bachelet

Este viernes se dieron a conocer los resultados de la encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP) correspondiente al mes de agosto de 2015. Esta nueva versión del sondeo conocido como el “oráculo” se esperaba con expectación en la esfera política, esto después de las mediciones de los últimos meses, como Adimark y Cadem, que han puesto en entredicho la popularidad de la Presidenta Michelle Bachelet.

En esta nueva entrega del centro de estudios que dirige Harald Beyer, se advierte un profundo deterioro en el porcentaje de aprobación de la Jefa de Estado.

Es así que un 22% apoya su gestión, mientras que un 61% la rechaza. Respecto de la medición anterior, el declive en el respaldo es de 7 puntos, en tanto que la desaprobación trepa cinco unidades.

Según datos comparativos con los gobiernos anteriores; esto es, desde la administración de Ricardo Lagos en adelante, Bachelet alcanzó el nivel más bajo de aprobación para un presidente chileno en los últimos 15 años. El 22% de apoyo, sólo se compara con el 23% de Piñera en diciembre de 2011.

En su primer gobierno, el menor nivel de apoyo que alcanzó la militante del PS fue de 39%, esto en diciembre de 2007.

Respecto de la desaprobación, el 61% que alcanza la Presidenta se compara con el 43% de su primera administración.

Desde que asumió su segundo gobierno, el rechazo a Bachelet ha subido 32 puntos, mientras la aprobación ha retrocedido 32 puntos.

Atributos personales

La CEP, al igual que otros sondeos, da cuenta de un marcado deterioro en los atributos que antes diferenciaban a la Mandataria de otros ex presidentes.

En ese sentido, es elocuente que, por ejemplo, la confianza que la gente antes depositaba en ella ha venido en franca disminución. Un 65% responde que no le da confianza, y un 30% que sí.

La cercanía que antes se percibía de su figura es otro de los atributos que mantiene el mismo curso. En esa línea, un 68% la tilda como lejana y un 26% como cercana.

En el listado de políticos con más futuro, la Mandataria aparece sexta, detrás de Marco Enríquez-Omimami, Isabel Allende, Ricardo Lagos Escobar, Giorgio Jackson y Sebastián Piñera.

En la última edición del estudio, publicada el 7 de mayo y hecha en terreno en abril, la Jefa de Estado recién había anunciado que le pediría la renuncia a todo su gabinete, hecho que se materializó el lunes siguiente con la salida de tres de sus más cercanos colaboradores, Rodrigo Peñailillo (Interior), Alvaro Elizalde (Segegob) y Alberto Arenas (Hacienda).

En esa oportunidad, la aprobación del gobierno se redujo a 29%, 9 puntos menos que el estudio de noviembre del año pasado (38%), momento en que ya había marcado el peor nivel de aprobación de la Jefa de Estado en sus dos mandatos.

La CEP del quinto mes del año arrojó además que por primera la figura de la Presidenta, otrora incombustible, tenía una valoración más negativa que positiva, con un 40% y  un 35%, respectivamente. 15 puntos bajó ese día Bachelet en comparación con la investigación de noviembre de 2014.

Bachelet fue el personaje político que perdió más terreno en ese último sondeo, seguida del exministro Rodrigo Peñailillo, quien bajó 14 puntos, esto en medio de las esquirlas por el caso SQM y su vínculo con la empresa del operador político Giorgio Martelli.

Por otro lado, el rechazo del Gobierno en mayo escaló a su nivel histórico más alto, anotando un 56%.

Como ha sucedido en lo que va de este año, acentuado todo por el caso Caval, la encuesta también arrojó un deterioro en los atributos personales de la Presidenta.

La pregunta “¿Ud. diría que le da confianza o no le da confianza? mostró que un 62% dijo que no, cifra que se compara con el 47% de noviembre. Los que responden que sí, en tanto, bajaron de 48 a 33%. Asimismo quienes consideraban lejana a la Presidenta aumentaron de 50 a 66%, mientras que quienes la reconocían como cercana cayeron de 45 a 30%.