Bachelet A1

Octubre del año pasado fue el punto de inflexión en el apoyo ciudadano para la Presidenta Michelle Bachelet. Desde ese mes, el día 17, el rechazo trepó por sobre el respaldo, situación que nunca más fue revertida por la Jefa de Estado en los 17 meses que lleva de su segundo mandato, según los resultados de la encuesta Cadem Plaza Pública, sondeo que semana a semana le toma el pulso a la actividad política.

Según el muestreo, la Mandataria tomó el mando del país con un 52 de aprobación y un 20% de desaprobación y la “luna de miel” le duró exactamente un mes, cuando el 10 de abril marcaba 56% de respaldo, el porcentaje más elevado de este periodo. Después de esa semana, el rechazo comenzó a subir y el apoyo principió un deterioro que sólo tuvo dos quiebres a fines de mayo y fines de julio.

El 12 de septiembre fue la primera vez que el rechazo a Bachelet superó el respaldo, con un 45 ante un 44%; es decir, cifras que en términos estadísticos no eran significativas.

Posteriormente vino una semana en que ambos indicadores se igualaron en un 44% y tres semanas donde la aprobación volvió a empinarse por encima de la desaprobación. Al lunes siguiente, como ya se había dicho, el rechazo pasó arriba y nunca más bajó.

En 17 meses de gobierno, el rechazo a Bachelet se ha triplicado desde un 22 a un 68%. Por el lado de la aprobación, ésta ha caído a la mitad desde un 52 a un 24%.

El 7 de agosto pasado se produjo la mayor distancia entre un indicador y otro, esto es cuando la desaprobación alcanzó un 70% y el respaldo un 22%.

Esta semana la desaprobación a la Jefa de Estado volvió a acercarse a su tope, marcando un 68%, mientras el respaldo cayó un punto respecto de las últimas dos semanas, ubicándose en 24%.

En medio de eso, la Jefa de Estado encabezó en La Moneda un consejo de gabinete extraordinario, marcado por la coyuntura económica y críticas a la conducción, sobre todo después de la manifestación camionera de la semana pasada.