectos de Ley un plazo máximo de 45 días para su ingreso al parlamento. A partir de mañana daremos urgencia de discusión inmediata en el parlamento a la Ley de Probidad y Transparencia”.

La mandataria aseguró que “éstas son medidas severas y algunos querrán resistirlas para que las cosas queden igual, pero mi principio es claro, la democracia y la política nos pertenecen a todos y no podemos tolerar que sean capturadas por el poder del dinero”.

“El país ha sufrido irregularidades, corrupción y faltas a la ética que afectan a la política y a los negocios. Eso es grave porque deteriora nuestra democracia y crea abusos, privilegios y desigualdad. Los chilenos y chilenas están molestos, los que tenemos posiciones de liderazgo y poder debemos asumir nuestra responsabilidad en esta situación y parto por mí misma tal como lo he dicho en otras ocasiones”, afirmó la mandataria en su discurso.


Ya está disponible el informe del Consejo Asesor, pincha para descargar.

Noticia en desarrollo…