24 de Junio de 2015/SANTIAGO_. Distintas organizaciones ciudadanas realizan una manifestación, en Huerfanos con Ahumada,  en contra de las cademas de farmacias Cruz Verde y Ahumada, luego que el Cuarto Tribunal Oral en lo Penal, en un fallo dividido, decidiera absolver a los diez ejecutivos involucrados en la colusión de precios. FOTO: PEDRO CERDA/AGENCIAUNO_.

El fiscal Jaime Retamal fue quien presentó el recurso, que detalla cuatro razones por las que dicha resolución debería ser anulada.

“Luego de analizar detenidamente el fallo, encontramos errores que motivan la presentación del recurso”, explicó el fiscal, según consignó La Tercera.

“El fallo interpreta de forma errada lo que puede entenderse como medio fraudulento y precio natural y por otro, no valora adecuadamente una serie de medios probatorios” -como testimonios, correos electrónicos y documentos-, añadió.

Asimismo, aseguró que “si el tribunal hubiera ponderado correctamente los antecedentes que referí o si hubiera interpretado correctamente el texto legal, entendemos que se hubiera arribado a un veredicto condenatorio”.

En primer lugar, Retamal apunta a que la votación que resolvió juicio no se habría realizado respetando el artículo 285 del Código Penal, que sanciona a las personas que alteren el precio natural de mercancías de forma fraudulenta.

Según la Fiscalía, este sería un error ya que la votación de mayoría restringe la aplicación de dicho artículo sólo a medios engañosos, excluyendo otros medios ilegales. Además, con esto se estaría confundiendo el concepto de precio natural.

Es decir, la sentencia considera que sólo hay alteración fraudulenta de precios cuando hay engaño, dejando de lado cualquier otro mecanismo, como violencia y concierto.

Por otro lado, para la Fiscalía, el voto de mayoría confunde el término de “precio natural”, ya que, según ésta, precio natural se refiere a los fijados por la oferta y la demanda y no a al precio de equilibrio económico fijado a largo plazo, como lo estipula el fallo de mayoría.

Fue gracias a esta errónea aplicación de la ley, el tribunal habría absolvido por mayoría a los acusados, por lo que se solicita que se anule la sentencia.

El segundo argumento es que el tribunal habría omitido pruebas fundamentales presentadas por la Fiscalía, como los correos electrónicos que demostraban la coordinación que existía entre los ejecutivos de las farmacias.

Según el recurso de nulidad, el tribunal omitió todos los correos en los que los acusados no eran los destinatarios, aún cuando estos podrían servir como prueba de contexto o demostrar hechos secundarios.

Además, la sentencia omite por completo la valoración de parte del testimonio del perito Héctor Hernández, excluyendo así su tesis principal.

Con esto, el voto de mayoría estaría afirmando de forma errónea conclusiones que Hernández no llegó, lo que no permite que el tribunal funde la decisión de absolver.

Por otro lado, también habrían sido omitidas declaraciones de testigos como lejandro Rosemblatt, Alejandra Araya y Paula Mazzachiodi. Ésta última asegura que un laboratorio le propuso subir el precio de un medicamento en el mercado, para que así una de las tres cadenas en cuestión fuera la primera en subir.

En tercer lugar, el tribunal no habría explicado las razones para desestimar algunos medios de prueba, dejando de lado pruebas indirectas que vincularían la actividad de los acusados con el delito.

Respecto a esto, no se tomaron en cuenta ciertos correos electrónicos de terceros, que si bien no probaban el hecho principal, daban cuenta del modus operandi.

Tampoco se estaría valorando la declaración del acusado Roberto Belloni, excluyendo la referencia que hace sobre una entrevista del diario Las Últimas Noticias, publicada el año 2008.

Además, se deja afuera la declaración de un testigo que informa sobre la publicidad de las farmacéuticas.

Finalmente, la Fiscalía asegura que esta resolución se contradice en sí misma, refiriéndose a uno de los correos electrónicos que en la sentencia se le valora como prueba y por otro lado se la desestima por no ser un correo entre imputados, ergo el contenido no sería de su incumbencia y no ayudaría a resolver sobre las imputaciones a los acusados.

Ahora queda que la Corte de Apelaciones de Santiago conozca este recurso de nulidad dentro de los próximos días, para decidir si lo acoge. Si esto ocurre, el juicio quedaría anulado y deberá empezar de cero. Pero si se rechaza la nulidad, la sentencia quedaría como está.

Los ejecutivos de las farmacias acusados de alterar los precios de sus productos son : Roberto Leopoldo Belloni Pechini, gerente general de Farmacias Salcobrand. Ramon Avila Silva, gerente comercial de Farmacias Salcobrand. Mehilin Velazquez Chau, jefa de departamento de precios de Salcobrand. Claudia Fanny Carmona Zuñiga, category manager de Salcobrand y Judith Margarita Carreño Oteiza, category manager de Salcobrand, Sergio Purcell Robinson, gerente general de Farmacias Ahumada. Ricardo Ewertz Munchmeyer, gerente comercial área Farma de Farmacias Ahumada, Ricardo Iván Valdivia Kloques, gerente área Farma de Farmacias Cruz Verde. Cristián Marcelo Catalán López, category manager de Cruz Verde y a Mario Zemelman Riveros, Gerente Gral Laboratorio Medipharm.