billetesok

“Desposesión Salarial en Chile: Panorama de los Verdaderos Sueldos usando la Encuesta Casen”, se llama el estudio que elaboró la Fundación Sol para dar a conocer la realidad salarial en el país.

De acuerdo a los resultados de este informe, la mitad de la población activa (3.558.924 personas) recibe un ingreso que no supera los 260 mil pesos al mes, esto en circunstancias de que el salario mínimo alcanza los 241 mil pesos brutos.

Sol advierte además que si se suma al tramo que se ubica entre los 260 mil y los 400 mil se concluye que casi 8 de cada 10 chilenos se localizan en ese rango.

Después aparece un grupo conformado por 1.404.850 de personas que ganan entre 400 mil y un millón de pesos mensuales.  Este tramo se divide en 515 mil personas que obtiene entre 400 mil y medio millón de pesos, 471 que percibe entre 501 mil y 700 mil pesos, y 417 mil que cobra entre 701 mil pesos y un millón.

A estos grupos le sigue el 5,9% de los trabajadores chilenos que gana más de un millón de pesos al mes.

“La situación contractual de los trabajadores parece no verse expresada en diferencias salariales. En Chile se registran 1.008.286 personas que trabajan sin contrato y el 84,9% de ellas gana menos de $400.000, mientras que el 66% de los trabajadores con contrato indefinido, permanente, de planta y con cotizaciones al día gana menos $400.000″, revela Sol.

Por otro lado, la brecha salarial es aún más marcada entre las mujeres, esto en cuanto a que un 84,9% de las mujeres recibe un sueldo que no supera los $500.000 y sólo un 3,9% de ellas gana más de $1.000.000 al mes.

Por regiones, quienes ganan más son los habitantes de Antofagasta, con una renta promedio mensual de $ 517.182.

En tanto, “en nueve regiones del país se calcula una media salarial inferior al promedio nacional de $416.909. Entre éstas figuran El Maule, La Araucanía y Los Ríos con ingresos promedios inferiores a $320.000“, acota el texto.

Pero Sol no sólo hizo un mapeo de los sueldos en el país, sino que además los comparó con países cuyo PIB per cápita promedio fuese parecido al chileno.

En ese sentido, indico que “se corrobora una situación de atraso salarial efectivo (…) Por ejemplo, Croacia, con un PIB per cápita menor que Chile en 2013, tiene una mediana salarial que es casi un 45% más alta. En el caso de Polonia, con un PIB per cápita muy similar a Chile, obtiene una mediana salarial ajustada por paridad de poder de compra que es casi un 47,3 % superior. Para situarse en los rangos normales de los países con un PIB per cápita similar, nuestro país tendría que recuperar terreno de forma considerable en lo que refiere al valor del trabajo”.