pentaaaaa640

El juez del Octavo Juzgado de Garantía, Juan Manuel Escobar, revocó la medida cautelar de arresto domiciliario total por la de arresto nocturno a los controladores del Grupo Penta, Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín, y al ex subsecretario de Minería de Piñera, Pablo Wagner, formalizados por la investigación del caso Penta-SQM.

Tras la audiencia que se extendió hasta las 14:30 horas, donde el tribunal otorgó 90 días de plazo extra a la Fiscalía para extender la indagatoria, el magistrado accedió a la petición de las defensas, y de esta manera redujo la cautelar a una menos gravosa. Además del arresto nocturno, que los tres imputados deberán cumplir entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana, a todos se les mantuvo el arraigo nacional

Para argumentar la modificación de la medida cautelar, Escobar dijo, entre otras cosas, que “si bien este juez en la audiencia de 7 de marzo estimó que los imputados arriesgaban penas de crimen, el estándar cautelar era mayor, por lo cual se decretaron medidas de prisión preventiva (…) en dicho momento sólo se consideró una atenuante objetiva, la de la irreprochable conducta anterior. En la actualidad también podría considerarse el atenuante de reparar con celo el mal causado, además de que existen rectificaciones al SII”.

Con los antecedentes nuevos la pena sería más benigna, agregó.

“Consideramos valioso que el mismo juez que en su momento determinó la prisión preventiva” cambie la medida cautelar, dijo el abogado de los Carlos, Julián López a la salida de la audiencia.

“Estamos conformes en cómo se avanza en el parecer de lo que en un minuto se creyó que eran las medidas adecuadas, ya no lo son con los antecedentes acumulados”, agregó.

Por el lado del Ministerio Público, el fiscal Emiliano Arias, sostuvo que “lo primero que quiero destacar es que el primer objetivo fue ampliar el plazo de investigación, el Tribunal otorgó tres meses adicionales (…) Lo importante es que se amplió el plazo y ese es un objetivo que logró la Fiscalía hoy”.

“Vamos a analizar si presentaremos recursos, tenemos cinco días”, precisó el persecutor, respecto de las nuevas cautelaras decretadas para los imputados.

Cabe recordar que tanto los Carlos como la ex autoridad cumplían con el arresto domiciliario total luego de que se les modificara la prisión preventiva decretada tras la primera audiencia de formalización por el caso Penta.

Los controladores de Penta fueron imputados por delitos tributarios y soborno, mientras que Wagner por delito tributario, cohecho y lavado de activos.

Tras la audiencia de formalización que se realizó la primera semana de marzo, el pasado 17  de junio se reformalizó por una serie de contratos forward suscritos entre Penta y la firma CB Consultorías y Proyectos S. A, ligada al grupo Cruzat, entre los años 2009 y 2014.

Según la carpeta de la investigación por el caso Penta, Wagner recibió pagos bimensuales por un total de 42 millones de pesos mientras se desempeñaba en el cargo. La indagatoria reveló que estas platas fueron entregados a través de boletas emitidas por su cuñada María Carolina de la Cerda.

Además, mientras el ex subsecretario de Minería estuvo en el cargo hizo lobby para tratar de meter a Lavín en el directorio de Codelco y le advirtió al holding sobre “nubarrones que venían para las isapres”.

Antes de llegar al gobierno Pablo Wagner trabajó en Banmédica, la isapre que controla Penta. Precisamente a raíz de un pago adeudado de esa época- según lo que pedía Wagner- es que le llegaron los pagos bimensuales, trató al que llegó con Hugo Bravo.

En sus declaraciones ante el fiscal Carlos Gajardo, el pasado 5 y 6 de enero, los Carlos contaron sobre las platas que fueron pagadas a Wagner.

De acuerdo a lo que publicó Las Tercera el 24 de enero la versión de los Carlos fue la siguiente:

“Cuando lo nombraron subsecretario de minería, algo que él deseaba, llegó a hablar conmigo para decirme que su remuneración iba a bajar considerablemente (…) Respecto de Banmédica le dije que fuera a hablar con Carlos Kubick y que sacara lo que mejor pudiera. Wagner le indicó que los meses que faltaban por pagara sumaban 167 millones y tras negociar sólo obtuvo el pago de 75 millones, lo que se le pagó y se firmaron los finiquitos. Sin embargo, volvió a hablar conmigo cuando estaba recién nombrado y me dijo que le quedaba pendientes 92 millones. Lo que me estaba pidiendo era una gauchada”, dijo Lavín.

Su socio, el Choclo Délano, declaró que “en mi opinión, Penta no le debía nada a Wagner, había trabajado todos los últimos años para Banmédica. A mí me llamó Carlos Eugenio Lavín y me reúno con él y me dice que Wagner tenía un problema y que dice que se le quedó debiendo en Banmédica y que le iba a bajar la renta a la mitad (…) Para ayudarlo se nos ocurrió que hiciera clases en la Universidad del Desarrollo en las 10 horas que tiene como subsecretario”.

“Sin embargo no quedó conforme con esto, dijo que no le iba a alcanzar el dinero, que tenía 6 hijos que mantener. A mí el tema ya me tenía un poquito saturado y lo envié a hablar con Hugo Bravo para que vieran alguna fórmula para cerrar el terma. Luego me enteré por Hugo Bravo que se le estaba pagando un suplemento de dinero igual al que Penta le pagaba antes de asumir como subsecretario, esto es un millón quinientos mil pesos mensuales. No estoy seguro de que Carlos Alberto Délano hubiera sabido de estos pagos, pienso que lo supo y en ningún caso conoció el detalle. Lo que no me enteré es que Wagner entregaba una boleta de su cuñada para justificar ese pago”, agregó Lavín.

“De los dineros que se le depositaron no tenía la menor idea hasta que empezó este caso. Ignoro quien decidió realizar los pagos. Yo tuve tan solo dos reuniones con Pablo Wagner después de eso. Una en septiembre de 2010 en que le presentamos el proyecto en una reunión protocolar de unos 30 minutos y le contamos que nosotros íbamos a adquirir la propiedad de Dominga y otra en agosto de 2012 en que reuní con Wagner en las oficinas de Avenida el Bosque porque estaba interesado en que se implementara la carrera de ingeniería en minas en la UDD”, contó también Délano.

Junto con las boletas a Penta, uno de los documentos que la cuñada de Wagner le facilitó fue a parar a SQM, hecho que pemitió a la fiscalía abrir esa arista después de que la querella que presentó el SII el pasado 9 de enero.