Mikhail Lennikov 2 YT

Mikhail Lennikov, que trabajó como traductor del KGB en la década de los años ochenta y que en 1997 emigró a Vancouver (Canadá) con una visa de estudiante junto con su esposa e hijo, abandonó Canadá de forma voluntaria.

En 1999, Lennikov reveló a las autoridades canadienses su pasado con el KGB, pero en 2008, cuando el espía y su familia solicitaron la residencia permanente en el país, el Gobierno canadiense ordenó su deportación a Rusia por su pasado trabajo en la Unión Soviética.

Lennikov solicitó refugio argumentando que, en caso de ser deportado a Rusia, sería juzgado por traición, una condena que puede acarrear la pena de muerte.

El entonces ministro de Seguridad Pública, el conservador Peter Van Loan, rechazó la solicitud de Lennikov y ordenó su salida del país, sin embargo, su esposa e hijo sí recibieron la residencia permanente en Canadá por razones humanitarias.

Ante la orden de deportación, Lennikov y su familia se refugiaron en una iglesia luterana de la ciudad de Vancouver.

A pesar de que Lennikov contó con el apoyo de la comunidad donde vivía desde 1997 así como de grupos sociales y partidos políticos, una influyente organización de canadienses de origen ucraniano presionó durante años al Gobierno para conseguir su expulsión.

En Canadá viven cerca de un millón de canadienses de origen ucraniano, y en varias provincias del oeste del país son un influyente grupo, especialmente con el Gobierno conservador del primer ministro canadiense, Stephen Harper.

Según declaró a medios de comunicación canadienses el abogado de Lennikov, Hadayt Nazami, el ciudadano ruso abandonó Canadá tras negociar su salida con las autoridades canadienses.

Nazami añadió que no sabe el país al que Lennikov ha viajado, pero sí que su esposa e hijo permanecen en Canadá.