10 de OCTUBRE 2013/SANTIAGO  Aldo Schiappacasse ,durante el Onceavo capitulo del programa Vertigo, que se realiza en los estudios de Canal 13  FOTO:FRANCISCO LONGA/AGENCIAUNO

El comentarista deportivo, Aldo Rómulo Schiappacasse, destaca el juego exhibido por la Roja, hecho que se graficó en la obtención por primera vez en la historia de la Copa América. Sin embargo, una de las cosas que más rescata de este grupo de jugadores es su crítica social, mencionando por ejemplo que Jean Beausejour le haya dedicado el triunfo a los presos políticos del Estadio Nacional y su orgullo mapuche, además del apoyo completo de la Selección a las demandas de los profes y a la abismante desigualdad que pesa sobre Chile.

Pese a todo eso, en conversación con el diario La Segunda, el comentarista del Canal 13 reconoció que “mi ídolo de este año no es futbolista”. Añadió rápidamente que “es el fiscal Carlitos Gajardo, porque él cambió al país, tal y como lo hizo Colo Colo en el 91″.

En esa línea sostuvo que “el éxito de la Selección es posible, porque al transparentarse lo que somos, aparecen nuestras carencias – que son muy superiores a ganar la Copa América- pero también nuestras posibilidades en todos los ámbitos”.

Schiappacasse establece la relación entre este montón de cosas de la siguiente manera: “Sin Gajardo y el caso Penta, que impone la sensación de que la justicia impide la impunidad y nos iguala, no habríamos creído que a Arturo Vidal la justicia lo juzgara como a cualquiera. Si no hubiera existido un carabinero capaz de detenerlo en mitad de la Copa América, no tendríamos la sensación de un país que sigue siendo “choro” y mejor que otros. Somos un mejor país porque enfrentamos nuestros problemas. Hay que ver cómo salimos. Pero está claro que hay que salir y no podemos seguir hundiéndonos”.

En cuanto a la Copa América, independiente de ganarla, el periodista aseguró que el balance es sumamente positivo, “porque nos obligó a confrontar en poco tiempo, temas de principios, valores y ética. La conducta de Vidal, el dedo de Jara, el perdón de Sampaoli. Con Vidal y Jara la mayoría se pronunció por el “perdonazo”. Queríamos ser campeones. La conclusión es deprimente pero la discusión aporta para conocernos”.

“Con el tema político me pasa lo mismo”, enfatizó Aldo Rómulo, argumentando: “¿Hay modo de evitar que los empresarios sigan comprando votos a los parlamentarios o decisiones políticas de Estado? Tal vez no, pero la próxima vez que un prócer de cualquier sector me diga cómo conducir mi vida en términos morales, relativizaré mi opinión. No están para dar lecciones. Y espero que todos los que todavía gobiernan este país tengan una prueba de fuego en las próximas elecciones”, sentenció.