mirosevic a1

En la sección de revista Sábado, “Cosas que nadie sabe de mí”, el diputado del Partido Liberal, Vlado Mirosevic, revela ciertos aspectos desconocidos de su vida, como el apodo que tenía en la niñez, su lado metalero, la experiencia con drogas, y la frecuencia sexual que considera ideal, entre otras cosas. Pero, amén a su labor parlamentaria, el cientista política también responde sobre qué opinión le merecen su colegas.

“Tengo una mala opinión en general”, contesta Mirosevic ante la pregunta qué opina de los políticos.

Dice que “todos los días me toca ver malas maniobras. Yo creo que se han transformado en ajedrecistas profesionales”.

Según Mirosevic, los políticos se “dedican al cálculo permanente. Podrían vender a la mamá”