belgicaefe2

 

Con el pasar de las horas aumenta el número de fallecidos por los atentados explosivos perpetrados durante esta jornada en el metro y el aeropuerto de Bruselas, capital de Bélgica.

El último reporte habla de 34 muertos y al menos 200 heridos en los episodios que acontecieron en el aeropuerto de Zaventem y la estación de metro de Maalbeek.

El atentado en este último lugar, ubicado en el barrio donde se encuentran la mayor parte de las sedes de las instituciones europeas, produjo al menos 20 muertos y 106 heridos, precisó el alcalde de la ciudad, Yvan Mayeur. En la terminal aérea, en tanto, perdieron la vida 14 personas, mientras hubo otras lesionadas.

Los heridos han sido repartidos entre distintos hospitales de la región de Bruselas y la vecina del Brabante valón, consigna la agencia EFE.

El hecho ha generado conmoción y reacciones en todo el mundo. Acá en Chile, la Presidenta Michelle Bachelet ocupó las redes sociales para declarar que “condenamos y rechazamos toda forma de violencia y de terrorismo, que no persiguen sino someter nuestra convivencia al miedo y la sinrazón. Estoy segura que frente a esta acción de unos pocos, el mundo entero sabrá responder con justicia y solidaridad para que la paz triunfe sobre el odio”.

En tanto desde Bruselas, el cónsul chileno, Rodrigo Domínguez, indicó en conversación con CNN Chile que “hasta el momento no contamos con información que acredite que exista algún chileno afectado por esas situaciones. Estamos en contacto directo con las autoridades locales recibiendo informes”.

Precisó que ni bien se produjo el hecho se contactó con la colonia de chilenos residentes en el mencionado país, población que oscila entre los 1.000 y los 1.200 habitantes.

“Estamos tratando de hacer las averiguaciones con las autoridades locales”, agregó.

El relato de los testigos

“Había sangre por todas partes, gente herida, maletas por todas partes”, contó Zach Mouzoun, un pasajero que llegó al aeropuerto internacional de Bruselas en un vuelo procedente de Ginebra unos 10 minutos antes de que se produjera la primera detonación, informa la agencia AP citando a la cadena BFM.

“Caminamos entre escombros. Era un escenario de guerra”, describió esta misma persona.

Otro testigo, recogido en una publicación de RT, dijo que “fue horrible. Solamente había sangre. Era como el apocalipsis”. Las palabras son de Samir Derrouich, quien trabaja en un restaurante del aeropuerto de Bruselas, informó el diario ‘Daily Mail‘.

Yulia Gatsoláyeva, residente en Bélgica, explicaó en declaraciones a RT que “la estación de metro Maelbeek no debe ser confundida con el barrio de Molenbeek. Maelbeek está en el corazón del llamado ‘barrio europeo’. Allí se encuentran las sedes de todas las instituciones de la Unión Europea: el Parlamento, la Comisión y todas las agencias”. “Así que el ataque fue perpetrado deliberadamente con el fin de golpear a la Unión Europea”, sentencia.