Cardenal Francisco JAvier Errázuriz Karadima

En agosto pasado, a días de que la Corte de Apelaciones terminara la revisión de los puntos de prueba en la demanda civil entablada por las víctimas del ex cura Fernando Karadima -Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo- y de que el ministro de fuero Juan Manuel Muñoz dictase el cúmplase para que las partes presenten sus pruebas, el equipo liderado por el penalista Juan Pablo Hermosilla recibió importantes documentos en los que se evidencia el decisivo rol que tuvo el cardenal Francisco Javier Errázuriz en el caso de los abusos sexuales cometidos por el ex párroco de El Bosque.

El abogado explicó a The Clinic Online que los documentos muestran una serie de antecedentes a los que como defensa no habían tenido acceso. Entre ellos, el fallo del Vaticano que condenó al ex párroco por abusos sexuales -del que sólo se conocía un extracto- , además de dos cartas que habrían sido escritas por Errázuriz: la primera dirigida al entonces vicario Diego Ossa, discípulo de Karadima en la parroquia El Bosque, y la segunda remitida al propio Karadima.

“Nos llegó información en forma anónima y confidencial que muestra una serie de antecedentes a los cuales no habíamos tenido acceso, pero que venían circulando en el tiempo a propósito de lo que sería la confirmación de indicaciones de parte de las autoridades eclesiásticas de la época. En particular del Cardenal Errázuriz por, derechamente, dar instrucciones de cómo encubrir y cómo tapar los distintos ángulos del caso a medida que iba avanzando. Estamos en proceso de examinar toda esta información, hemos recibido algunos documentos de alto interés y creemos que es importante que esto sea conocido”, comenta Hermosilla.

En una de las misivas, escritas en computador con el logo del Arzobispado de Santiago y la firma de Errázuriz, entrega instrucciones respecto de las graves acusaciones por abuso sexual que recaían en el entonces vicario Diego Ossa. En otra de las cartas el mismo Errázuriz le recomienda, esta vez a Karadima, cómo presentar ante los feligreses la decisión de traspasar el mando de la Parroquia de El Bosque evitando así reconocer que la determinación se debía a las acusaciones que habían en su contra y que se conocían en la Iglesia hacía más de tres años.

Ambos documentos, a juicio de la defensa de las víctimas, son pruebas de cómo Errázuriz, representando el más alto cargo en la jerarquía eclesiástica chilena, se esforzaba por proteger a Karadima, quien fue finalmente condenado por abusos sexuales por el Vaticano y cuya causa fue sobreseída por la justicia luego de que prescribiera.

Los documentos podrían convertirse en una de las tantas evidencias que dejarían en entredicho la postura que ha mantenido el Cardenal y Arzobispo de Santiago Ricardo Ezzati, quien si bien estuvo dispuesto a acoger a las víctimas y a pagar una suma de dinero simbólica por los delitos, hasta ahora no ha aceptado una tercera condición: reconocer la responsabilidad que tuvo la Iglesia en el caso.

LA CARTA A OSSA

cardenal-errázuriz-x-aleoli

En 2010, en medio de la investigación del caso Karadima, Oscar Osbén, ex feligrés de la parroquia Jesús Carpintero de Renca -que era mantenida por la parroquia El Bosque-, acusó al sacerdote Diego Ossa de haber abusado de él en 2003, lo que abrió una nueva arista en la investigación. De hecho, en su tiempo el ex fiscal Xavier Armendáriz indagó el pago a Osbén de parte del ex abogado eclesiástico de Karadima, Juan Pablo Bulnes, de $10 millones, algo que en el entorno de Karadima atribuyeron a un acto de caridad.

Por esa época también se conocieron otros pagos a ex empleados de Karadima, entre ellos a su otrora cocinera, a quien le entregó $20 millones para que arreglara su departamento y en agradecimiento a que cuidó a la madre del sacerdote.

Una de las cartas que recibió la defensa de las víctimas de Karadima, da cuenta del rol que tuvo Errázuriz dentro de toda la historia. En la misiva, de una carilla de extensión, con fecha 18 de julio de 2010, le escribe a Ossa para darle instrucciones de cómo se deben explicar los pagos que se entregaron a Osbén.

Según una publicación de La Tercera de julio de 2010, las alarmas por las denuncias de Osbén en la Iglesia se encendieron cuando estalló públicamente el caso Karadima. La información da cuenta de que Osbén había enviado en ese tiempo varios emails a Ossa, donde le decía que estaba atravesando por una mala situación económica y se desprendía que el ex feligrés podía atentar contra su vida. La nota del diario informa además que las más altas autoridades de la Iglesia en Chile habían recibido una carta de la víctima, en la que denunciaba los abusos de Ossa cometidos en su contra cuando tenía 23 años en el 2003.

En su primer párrafo, la carta de Errázuriz, que está en poder de la defensa de las víctimas, se refiere a esta situación: “Entre tantas cosas urgentes, no había tenido el tiempo tranquilo para dar respuesta al envío que me hiciste de los email y del largo relato del Sr. Osbén, en el cual habla tan bien y tan mal de ti”, comienza la misiva. “Te escribo ahora para agradecértelo. Después de conversar contigo, esperaba encontrar entre las comunicaciones alguna palabra del Sr. Osbén con la cual se desdijera de sus afirmaciones, pero al parecer no existe”, agrega.

En los párrafos siguientes dice: “Seguramente recuerdas mi proposición para hacer más verosímil tu versión: que el dinero entregado era una obra de misericordia, y no una medida para acallar a un denunciante”, escribe Errázuriz en la carta que lleva el logo del Arzobispado de Santiago y su firma al final con un lápiz de color azul.

“Te propuse que fuera don Juan Pablo Bulnes, es decir, el abogado que conversó con el Sr. Osbén sobre el tema -que le aclaró que el dinero se le entregaba por caridad y no por otro motivo, y que fue testigo de su angustia-, y no tú mismo, que eras el supuesto acusado. No sé qué razón decidieron que fueras tú el que hiciera la declaración. Lo siento, porque una declaración tuya, que aparecías bajo sospecha, para la gran mayoría de los lectores (seguramente, no así para la gente cercana a ti), no podía disipar la sospecha”.

La carta de Errázuriz, a quien siempre se le criticó por su posición, contrasta con las declaraciones del abogado del Arzobispado Nicolás Luco Illanes, quien el pasado 30 de agosto se refirió en La Tercera al caso y también a la demanda civil entablada en el 2013 por las víctimas de Karadima, donde se acusa una supuesta complicidad o encubrimiento de parte del arzobispado en los abusos que cometió el ex párroco de El Bosque.

“Este proceso comenzó hace casi tres años. Durante ese período hemos trabajado intensamente, analizando con cuidado todos los antecedentes de lo sucedido, para determinar si existe algún indicio de lo que señalan los demandantes respecto del arzobispado. Y no hemos encontrado nada”, declaró el abogado que representa legalmente a la Iglesia de Santiago.

Respecto a la investigación de la ministra Jessica González, donde se sobreseyó el caso porque los delitos de abuso estaban prescritos, el abogado señaló que “la sentencia de la ministra ratifica la condena que efectuó la Iglesia sobre Karadima, dictada un año antes, a partir de la investigación que inició el arzobispado. Hay plena concordancia. La parte demandante considera que en esa investigación hay antecedentes que darían cuenta de que el arzobispado tenía algún conocimiento de lo ocurrido, antes de las denuncias, y que fue cómplice o encubrió los hechos. Es una acusación muy grave. Ahora deberá concentrarse en probarla. Seguramente, la discusión se centrará en eso”.

Al finalizar la carta que podría complicar a Errázuriz, éste le dice a Ossa que “durante la próxima semana me gustaría conversar nuevamente contigo. Al P. Fernando y al P. Juan Esteban, vaya un cordial saludo. Desde ya les deseo toda la bendición de Dios en este domingo”, finaliza.

LA CARTA A KARADIMA
karadima A1

En la segunda carta, Errázuriz le atribuye cualidades de “santo” a Karadima, pese a que ya conocía, desde hace al menos dos años, las denuncias que pesaban en contra del poderoso sacerdote.

Aunque no figura el día en que fue enviada, la misiva hace referencia a la Fiesta de San Antonio en la Iglesia Católica, que se celebra en el mes de junio. Fue en ese mes, el año 2006, que Errázuriz le escribió una carta a Karadima en la que le recomienda cómo presentar ante los feligreses la decisión de traspasar el mando de la Parroquia de El Bosque a su brazo derecho, el padre Juan Esteban Morales, quien en 2013 fue condenado por la Iglesia por “abuso de poder” en el ejercicio de la dirección espiritual.

Según se estableció en la investigación judicial, en mayo de 2004 Errázuriz le encomendó al sacerdote Eliseo Escudero que investigara canónicamente los testimonios que comenzaron a llegar a la Iglesia en 2003 y que terminaron por revelar que detrás de una apariencia intachable, Karadima perpetró una serie de vulneraciones sexuales en contra de los jóvenes a quienes debía guiar a través de su movimiento Acción Católica.

Sin embargo, dos años después, cuando Errázuriz ya conocía -según el mismo reconoció ante la ministra Jessica González- los testimonios de José Andrés Murillo (2003) y James Hamilton (2004)- y mientras la indagatoria estaba en curso, según establece la segunda carta que fuentes anónimas hicieron llegar a la defensa de las víctimas, el mismo Cardenal trató por escrito a Karadima de “hermano” y “amigo”. Además le aseguró que su dimisión cómo párroco de El Bosque “no es un castigo” y lo comparó con la Virgen María “que dejó Nazareth para ir donde su prima Isabel, que dejó Nazareth para dar a luz en Belén”. Asimismo, le aseguró que serían festejados sus 50 años de sacerdocio y le dio instrucciones para ocultar por qué era removido del cargo.

“Está en sus manos que nadie considere injustamente que esto es un castigo. Basta con que usted mismo tome la iniciativa y me pida que le confíe pronto la parroquia al P. Juan Esteban. Entonces usted podrá decir a quien quiera escucharlo, más o menos lo siguiente: ‘En la diócesis se está introduciendo la costumbre de cambiar a los curas párrocos cada 10 ó 12 años. Yo llevo 22 años y ya cumplí mis 75 años de edad'”, consigna la carta que publica íntegramente The Clinic Online y que va en línea con lo que han acusado las víctimas de Karadima en cuanto a que las autoridades eclesiásticas de la época protegieron al abusador y no escucharon a las víctimas.

El texto de Errázuriz es pródigo en alabanzas a Karadima. El obispo manifiesta en primer lugar su preocupación porque “usted estaba muy afligido por las consecuencias que podría tener el hecho de dejar próximamente la parroquia”.

Luego ahonda en cuatro puntos:

1. Los 50 años de sacerdocio de Karadima: “Faltando más de dos años para ello, ciertamente los preparativos en la parroquia no pasan de ser por ahora un deseo y una hermosa idea. Cuando se acerque la fecha lo van a celebrar con mucha oración y gratitud, ya que será el gran aniversario, las bodas de oro, de su sacerdocio. Nadie va a quedar decepcionado por no haberlo celebrado debidamente”.

2. La situación de los jóvenes de El Bosque: “El gran número de sacerdotes que acuden a la parroquia, como también de jóvenes, sobre todo los miércoles, entre los cuales usted intuye que pueden haber 30 ó 40 posibles vocaciones al sacerdocio, es un gran motivo de alegría y no de aflicción (…) Esta atención no va sufrir en nada. Si no me equivoco, el P. Juan Esteban ayuda cada vez más en el discernimiento vocacional, apoyo que antes usted prestaba más solo”.

3. Destitución como Párroco: “Quiero alentarlo de corazón a dar un gran paso, un salto en la fe. Usted quiere ser santo, y así lo han hecho los santos. Le han agradecido a Dios todos los encargos recibidos y las seguridades que Él les otorgaba con sus amigos y sus trabajos, pero no han dudado en dejar en sus manos, con entera libertad, los cambios que su Obispo les pedía. De corazón lo animo a dar este salto en la fe, en la confianza, en la esperanza y en el amor. Usted comprobará cuánto crece su libertad interior y su abandono en las manos de Dios, como también su capacidad de orientar a otros sacerdotes diocesanos, cuando imite a la Virgen María que dejó Nazareth para ir donde su prima Isabel, que dejó Nazareth para dar a luz en Belén. Que dejó Israel para ir a Egipto, y que dejó la Tierra Prometida, cuando partió con Juan a otros lugares y llegar probablemente a Éfeso”.

4. El castigo: “Usted me manifestó, querido P. Fernando, que lo afligía también la posibilidad de que el traspaso de la responsabilidad sobre la parroquia al P. Juan Esteban Morales podudiera ser considerado como un castigo. No lo es; y todos comprobarán que no es un castigo. Si lo fuera, no seguiría trabajando en el mismo lugar como hasta ahora, ni junto a su más cercano colaborador. Pero está en sus manos que nadie considere injustamente que esto es un castigo. Basta con que usted mismo tome la iniciativa y me pida que le confíe pronto la parroquia al P. Juan Esteban. Entonces usted podrá decir a quien quiera escucharlo, más o menos lo siguiente: ‘En la diócesis se está introduciendo la costumbre de cambiar a los curas párrocos cada 10 ó 12 años. Yo llevo 22 años y ya cumplí mis 75 años de edad. Por eso le presenté mi renuncia al Sr. Arzobispo como lo pide el derecho canónico, y le pedí que nombrara pronto al P. Juan Esteban, que ya está preparado para conducir la parroquia. El Sr. Arzobispo me felicitó por el paso que daba, y el P. Juan Esteban asume durante el mes de septiembre'”.

*The Clinic Online se contactó con el Arzobispado desde donde se informó que declinaban entregar una versión sobre este tema.

Revisa las cartas de Errázuriz:

Revisa el proceso judicial: